sábado, 29 de septiembre de 2012

(1981) Masacre zombie

Masacre zombie o "La noche del terror", cuyo título original es "Le Notti del terrore", es una producción italiana de 1981, conocida también por su denominación en inglés: "Burial Ground: Nights of Terror", en otro típico juego de nombres incomprensible.

La historia comienza con un científico que estudia los restos de una antigua cultura, cuando, sin comerlo ni beberlo se encuentra de repente con varios zombis que lo atacan. Precisamente ese día llegan de visita varias parejas amiga hasta su apartada mansión, aparentemente, para pasar unos días de relax. Sin embargo, pronto vendrán malas noticias en forma de unos muertos vivientes con una estética sorprendentemente similar a la del niño de "El orfanato".

Ante esta amenaza, nuestro grupo de protagonistas decide atrincherarse en la mansión e intenta resistir cómo puede las embestidas de los zombis que entran y salen de la vivienda, a la que vuelve su dueño, el científico, pero efecticamente convertido en un zombi con ganas de comer carne humana fresca.

Es muy destacable y reconocidamente escandalosa en su tiempo, el tema del adolescente (protagonizado por un enano que da muy mal rollo) que tiene ambiciones incestuosas con su madre, un niño que será mordido justo después de ser rechazado por su madre al insinuarle intenciones sexuales.

A la mañana siguiente por fin se deciden a huir de la mansión, llegando hasta un monasterio donde los monjes resulta que también son zombies -es que aquí los muertos vivientes son la caña, inteligentes y saben colaborar e incluso tender trampas-. Finalmente, los únicos tres supervivientes completan el compendio de despropósitos al refugiarse en una especie de carpintería, donde, claro está, hay más zombis. También, como era de esperar, el niño-enano vuelve aparecer convertido en un zombi que le chupa una teta a su madre y luego se la come (literalmente). La película termina con los dos únicos supervivientes atrapados y a punto de morir.

"Masacre zombie" es una muy reconocible producción italiana de los ochenta, en la línea del director Lucio Fulci con una caracterización de los zombis artesanal y arcillosa, muchas tetas, una historia bastante simplona, aunque, eso sí, con algunos detalles gores y de fotografía bastante interesantes. Sin duda, una cosa que hay que agradecer es que los muertos vivientes salen desde el principio, sin los típicos rodeos. Eso sí, ni se sabe por qué se han levantado ni si tienen interés por matar más allá de alimentarse.

Respecto a los zombis, podemos encontrarnos algunas características reconocibles de los muertos vivientes modernos, como que son destruidos al destrozarles la cabeza o con fuego, que muerden, comen carne y contagian y que son lentos. No obstante también saben utilizar armas y herramientas, colaboran entre ellos, tiran cuchillos e incluso saben pelear.

En definitiva, una película curiosa, con unas actuaciones justitas, un argumento inexistente aunque divertidamente apocalíptico, unas efectos especiales peculiares y unos zombis demasiado eclécticos. Para algunos incluso ha llegado a convertirse en una película de culto, algo aparentemente excesivo a todas luces.

Trailer (en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada