viernes, 27 de julio de 2012

(1977) La niña

La niña, titulada originalmente "The child" y también conocida como "La casa degli zombi" en Italia y "La niña siniestra" o "La criatura" en Lationamérica, es una película estadounidense de terror grabada en 1977.

La historia comienza con la llegada, algo accidentada, de una niñera a una aislada comarca rural con el fin de cuidar a una niña algo desequilibrada desde la muerte de su madre.

Esta niñera conocerá a la extraña y reservada familia de la niña, compuesta por el padre y el hermano de ésta -con el que mantendrá, como es esperable, una relación sentimental-.

La niñera se percata pronto de las peculiares costumbres de la niña a la que tiene que cuidar. La joven se dirige todas las noches al cementerio cercano para ofrecer y alimentar a unos misteriosos "amigos" de los que mucho habla, pero a los que nadie ha visto.

Apesar de los intentos de la niñera y de su propio padre, la niña se comporta de forma cada vez más preocupante, hasta que un día comienza la matanza a manos de esos amigos, que, efectivamente resultan ser una pandilla de zombis sanguinarios -con una caracterización, por cierto, bastante indefinida-. La cacería se extiende a todos los vecinos y familiares que la niña considera culpable de la muerte de su madre, es decir, a todo el mundo que conoce.

Uno tras otro acabarán sucumbiendo ante este grupo de muertos vivientes, en un tercio final de la película bastante entretenido y con mucha tensión y sangre. Finalmente, la niñera acabará clavándole un hacha (por error) a la diabólica niña en la cabeza.

"La niña" se puede definir mejor como una película de terror con zombis, antes que una película de zombis tal cual. Aquí lo importante y lo más significativo son sus conseguidos momentos de tensión, con mucha niebla, misteriosos y lúgubres personajes y algún que otro susto.

Lo peor, sin ningún género de dudas, es su música y efectos sonoros, molestos hasta hacerlos sangrantes, quedando lejos su propósito de fomentar la tensión ante un ruido constante que termina por hartar.

Respecto a la trama, aunque con interés, no deja de presentar muchos vacíos y algunas incoherencias en una historia que utiliza a los zombis como elementos de terror, al igual que podría haber utilizado vampiros o fantasmas, aquí lo importante no son los muertos vivientes, sino crear situaciones de pánico.

En definitiva, una peculiar película, con una trabajada fotografía enfocada hacia la tensión y la angustia, una historia con altos y bajos, una gran ambientación y unos zombis algo raros que son utilizados como personajes secundarios con la única función de asesinar a todo bicho viviente. Recomendable de ver, sobre todo su última parte, eso sí, con mucho cuidado de no terminar con dolor de cabeza por sus estridentes acompañamientos sonoros.

PD. Es una auténtica pena que no aparezca la madre zombi de la niña.

Trailer:


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada