domingo, 3 de noviembre de 2013

(1983) Zeder

Zeder es una película italiana de misterio y terror filmada en 1983. También es conocida en inglés como "Revenge of the dead".

La historia comienza con una introducción situada en Francia, en el año 1956, cuando se cometen una serie de extraños asesinatos y una joven con poderes psíquicos descubre la tumba de Paolo Zeder, un científico que estudiaba las propiedades de las "Tierras K", zonas consideradas mágicas por otras civilizaciones y que podrían volver los muertos a la vida.

Ya en el momento actual nos centramos en Stefano, un escritor sin éxito que reside en Bolonia y que busca desesperadamente una buena historia para su próxima novela. La mujer de Stefano le regala una máquina de escribir de segunda mano para ayudarle en su labor, sin embargo, Stefano pronto descubre en la cinta de la tinta de esa máquina un inquietante mensaje. Nuestro protagonista lo reescribe y pide ayuda a un profesor universitario sobre el contenido del mismo.

Stefano va siguiendo la pista de aquel mensaje, supuestamente escrito por el propio Zeder, yendo hasta una iglesia para buscar a Luigi Costa, el sacerdote que había sido el anterior dueño de la máquina de escribir. Tras creer que había hablado con él, Stefano vuelve más tarde a la misma iglesia donde el actual sacerdote le comunica que Costa hace tiempo que dejó de ser cura después de que le diagnosticaran una enfermedad mortal.

De forma decidida, Stefano decide trasladarse hasta la localidad donde reside la familia de Costa, donde su madre le comunica que lleva un mes muerto, sin embargo su lápida está vacía. Nuestro protagonista finalmente descubre donde se encuentra el cuerpo del ex cura Luigi Costa, enterrado en un antiguo edificio abandonado cercano a una "Tierra K". Es más, también descubre que Costa había continuado la investigación de Paolo Zeder y que se había hecho enterrar allí con una cámara en el interior del ataúd para monitorear su cara.

Efectivamente, Zeder y Costa estaban en lo cierto, y el cuerpo de Luigi Costa vuelve a la vida y descubre a Stefano husmeando por allí y va tras suya. Nuestro protagonista logra escapar, pero se encuentra a su mujer asesinada en el cuarto del motel víctima de un complot secreto entre la mayoría de personajes que aparecen para evitar que Stefano descubriera la verdad. El marido, desesperado, decide enterrar a su mujer en una "Tierra K" y poco después vuelve a la vida, se acerca a él y después de un emotivo abrazo... se oye el grito de Stefano.

"Zeder" es una interesante y relativamente desconocida película de Pupi Avati donde se complementa una trama policíaca con el misterio y las investigaciones sobre la muerte. La arriesgada apuesta no le sale mal al director italiano que logra mantener el interés a pesar de dejar reservado los zombis para la ultimísima parte de la filmación gracias a un guión resultón y unas actuaciones bastante creíbles.

Probablemente lo más destacable es su lograda ambientación, tensa e inquietante, y el argumento basado en encajar las piezas del puzzle que nos van narrando, aunque ciertamente se echa en falta una mayor profundidad en el desenlace, quizá demasiado precipitado e incluso desilusionante. Precisamente el final podrá recordar inevitablemente a otras películas, como la posterior "Cementerio de animales" donde también el marido entierra a su mujer en una acto desesperado con un similar desenlace.

En este caso los muertos vivientes no tienen gran importancia. Aunque siempre están de telón de fondo, los pocos zombis de los que disfrutamos, lentos y sanguinarios, aparecen en el último tramo de la película, por lo que algo más de protagonismo no les hubiera venido mal.

En definitiva, una película con una interesante trama en forma de rompecabezas que no termina de culminar, aunque bastante recomendable para los amantes del misterio y el terror por su lograda atmósfera y su acertada narración. Un buen trabajo donde se nos muestra otra manera de tratar el tema de los muertos vivientes como si fuera un "secreto masónico" que pone el peligro a todo el que pretenda inmiscuirse.

Trailer (en italiano):


Valoración:

viernes, 1 de noviembre de 2013

(2009) The Revenant

The Revenant es una película estadounidense de 2009 escrita, dirigida y producida por Kerry Prior.

Bart es un militar de los Estados Unidos que se encuentra destinado en Irak y que muere tiroteado en una emboscada. La noche después de su funeral en ya en su pueblo natal, y mientras su novia se liaba con su mejor amigo (Joey), Bart vuelve sorpresivamente a la vida, sale de su ataúd a medio enterrar, se descose la boca y se dirige hacia la casa de Joey. Su amigo cree que está loco y el propio Bart que está en medio de una pesadilla, pero lo cierto es que están allí los dos hablando.

Bart se encuentra con mal aspecto, pudriéndose y con un gran dolor de estómago. Intenta alimentarse pero vomita cantidades ingentes de sangre cada vez que bebe o come algo. No obstante, la actividad vital de Bart se para bruscamente cuando comienza a salir el sol, caeyendo desplomado completamente muerto de nuevo. A la mañana siguiente una enfermera -un poco friki- amiga de ambos va hasta la casa y corrobora que Bart está muerto y opina que realmente nuestro protagonista es un vampiro, que necesitará tomar sangre para continuar vivo y que lo mejor es que le corte la cabeza y le clave una estaca.

A la noche siguiente Bart vuelve a la vida y Joey intenta darle más comida normal sin éxito, por lo que deciden ir a asaltar un banco... de sangre, tras beber la sangre Bart se encuentra mejor y deciden pasar toda la noche de fiesta hasta el amanecer, cuando nuestro protagonista vuelve a la inactividad. Joey investiga sobre el tema y argumenta que podría tratarse de un vampiro o de un zombi, aunque finalmente lo etiqueta como un "Revenant" -del francés, regresar- algo así como un revivido y punto.

Joey cree que lo mejor es matar a algún mendigo para que Bart pueda alimentarse de la sangre, aunque finalmente un pandillero se cruza en su camino, lo matan y nuestro Revenant le chupa toda la sangre, luego, tiran su cuerpo con piedras por un puente. Los dos amigos le cogen el gusto a eso de matar a delincuentes e incluso comienzan a aparecer en la televisión como si de superhéroes justicieros se trataran. Sin embargo, en un asalto Joey muere y su amigo decide convertirlo en otro Revenant. Ahora, los dos amigos muertos vivientes continúan "repartiendo justicia" y alimentándose de paso de sus víctimas.

La situación parece que se les escapa de las manos, la policía les estrecha el cerco, Joey ha matado a su amiga enfermera tras amenazar con delatarlos y Bart ha asesinado "por equivocación" a su novia tras desangrarla. Los amigos terminan enfrentados y deciden irse de aquel lugar cada uno por su lado. No obstante, Joey es capturado y descuartizado por un grupo de víctimas de sus asesinatos que también han vuelto a la vida. Bart recibe su cabeza todavía con vida que le pide -en una peculiar escena vibrador mediante- que acabe de una vez con su sufrimiento, y así lo hace aplastando la cabeza con una apisonadora.

Bart se encuentra solo y comienza a perder el juicio. Es arrestado por la policía pero logra escapar, luego intentará suicidarse de todas las maneras posibles aunque lo máximo que consigue es arrancarse un brazo. Finalmente, tras uno de sus fallecimientos diurnos es capturado por personal con trajes de seguridad. Cuando despierta, Bart se encuentra sujeto en una urna, acompañado de decenas de otros revividos mientras un científico explica que él podría ser el causante de la propagación de aquella enfermedad. La película termina con Bart y el resto de Revenant metidos en barriles y siendo arrojados por avión en la provincia de Juzestán, en Irán.

"The Revenant" es una película interesante e incluso sorprendente en algunos aspectos. La producción tiene bastantes situaciones cómicas y de acción, la narración -a pesar de ser una grabación bastante larga- está bien llevada y los actores protagonistas son carismáticos y realizan buenas actuaciones. En general la ambientación y estética de la filmación es buena, aunque bien es cierto que tiene varias escenas prescindibles y que se puede terminar haciendo más larga de lo recomendable.

Quizá lo que más llama la atención es la forma de abordar la temática del muerto viviente. En la propia historia se plantean explícitamente si es un vampiro o un zombi. Por un lado, solo tiene actividad de noche y necesita beber sangre, pero por otro lado, se está pudriendo, tiene los ojos enteramente blancos, no tiene colmillos ni le hacen nada los ajos, el agua bendita ni nada de eso. Ya al final se plantea que puede ser algún tipo de enfermedad contagiosa que devuelve a la vida a los fallecidos de esta peculiar forma, aunque ciertamente no es la primera vez que nos encontramos con muertos vivientes que solo tienen actividad por la noche o que se alimentan únicamente de sangre en vez de con carne o cerebros.

En definitiva, una película no demasiado conocida y que en líneas generales es recomendable y tiene elementos novedosos. Un revivido que lo único que quiere es salir adelante y termina como Bill Murray en "El día de la marmota", pero con un poquito más de gore. Quizá con algo menos de duración y una mejor selección de diversas situaciones hubiera sido una producción más destacable.

Trailer (en inglés):


Valoración:

 

miércoles, 30 de octubre de 2013

(2003) Dead clowns

Dead clowns es una película de bajo presupuesto de producción estadounidense rodada en 2003, aunque también es fechada en 2004, donde los protagonistas son unos payasos que vuelven a la vida con ganas de sangre.

La historia nos sitúa en la ciudad de Port Emmett, un lugar con un oscuro pasado que está a punto de sufrir los efectos de un huracán. Según nos cuentan, hace cincuenta años el tren de un circo se precipitó hacia las aguas del lugar después de que el puente por donde pasaba se viniera abajo. El vagón donde viajaban los payasos nunca se recuperó por motivos logísticos y sobre todo, económicos, dejando para siempre enterrados en el lodo a estos anónimos payasos y quedando en el pueblo como su gran secreto vergonzoso que era mejor ocultar.

La película se centra sin demasiado detalle en varios habitantes del lugar aquella noche del huracán, esa misma noche en la que los payasos vuelven a la vida desde las profundidades para cobrarse venganza por el olvido y la deshonra que han sufrido. De esta forma, y como si fueran asesinos en serie, van apareciendo en las casas de nuestros desafotunados protagonistas con sus cuerpos podridos por el tiempo pero con sus ropajes extrañamente impolutos.

Uno tras otro los habitantes van cayendo en las garras de estos payasos zombis cabreados porque pasaron de ellos como de la mierda. En un determinado momento a uno de los protagonistas se le ocurre que si les rinde algún tipo de homenaje, los muertos cesarán su matanza. Y efectivamente funciona..., pero solo por un tiempo, ya que la lluvia del huracán hace que se borre el cartel de recuerdo y los payasos terminan el trabajo que habían comenzado.

"Dead clowns" es una película que deja bastante que desear en muchos aspectos, pero que sobre todo destaca por su inexistente guión, incapaz de dar un mínimo de sentido a la trama, de transmitir algo con los personajes o las situaciones... nada. Una narración totalmente plana y sin sentido que se basa exclusivamente en mostrar una serie de muertes gratuitas en forma de venganza y punto. Ni los personajes ni sus historias importan lo más mínimo aquí.

Dejando de lado los fallos e incoherencias del guión, también podemos resaltar que sus efectos especiales y su ambientación son bastante cutres, que los actores son aficionados y que lo único que prácticamente se puede salvar son algunas escenas gores, con un aspecto bastante artesanal, sobre todo en el último tramo de la filmación, el resto, todo bastante mejorable -bueno, el cartel tampoco está mal-.

Los muertos vivientes en esta ocasión aparecen con toda la cara deformada de formas varias pero con una caracterización que no siempre acaba de convencer. En un principio, estos payasos se comportan más como asesinos en plan "Viernes 13" cuchillos en mano, aunque poco a poco van pegando mordiscos hasta terminar dándose un festín de miembros amputados y vísceras.

En definitiva, una película que es un quiero y no puedo, con una buena idea en potencia transformada en un producto sin interés y que en ningún momento acaba de explotar el miedo popular a la figura de los payasos.  Muy poco recomendable.

Trailer (en inglés):


Valoración:

(2012) The doomsday book

The doomsday book es una película producida en 2012 en Corea del Sur que nos narra tres historias distintas con un nexo en común: el fin del mundo. Ha sido dirigida por dos directores (Kim Jee-woon y Yim Pil-sung) y su título original es "Inryu myeongmang bogoseo", algo así como "Informe sobre la destrucción de la humanidad".

La primera historia apocalítptica se denomina "Un mundo feliz" (A brave new world) y es la única donde podemos disfrutar de los infectados y muertos vivientes. Seok-woo es un joven investigador que se queda solo en casa después de que sus padres y su hermana se vayan de viaje aprovechando los días de fiesta. El joven queda al cuidado del hogar y aprovecha la oportunidad para salir a cenar con una chica para probar suerte. Después de limpiar su casa se dirige hacia la cita. En esos momentos podemos comprobar como la basura orgánica de Seok-woo, especialmente una manzana podrida, es reciclada como alimento para animales que posteriormente servirán de cena en su propia cita, cerrándose así la cadena.

Poco después de la comida, el joven comienza a sentirse raro, enfermizo y especialmente violento. Lo mismo le pasa al poco tiempo a su pretendida y a gran parte de la población local que se ve contaminada por carne animal contaminada por un extraño virus que no para de mutar. Las personas parecen enloquecer y comienzan a atacar a otras personas y poco después, a comérselas. Las noticias -mayormente en tono satírico- recoge las medidas de las autoridades para contener una infección que termina por superarles.

Al tiempo la ciudad termina gobernada por los violentos infectados deambulando de un lugar a otro, y la televisión confirma que también las víctimas de estos infectados que creían muertas están volviendo a la vida. En este caos, Seok-woo, ya totalmente fuera de sí, destroza su casa y ataca a su familia cuando vuelven del viaje. Posteriormente se encontrará por las calles con la joven con la que tuvo la cita aunque ya las prioridades vitales de ambos han cambiado mucho desde la última vez que se vieron...

De forma más resumida, comentaremos brevemente las otras dos historias. La segunda se denomina "La criatura celestial" (The heavenly creature), un relato tremendamente largo e insulso sobre la trascendencia existencialista de un robot al que le consideran la reencarnación de Buda (imagen del cartel) y al que ahora sus propios creadores pretenden eliminar por el peligro que supone. La tercera y última narración se llama "Feliz cumpleaños" (Happy birthday) y en ella se detalla una paranoica historia sobre la desaparición de la especie humana con OVNIS, meteoritos, bolas de billas y agujeros negros de por medio.

Centrándonos en nuestro relato de interés, "Un mundo feliz", es bajo mi perspectiva la mejor historia de las tres que componen la película. Salpicada con algo de humor y una evidente crítica al capitalismo consumista en el que vivimos en la actualidad, nos narra de una forma relativamente realista como puede darse una infección, tratada como una epidemia más, hasta que termina fuera de control y con humanos comiéndose a otros humanos.

Aunque no se trata de forma demasiado profunda este tema, podemos suponer que la mayoría son, en principio, infectados, aunque a medida que avanza el tiempo la situación empeora y se menciona explícitamente que también los fallecidos por consecuencia de ataques de infectados se están levantando. La caracterización no es mala del todo, con ojos blancos, venas en la cara y la boca siempre chorreando sangre o fluidos indeterminados.

En general, una película con ciertos elementos originales, recomendable para los amantes de los relatos asiáticos, aunque demasiado larga para ser historias "cortas" y con muchos momentos lentos e intrascendentes, sobre todo en la segunda historia, que por otro lado, es la más relevante y conocida. Irregular filmación con un correcto segmento dedicado al apocalipsis con muertos vivientes.

Trailer (en coreano):


Valoración:

jueves, 24 de octubre de 2013

(2009) The zombie farm

The zombie farm es una película producida en Estados Unidos en 2009, con marcado acento latino y que intenta recuperar los zombis clásicos del vudú. También es conocida como "Macumba" y en español como "La granja de los zombies".

Pilar es una reportera que pretende denunciar la violencia machista en la comunidad de origen latino de los Estados Unidos. Viendo el rechazo de sus jefes ante este tipo de reportajes de índole social, decide realizar un documental sobre Roque, un peculiar santero de la zona que aparenta ser todo un timador charlatán. Cuando Pilar comienza a conocerlo se da cuenta de que tiene más fondo del que se había imaginado.

Un día, una mujer maltratada acude desesperada a la consulta de Roque para intentar calmar a su violento marido. El santero lamenta no poder ayudarle y la mujer termina acudiendo a otra hechicera -esta vez, parece que de verdad- que le ofrece un brebaje para que se lo dé al marido con la promesa de que todos sus problemas se acabarán. Al poco tiempo, la mujer maltratada vuelve a la consulta de Roque y le dice que ha matado a su marido, que ese mejunje de la hechicera era un veneno y que se lo ha cargado. Pero hay algo más, y es que desde su muerte ella cree que el cadáver del maltratador le ha estado persiguiendo... pronto sus sospechas se harán realidad con la aparición del marido zombi con mala ostia todavía que cuando estaba vivo.

Roque y la mujer maltratada logran huir del zombi asesino. Posteriormente, y con la ayuda de Pilar, investigarán sobre la misteriosa hechicera que parece tener en su casa todo un ejército de muertos vivientes a su disposición controlándolos mediante la magia negra y el vudú. Nuestra pareja protagonista asiste a un traslado de muertos vivientes desde la casa de la santera hasta una granja donde los tiene trabajando en sus cultivos. Roque y Pilar -que viven el típico affaire amoroso- son capturados por la malvada hechicera que alimenta a sus zombis con carne humana y que utiliza su poción para matar a las víctimas y revivirlas a sus órdenes.

La santera engaña a la mujer maltratada para que vaya también a la granja, aunque finalmente será el propio maltratador quien se revele contra su malvada ama y los zombis volverán a caer tras su muerte librando de un trágico final a Pilar y Roque quien precisamente había podido revertir un poco antes los efectos de la poción zombi.

"The zombie farm" es una irregular película marcada por una lenta y aburrida media hora inicial, un desarrollo entretenido y un final francamente mejorable. El comienzo llega a ser desesperante, con muchas escenas irrelevantes y diálogos intrascendentes, tardando mucho tiempo en arrancar y sin saber muy bien a dónde se dirige. Con la llegada de los primeros muertos vivientes el interés se incrementa, desprendiéndose incluso en algunos momentos de la constante atmósfera a telefilm que desprende, pero que no termina de sacar todo el partido argumental a los muertos vivientes.

Las actuaciones no son nada del otro mundo, algunos protagonistas no hay por donde salvarlos y otros hacen lo que pueden. Destaca como curiosidad que la práctica totalidad de actores son latinos y utilizan frecuentemente expresiones en español, aunque obviamente la filmación está grabada en inglés. En general no es una producción mal grabada, lo peor es su desarrollo y la multitud de situaciones totalmente inconexas con la historia principal.

Respecto a los zombis son algo desconcertantes. En principio parecen totalmente del vudú, intentando asesinar con sus manos y bajo las órdenes de la sacerdotisa. No obstante, veremos posteriormente a un "ganado" de muertos vivientes cuyo principal interés es comer carne humana y que nos recuerdan a los zombis romerianos, siendo este un aspecto bastante irregular e incoherente en general. En esta ocasión no se les puede parar ni con disparos en la cabeza.

En definitiva, una película con un título algo que engañoso que puede resultar entretenida por momentos pero cuyo planteamiento y desarrollo no acaba de convencer. Un intento de volver a los muertos revividos por el vudú un tanto errático con un claro protagonismo de la comunidad latina estadounidense y que puede servir, entre pitos y flautas, para visibilizar el problema de la violencia machista. Recomendada para los más fanáticos del cine de zombis pero solo a partir de su segundo tercio.

Trailer (en inglés):


Valoración:

martes, 22 de octubre de 2013

(1962) Historias de Terror

Historias de Terror es una película estadounidense fragmentada en tres historias de terror basadas en los relatos del escritor Edgan Allan Poe. Su título original es "Tales of Terror" y también es conocida como "Cuentos de Terror".

Como hacemos en estos casos, nos centraremos en la historia donde aparece, en esta ocasión, un único muerto viviente que se denomina "La verdad del caso del señor Valdemar".

El señor Valdemar (Vincent Price) es un aristócrata que se encuentra en la fase terminal de su enfermedad. Para aliviar el dolor que le produce, utiliza los servicios de un oscuro hipnotizador (Basil Rathbone) que lo pone en trance para que se evada de su desmejorado cuerpo. Esta terapia alternativa la hace el señor Valdemar con las reticencias de su joven mujer y su apuesto médico personal.

El hipnotizador le ha pedido a su paciente que le deje hipnotizarlo en el momento justo anterior a su muerte y el señor Valdemar accede gustoso, a pesar de las nuevas negativas de su mujer y su médico. Precisamente el moribundo habla con su esposa para pedirle que una vez que él muera se case con el doctor para que no esté sola en la vida.

Cuando llega el momento de su muerte, el hipnotizador procede dejándolo en trance, de tal forma que el señor Valdemar muere en la cama pero su mente, su conciencia, parecen atrapadas entre dos mundos. Durante semanas el cuerpo del fallecido ha continuado en su cama, sometida su voluntad en la ultratumba por el malvado hipnotizador. Un día este personaje intenta forzar a la viuda de Valdemar para que se case con él, una situación que provoca que el cadáver del hombre abra los ojos, se levante de la cama y asesine al hipnotizador, quedando después totalmente descompuesto. Finalmente, el doctor rescata a la mujer de Valdemar y todos felices.

Las otras dos historias que componen la filmación se titulan "Morella" y "El gato negro". La primera es sobre un fantasma que vuelve para vengarse de su hija a la que culpa de su muerte y la segunda sobre un borracho que empareda a su mujer y a su amante y que va perdiendo la cabeza una vez cometido el asesinato. Personalmente creo que la mejor es la segunda, "El gato negro", mientras que "Morella" es a mi entender la más flojita de las tres.

Respecto a "La verdad del caso del señor Valdemar" es sin duda la más terrorífica, con unas buenas actuaciones -tremendamente estereotipadas, eso sí- y una historia interesante con tintes clásicos que nos ofrece en su fase final los únicos instantes con un muerto viviente de toda la producción. Como aspecto negativo, y compartido con las otras historias, cabe destacar el machismo que supura, muy "de su época".

En general, "Historias de terror" es una película interesante, con una atrayente ambientación victoriana y la participación de relevantes actores. Tres historias más o menos bien llevadas que, sin entrar a valorar su parecido con la obra original de Poe, pueden hacer pasar un rato agradable a los aficionados a los relatos de terror. La última historia es donde podemos disfrutar de un muerto que vuelve a la vida para ejecutar una venganza y cuya conciencia parecía estar en el limbo, curiosa, sin duda y recomendable de visionar.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 20 de octubre de 2013

(2009) La masacre de Town Creek

La masacre de Town Creek, originalmente conocida como "Blood Creek" o simplemente "Town Creek", es una película estadounidense filmada en 2009 donde se vuelven a relacionar los nazis con el levantamiento de los muertos.

La historia comienza en 1936. Una familia alemana asentada en una granja en el corazón de Estados Unidos recibe una carta pidiéndoles colaboración en una investigación. La familia acepta con algunas dudas básicamente por el dinero que les ofrecían. Al poco tiempo llega un extraño profesor, un investigador nazi que pretende profundizar en los poderes ocultos de una runa vikinga encontrada por estos granjeros germanos en su propiedad, una enorme piedra que pronto sabremos que dará al investigador el poder de revivir a los muertos.

Saltamos en el tiempo hasta la actualidad. Evan es un médico que cuida de su anciano padre y de los hijos de su hermano mayor, Victor, un veterano de guerra que fue secuestrado hace dos años. De forma repentina Victor vuelve una noche, despierta a Evan y le pide que le acompañe para ejecutar la venganza a sus captores, desplazándose los dos hermanos armados hasta la granja de la familia alemana del comienzo, en Town Creek.

Una vez en la finca, podemos comprobar que la familia está prácticamente igual a pesar de que han pasado más de setenta años desde las primeras imágenes. Victor quiere vengarse de ellos, ha estado secuestrado en su terreno y nunca hicieron nada. Matan al hijo mayor del matrimonio, atan a la madre y a la hija adolescente y esperan a que regrese el padre del pueblo. Cuando llega, los hermanos intentan matarle pero no lo consiguen, en ese momento sale de su escondite, en el sótano del granero, el investigador nazi, el malo malote que ha conseguido la inmortalidad para él y la familia, además de increíbles poderes después de todos estos años practicando ciencias ocultas con la runa mágica.

Según nos cuentan, la familia ha podido tener controlado en la finca al investigador con antiguas señales vikingas y alimentándolo con sangre humana de gente que secuestraban. Este hombre se ha convertido en un ser sobrenatural que busca su tercer ojo (en la frente) durante un eclipse lunar, porque a partir de ese momento su poder aumentará y ya será imparable.

Los hermanos y la familia se refugian en la casa, adornada con esas señales que impiden que entre. Para conseguir llegar hasta ellos, el nazi mata a un caballo y posteriormente lo revive susurrando unas palabras. El caballo zombi no logra su objetivo, así que revive al hijo muerto para que realice su voluntad de entrar en la casa y  matarlos. El hijo mata a su padre, que también es revivido por el investigador, aunque nuestros hermanos protagonistas logran abatirlos.

Finalmente, Evan y Victor, ayudados por la hija adolescente y la madre de la granja, logran ejecutar con éxito su plan para destruir al nazi envenenándolo con su propia sangre utilizando huesos de sus antepasados. Cuando el investigador muere, los zombis que había revivido vuelven a caer y las mujeres de la familia también fallecen al dejar de ser inmortales. Las últimas imágenes de la filmación nos dejan ver a Victor fascinado con la posibilidad de ser inmortal y a Evan que se va en busca de otros nazis similares en diversas granjas del país.

"La masacre de Town Creek" es una película con una estética atrayente pero con una historia bastante flojita que se acaba cayendo por su propio peso. El comienzo es ciertamente esperanzador, con una ambientación trabajada y una historia con posibilidades. No obstante, el interés va decayendo en su desarrollo, sobre todo por las incoherencias del guión y algunos detalles ridículos, hasta llegar a un final plano y bastante mejorable.

Como decía la película está bien grabada en general, los actores son convincentes e incluso tiene algún salpicón de gore, sin embargo la historia tiene poca continuidad, se hace un abuso de escenas intrascendentes y los efectos especiales son irregulares, con algunos montajes buenos (como el caballo zombi) pero otros realmente malos, además, el investigador da muy poquito miedo, e incluso todo lo contrario, corriendo de acá para allá y quitándose pellejos cada dos por tres.

En esta ocasión parece que volvemos a un concepto de zombi preromeriano, de los que se levantan uno a uno por la utilización de magia y sirve a la voluntad del hechicero que los revivió. En la filmación aparecen tres personas, un caballo y un perro zombis. Su comportamiento no está basado en morder para alimentarse, sino que utilizan cuchillos e incluso hablan, siempre con los ojos totalmente blancos y sirviendo a su amo nazi.

En definitiva, una película que vuelve a utilizar el sugerente argumento de los nazis como catalizador para el levantamiento de los muertos, entretenida por momentos, pero que personalmente no me ha acabado de convencer. Lograda atmósfera visual pero deficiente guión, sin duda, podría haber dado bastante más de sí.

Película completa:


Valoración:

viernes, 11 de octubre de 2013

(1973) Messiah of evil

Messiah of evil, también conocida como "Dead people", es una película producida en Estados Unidos en el año 1973. En español suele ser traducida como "Mesías del mal".

La filmación comienza en lo que parece ser un psiquiátrico, donde una voz nos advierte de que todo lo que vivió es real y que no está loca. Esta voz es la de nuestra protagonista, Arletty, una joven que -ya centrándonos en la historia- se dirige hacia el costero pueblo de Point Dune, en California, donde reside su padre, ya que ha recibido varias cartas preocupantes y no responde a sus llamadas.

Arletty llega a la casa de su padre que se dedica a la pintura, pero está vacía, ni rastro de su progenitor. La joven va hasta la galería de arte de aquel extraño pueblo pero nada saben de él, parece que nunca hubiera estado allí a pesar de ser su residencia desde hace tiempo. En su búsqueda, nuestra protagonista conoce a un aristócrata que es coleccionista de cuadros y al que le interesa especialmente las oscuras leyendas de los pueblos, y precisamente aquel, tenía para aburrir. Es entonces cuando el borracho del lugar les habla de la "luna de sangre" y alerta a la muchacha de que debe matar y quemar a su padre si lo termina encontrando.

La joven sigue indagando entre los documentos de su padre, donde encuentra un diario que relata su sufrimiento ante lo que parece ser una enfermedad que lo estaba consumiendo. A todo esto llega a la casa del padre el aristócrata y sus dos novias, ya que se han sido expulsados del motel donde se encontraban. A una de las novias no le hace nada de gracia la intromisión de Arletty en su relación, por lo que decide irse de allí en plena noche. Esta mujer descubre a los siniestros habitantes del pueblo comiendo carne cruda en el supermercado y termina entrando ella misma en su menú.

Tras una larga noche donde las hogueras en la playa volvieron a encenderse, las autoridades del pueblo pretenden engañar a Arletty diciéndole que han encontrado el cuerpo muerto de su padre, pero ella no se lo cree y continúa investigando. A todo esto, la otra novia del aristócrata decide ir sola al cine para desperjarse un poco y... efectivamente, también es devorada por los misteriosos ciudadanos a los que, por cierto, les suele sangrar los ojos y los oídos.

Paradójicamente, ahora es Arletty la que comienza a tener los síntomas que su padre describía en su diario y que parecen apuntar a que era un muerto viviente. De repente su padre aparece en la casa. Le cuenta que hace 100 años de la llegada allí del "Forastero oscuro", la persona que comenzó todo aquello y que prometió que volvería del mar justamente ese día. Le dice que ese pueblo está infectado y que debe irse, que él ya se ha convertido en uno de ellos y que necesita comer carne humana. Arletty prende fuego al padre y consigue huir de aquel infierno aunque como veíamos al comienzo, será internada en un psiquiátrico desde donde espera que aquellas criaturas se terminen extendiendo.

"Messiah of evil" es una película poco conocida, una rareza oscura y onírica de la que destaca en gran medida su argumento, que seguro inspiró bastantes producciones posteriores. Por ejemplo, viéndola me vino a la memoria la española "La noche de las gaviotas", grabada tan solo dos años después (1975) y sobre todo la fantástica "Muertos y enterrados" de 1981. No obstante, se debe reconocer, quizá por esos desarrollos posteriores, que la trama podría haber dado bastante más de sí.

El ritmo de la narración es algo que no termina de convencer, sobre todo al comienzo que es quizá demasiado lento y en el final, algo atropellado. La ambientación es buena, mayormente inquietante, destacando la casa del padre de la protagonista, llena de originales pinturas. La estética es, como se nos advierte nada más comenzar, una recreación de una pesadilla.

Sobre los habitantes del pueblo, todo parece apuntar a que, efectivamente, se tratan de muertos vivientes, sin embargo, con unas características poco habituales. Lo más desconcertante son sus hábitos nocturnos para asesinar, algo que ha hecho que algunos se planteen si no se tratan realmente de vampiros. No obstante, tanto la apariencia, como la forma de alimentarse de carne humana no dejan de recordar a "La noche de los muertos vivientes" grabada cuatro años atrás. De todas formas, aunque las evidencias parecen inclinarse a que son zombis, no se termina de profundizar en la infección en cuestión.

En definitiva, una película con una estética original y una buena ambientación, pero a la que le cuesta arrancar y que parece no terminar de explotar. Un sugerente argumento -que por momentos se pierde en los detalles- y un conseguido ambiente de tensión psicodélica son los pros de una filmación a la que le falta  continuidad, personajes más carismáticos y más situaciones movidas. A pesar de todo, y contextualizándola en su época, puede llegar a ser recomendable para comprender películas posteriores.

Película completa:


Valoración:

domingo, 6 de octubre de 2013

(2006) The quick and the undead

The quick and the undead es una película estadounidense de bajo presupuesto grabada en 2006 que, al contrario de lo que podría sugerir su título y su cartel, no está basada en el viejo oeste americano.

Nos situamos en un mundo postapocalíptico a lo "Mad Max" donde hace 80 años comenzó una infección a nivel mundial de un virus que mata y revive a los cadáveres en forma de zombis come carne. En este hostil contexto la historia se centrará en Ryn, un cazarrecompensas que se dedica a matar a zombis a cambio del dinero que le ofrece el gobierno por hacerlo. Nuestro protagonista es una especie de ridículo Clint Eastwood que quiere dar la sensación de ser el más duro del baile.

Ryn es traicionado por su antigua banda de cazadores que le roban su último botín (dedos de muertos como muestra de las piezas cazadas), es disparado y luego para colmo también mordido por un zombi. ¿Ha muerto nuestro protagonista a los pocos minutos?... Pues no, que nadie se preocupe porque este vaquero futurista es tan duro que incluso es inmune a la infección zombi porque según explica es "como el sarampión" y él ya la pasó una vez -¿¿??-... pero además tampoco le ocurre nada tras el disparo en el estómago y haber perdido varios litros de sangre. Este tío es así, se levanta como si tal cosa y comienza a pensar cómo se va a vengar de los  forajidos que lo traicionaron.

La banda, que obviamente cree que Ryn está muerto -aunque de forma muy extraña no lo remataron-, se dirige hacia una nueva ciudad para continuar amasando dinero cazando muertos vivientes. Ryn los sigue con la ayuda del mismo colaborador que lo vendió la primera vez y que lo conduce hasta el destino de sus enemigos. Pero antes de cobrarse la venganza, también resulta que el jefe de la banda es tan malo que incluso está propagando la infección para después matar a los zombis que él mismo provoca.

Como era de esperar, Ryn ejecuta su venganza contra los que le traicionaron, vive alguna escenita de amor con la única mujer de la banda, con la que parece que tenía un rollito y después de que todos menos él fueran mordidos e infectados, le entra un bajón en el que parece que se va a suicidiar aunque finalmente le pega un tiro a su amada zombi y se fuma un purito tan tranquilamente.

"The quick and the undead" es una película bastante mejorable, donde se baraja una idea que podría resultar de interés, pero con un guión y una ambientación que dejan muchísimo que desear. Lo cierto es que tanto la presentación de la filmación como los primeros minutos son realmente esperanzadores, pareciendo una grabación cuidada y con un aspecto original. No obstante, nada más arrancar la película empieza a dar la sensación de que le falta algo y al poco la decepción se materializa de forma irremediable.

La trama es francamente simple y aburrida, convirtiéndose en una de esas películas que, a pesar de no durar demasiado, es todo un mérito aguantar hasta las escenas finales. De hecho, solo aparecen seis actores y la mayoría del tiempo lo único que hacen es andar por el bosque reproduciendo un guión por momentos absurdo. Los actores no son pésimos, aunque nada convincentes, sobre todo el personaje protagonista que suele dar más pena que miedo.

Sin duda, lo único que se puede salvar son algunas escenas gores que distraen un poco en medio de tanto sinsentido. Respecto a la caracterización de los zombis es muy irregular, existiendo muertos con un maquillaje más que aceptable pero otros ridículamente pintados o con evidentes máscaras. Por último, se puede destacar que el rol de los zombis en la historia es más bien de relleno, piezas de caza que incluso le son de ayuda a nuestro protagonista para ejecutar su venganza.

En definitiva, una película poco recomendable de la que solo se puede salvar los momentos de tripas y sangre. Un decepcionante guión con multitud "perlas" incoherentes, unas actuaciones poco creíbles, una ambientación muy pobre y un desarrollo lento y aburrido marcan esta falsa película de zombis en el oeste.

Trailer:


Valoración:

viernes, 4 de octubre de 2013

(1989) Ánimas

Ánimas es una película estadounidense filmada en 1989, cuyo título original es "Night Life", también conocida como "Grave misdemeanors" y protagonizada por Scott Grimes (el niño de Critters).

Archie es un adolescente pringadete que está obligado a trabajar como ayudante en la funeraria de su tío Flanders para conseguir el dinero necesario que le dé la posibilidad de ir a la universidad y escapar del pueblo de mala muerte donde vive. Muy pronto descubriremos que es atosigado por un par de compañeros de instituto malotes, que con sus respectivas novias superpopulares, le hacen la vida imposible a nuestro desgraciado protagonista.

Después de la última broma pesada de estos cabroncetes, muertos de la fueraria incluídos, tienen un fatal accidente de tráfico -algo esperable viendo como conducían-, resultando muertos tanto ellos como sus novias y donde se vio involucrado un camión de residuos tóxicos. Cuando se entera Flanders, llama inmediatamente a Archie para que le eche una mano en la funeraria a pesar de que poco antes le había despedido e incluso amenazado con arruinarle la vida.

Los cuatro muertos son trasladados a la morgue y el tío Flanders encarga a Archie que durante la noche los embalsame y los prepare para la ceremonia del día siguiente. Esa misma noche y en mitad de una gran tormenta, un rayo cae en la funeraria y coge de lleno a los cuatro cadáveres que allí estaban. Al poco tiempo los jóvenes muertos vuelven a la vida, convertidos, eso sí, en todos unos asesinos en serie... Efectivamente, los mismos que puteaban a Archie en vida ahora lo hacen también en muerte...

Nuestro protagonista logra escapar de la funeraria y emprende una larga huída donde se reúne con una joven amiga suya con la que mantendrá los típicos roceteos amorosos de este tipo de películas. Nuestra pareja lo tiene muy negro, pues estos zombis no solo tienen unos brutales instintos asesinos, sino que también saben conducir y piensan detenidamente los planes que seguirán. Ni la policía ni el intento de Archie para carcinarlos parece que puedan acaban con estos muertos vivientes, aunque finalmente logran deshacerse de ellos uno tras otro tras una accidentada persecución.

"Ánimas", o mejor dicho "Night Life", es una típica película ochentera que puede ser más apreciada por lo que representa que por lo que realmente ofrece. La primera parte de la historia es tremendamente lenta, sin mucho que ofrecer, aunque con el levantamiento de los muertos gana bastante, siendo la persecución final lo más destacado sin lugar a duda, sobre todo por sus falsos finales que levantan algo la expectación.

El guión es bastante justo, introduciendo algo de humor, de tensión y de acción, pero sin terminar de convencer completamente en ningún momento. Las actuaciones la verdad es que no son de lo peor de la película, aunque en algunos tramos el protagonista da la sensación de no acabar de encajar demasiado en el papel.

Respecto a los zombis, los únicos que aparecen son las dos parejas de jóvenes muertos, ya que en esta ocasión ni muerden ni tampoco contagian. Es más, se podría decir que son personas prácticamente normales, algo torpes, eso sí, pero que razonan y se mueven con una facilidad pasmosa. Como tampoco son controlados por nadie, creo que es normal que quede en el aire la pregunta del por qué asesinan, del por qué de esas ansias de matar gratuitamente.

En definitiva, una más de las decenas de películas ochenteras que mezclan muertos vivientes y adolescentes con las hormonas disparatadas. Una filmación con más sombras que luces y que nos ofrece muy poco o nada original, pero que, sin embargo, podría llegar a entretener a los más fanáticos, sobre todo por su movido último tramo.

Trailer (en inglés):


Valoración:

martes, 1 de octubre de 2013

(2004) Corpses

Corpses, denominada en español "Cuerpos", es una película de zombis grabada en Estados Unidos en 2004.

La historia comienza con unos muertos vivientes robando algunos productos químicos y jugando un rato al baseball. Pronto conoceremos que detrás de ellos se encuentra Fred, un perdedor en toda regla que es el encargado de la funeraria de aquel pequeño pueblo. Este hombre ha descubierto un suero verde fluorescente, totalmente a lo "Re-Animator", que al inyectárselo a los muertos logra que revivan pero solo durante una hora. Fred, sin dinero, abandonado por su mujer y a punto de ser embargado, decide utilizar este descubrimiento para alcanzar sus ansias de poder y fama.

Como contrapunto al malvado Fred tenemos a su ayudante en la funeraria, Jerry, un guapo adolescente que mantiene una relación con la hija del Capitán Winston, casado actualmente con la ex mujer de Fred y que es el jefe local de policía, calzonazos, y el archienemigo de Fred... efectivamente, todo un lío. Bueno, pues Jerry se encuentra a medio camino entre las cosas extrañas que ocurren en la funeraria y la tormentosa relación familiar de su novia.

A todo esto Fred continúa levantando muertos y los envía a robar, asesinar y sobornar a todo el que puede con el fin de conseguir quedarse con su funeraria y alcanzar la fama mundial con su descubrimiento. Fred secuestra a su ex mujer y captura a Jerry y su novia, que estaban acercándose más de lo debido. En este momento ya hay más de una decena de muertos yendo y viniendo torpemente de acá para allá.

Finalmente, el capitán Winston ejecuta una ridícula venganza en la funeraria, matando a los zombis después de que éstos se revelaran contra su creador, y salvando a su mujer que también terminará fiambre tras haberle inyectado el suero reanimador en vida. Jerry y su novia logran revivir con la última inyección y vivirán felices como zombis en la funeraria ayudando a otros muertos.

"Corpses" es una película flojita y bastante tontorrona. Con esto me refiero a que es una filmación de buen rollo, simplona, sin maldad y con un humor políticamente correcto que pocas veces logra su objetivo de hacer reír. La historia no genera demasiado interés, su desarrollo es bastante artificial y su guión totalmente plano. Tampoco se puede apreciar originalidad en sus planteamientos, a saber: una funeraria, inyecciones reanimadoras, zombis y una historia de amor juvenil... todo demasiado trillado.

Otro tema es el de los efectos especiales, muy mejorables y con algunos momentos míticos como el zombi amputado con su brazo clarísimamente debajo de su camiseta o las caras verdes a medio pintar de algunos de los muertos vivientes. No obstante, y a pesar de que tampoco los actores están demasiado refinados, es una producción que en algunos momentos puede parecer simpática y para los menos, incluso interesante.

Los zombis en esta grabación son un grupito de muertos muy reconocibles porque siempre son los mismos. Su comportamiento es bastante tontorrón, como si fueran bobos, pero con una buena comprensión y mucha lógica. Al principio no pueden hablar, aunque parece que con el paso del tiempo aprenden espectacularmente hasta poder ser maravillosos actores. Lo más destacable, la cuestión de que el suero tiene efectos temporales muy limitados, por lo que suelen recordar a auténticos yonquis.

En definitiva, una comedia de zombis que intenta mantenerse fiel al género y recuperar a los zombis romerianos, pero que termina siendo un poca ñoña y absurda. Sin duda más aspectos negativos que positivos en una película que puede entretener a los menos exigentes.

Trailer:


Valoración:

lunes, 30 de septiembre de 2013

(1985) Hard Rock Zombies

Hard Rock Zombies es una película estadounidense grabada en 1985 que mezcla zombies y una banda de rock en pleno apogeo ochentero del cine de zombis.

Una banda de rock que está comenzando su carrera realiza una gira por varios pueblos del corazón de los Estados Unidos. A pesar de que una muchacha les advierte que no vayan, los músicos llegan a un extraño pueblo denominado Grand Guignol. Les recibe en su casa una familia con peculiares parafilias que se dedica a matar a los extranjeros atraídos por una guapa joven miembro de la misma.

Pero estos rockeros no solo tienen esa preocupación, sino que la aversión que ese pueblo tiene contra la música rock les hace prohibir y perseguir esta práctica en todo su territorio municipal. Los incompetentes regidores y el autoritario sheriff se encargarán que este mandato sea cumplido.

El grupo está decidido a seguir con el concierto pase lo que pase. Sin embargo, la familia que les acoge inicia una matanza de los músicos a través de la abuela que es un hombre lobo, dos enanos siniestros, el abuelo que resulta que es el mismísimo Hitler en persona y otros elementos similares.

Los componentes del grupo son enterrados, pero la muchacha que les advirtió y que está enamorada del cantante, pone un casete con una canción que, según parece, reanima a los muertos. Y así es, los jóvenes muertos salen de sus tumbas, eso sí, con ridículos movimientos espásticos como si bailaran el "robot" y una más ridícula caracterización que les hace parecerse más a los miembros del gurpo "Kiss" que a auténticos zombis.

Total, que como prometieron, y aunque están muertos, los músicos se disponen a dar el concierto previsto, no sin antes vergarse de la familia que les asesinó y desatar así toda una epidemia zombi en aquel pueblo de mala muerte. Después del "espectacular" concierto los zombis músicos deciden irse de nuevo a la tumba -¿WTF?-, pero la fuerza del amor hace que de nuevo salgan de la tierra para ayudar a los vivos a deshacerse de la plaga de muertos vivientes que ellos provocaron, y así lo hacen, asistiendo a un final, no por esperado menos pasteloso, de amor imposible entre la muchacha y el vocalista zombi con ganas de vivir bajo tierra.

"Hard Rock Zombies" es una película bastante mala y totalmente prescindible. Lo peor de todo probablemente sea una historia sin interés alguno plagada de parches absurdos y unas actores que parecen ser amateurs tomándoselo a cachondeo. También tiene otros detalles reseñables, como la tontada de la aparición de Hitler, el tema de los monstruos, o la relación cuasipederasta entre el cantante y la joven pueblerina.

Por otro lado, quizá casi lo único que se pueden salvar son las baladas rock que canta el grupo, aunque alguna de ella se repite hasta el infinito. Algún intento de ser divertida también se puede destacar, aunque ni mucho menos el humor es uno de sus puntos fuertes. También se debe decir que algunos elementos puntuales recuerdan a argumentos más recientes, aunque realmente parecen ser espejismos sin demasiada intención.

Respecto a los zombis, pues como comentábamos, el grupo de música es totalmente ridículo en su caracterización y comportamiento, y los demás, pues en la misma línea irrisoria aunque un poco más comedidos. Otra cosita que no me disgustó, aunque simplona, es la justificación de la resurección de los primeros muertos a través de unas notas de música, aunque ya a partir de esta primera generación se contagian con normalidad al resto de personas que van mordiendo.

En definitiva, una película sin interés con más música que argumento y que puede ser recomendable únicamente como curiosidad para los interesados en una producción ochentera salpicada de baladas heavys. Una filmación que decepciona de principio a fin -siempre que puedas aguantar hasta el fin, claro está-. Malas actuaciones, pésima ambientación, soporífero desarrollo e inexistente guión.

Película completa:


Valoración:

domingo, 29 de septiembre de 2013

(1997) Premutos, el ángel caído

Premutos, el ángel caído es una película gore alemana filmada en 1997 dirigida y protagonizada por Olaf Ittenbach. Su título original es "Premutos - Der gefallene Engel" y en inglés se le conoce como "Premutos: The Fallen Angel".

La filmación comienza explicándonos que Premutos es el primer y más antiguo ángel caído, un demonio cuya presencia sigue inalterada en casi cualquier época de la historia. De hecho, las primeras imágenes no sitúan en la India, en el año 1231 a.C., cuando en una batalla Premutos se hace presente para aniquilar a cuantos se pongan por delante. Posteriormente nos situamos en los años cuarenta del Siglo XX, cuando en plena Alemania nazi un vecino de un pequeño pueblo ha encontrado el revelador libro de Premutos donde aparece la fórmula para hacer revivir a los muertos. Y así, este campesino logra hacer una poción amarillenta con la que comienza a despertar a los cadáveres del pueblo. No obstante, sus vecinos pretenden poner fin a sus macabros experimentos vía muchedumbre cabreada. Antes de ser ajusticiado, el hombre logra guardar bajo tierra el libro de Premutos y la poción.

Después de esta larga introducción, pasamos al momento actual, centrándose la acción en Mathias, un joven con muy mala suerte que vive con una peculiar familia y que suele tener constantes flashbacks que lo llevan de una época a otra. El joven tiene un desgraciado accidente jugando al fútbol el mismo día que su padre, un fanático del ejército y las armas, celebra su cumpleaños. Precisamente, ese mismo día el padre de Mathias encuentra casualmente el libro de Premutos y los frascos con las pociones cuando iba a plantar un árbol en su jardín.

Los invitados a la fiesta de cumpleaños comienzan a llegar mientras que Mathias está en su cuarto, recuperándose del golpe en sus partes íntimas, con el libro de Premutos y mientras se repiten los flashbacks que lo relacionan directamente como el hijo encarnado del propio Premutos, el ángel caído que incluiso fue responsable con su poción reanimadora de que Jesús resucitara al tercer día...

Finalmente Mathias acaba bebiéndose una de las pociones y se convierte en un horrible monstruo que provoca el levantamiento de los muertos de aquella ciudad. Los zombis pronto llegarán a la casa de Mathias donde su padre y sus invitados les esperan con todo un arsenal de armas esperando a ser utilizado. Nuestro grupo de protagonista se refugia en el sótano de la casa y comienza aquí todo un festival memorable -eso sí, algo absurdo por momentos- de sangre y vísceras. Espadas, pistolas, escopetas, motosierras o las propias manos son utilizadas para despiezar cuerpos y arrancar cabezas de los zombis que los persiguen.

No obstante, los muertos consiguen comerse a varios de los invitados e incluso al padre de Mathias, quedando únicamente con vida una pareja con una vieja historia de amor pendiente. Con la ayuda de un tanque se logran deshacer de todos los zombis e incluso del hijo de Premutos, provocando la aparición del demonio que también es destruído con una granada, concluyendo la grabación con un final, un tanto "atropellado".

"Premutos, el ángel caído" es una película gore, y como tal, lo más importante son los litros de sangre, las amputaciones, los mordiscos, etc. Además, como es también usual en este tipo de grabaciones, está acompañada de bastante humor negro, normalmente desproporcionado y asquerosillo, algo que hace que sea todo un referente del cine sangriento.

La producción en sí es bastante mejorable. Las actuaciones son ridículas, el guión inexistente, la ambientación demasiado cutre y la narración muy poco atrayente. La verdad es que cuesta tiempo cogerle el sentido a la filmación, sobre todo por los saltos de época, en su mayoría intrascendentes pero que ocupan gran parte del tiempo en esta historia. Además, hay algunas escenas que resultan repetitivas, mayormente referidas a la matanza final y los flashbacks del hijo de Premutos.

Los zombis aquí son bastante malillos e inconsistentes, con muchas ganas de comer carne humana, lentos, torpes y verdosos, cuyo papel mayormente es el de morir de la forma más contundente posible. Los efectos especiales no están mal dentro del contexto de este tipo de cine, con muchos litros de sangre y escenas lo más explícitas posibles, pero fisiológicamente imposibles.

En definitiva, una película para los amantes del gore y el humor negro, con muchos errores y muy poco sentido, pero con sangre, mucha sangre, explosiones cerebrales y desmembramientos a diestro y siniestro. Pocas expectativas para una filmación que va a lo que va, sin reparar demasiado en los detalles ni en la coherencia de la historia. Puede resultar entretenida y divertida por momentos por sus escenas gamberras aunque sin duda podría decepcionar a más de uno.

Trailer:


Valoración:


domingo, 1 de septiembre de 2013

(1987) La revancha de los muertos vivientes

La revancha de los muertos vivientes, también denominada "Gritos de ultratumba", cuyo título original es "La revanche des mortes vivantes" es una película de 1987 de producción francesa y que es conocida en el ámbito anglosajón como "The revenge of the living dead girls".

Un camión de leche es contaminado por un misterioso motorista que vierte el contenido de una botella en el depósito del tráiler. Tres muchachas que beben la leche fallecen de forma inmediata tras su consumo. Pronto descubriremos que esta acción forma parte de un plan de la secretaria del director de una empresa química de aquel lugar que pretende sobornarle.

El director de la empresa se dedica a desviar a sus cuentas los fondos que la sede central destina para la eliminación de residuos peligrosos, por su contra, encarga a un delincuente de poca monta que los haga desaparecer. A este mafiosillo del tres al cuarto no se le ocurre un lugar mejor donde esparcir estos bidones tóxicos que en el cementerio del pueblo. El líquido provoca que las tres muertas por beber leche contaminada vuelvan a la vida para buscar venganza.

Las muertas se dirigen a la casa del director de la empresa, pero solo está su mujer, a la que matan clavándole un tacón por el ojo. Su marido cree que puede tener relación con las muertes de las tres jóvenes, ya que los rumores apuntan cada vez más hacia su empresa química como responsable de esos fallecimientos.

A la noche siguiente, el delincuente vuelve con los bidones tóxicos al cementerio para terminar el trabajo que comenzó el día anterior. Inexplicablemente las muertas vivientes volvieron a sus tumbas tras la noche tan movidita que tuvieron. Al entrar de nuevo en contacto el líquido con las tumbas, vuelven a salir de ellas las tres jóvenes con más ganas de venganza. Esa noche matan al delincuente de los vertidos y al director de la empresa, a este último, tras esperarle metidas en su piscina para ahogarlo... ¿Habían visto alguna vez tres zombis esperando agazapadas dentro de una piscina para asesinar a un hombre? Yo tampoco.

Al tercer día, y como ya el delincuente estaba muerto, es el químico de la empresa el que pretende demostrar que no está equivocado al ser testigo de lo ocurrido la noche anterior, para ello vuelve a derramar el líquido en las tumbas de las muertas y éstas vuelven a salir de matanza. Finalmente, las zombis logran dar con la secretaria del director, esa ambiciosa mujer que comenzó todo, siendo quemadas en el coche donde viajaban las cuatro en un sorpresivo y decepcionante final.

"La revancha de los muertos vivientes" es una película bastante floja, donde destacan los continuos desnudos de las actrices que en ella aparecen, algo de gore y un argumento enrevesado que no tiene ni pies ni cabeza. La grabación, aunque posee cierto encanto ochentero con aires de sexplotaiton, no acaba de convencer en casi ningún aspecto. El reparto hace un trabajo ciertamente mejorable, la ambientación es nula y la trama bastante absurda, con detalles desconcertantes como que las muertas vuelvan a sus tumbas -¿estaban cansadas o qué?- y multitud de situaciones que pueden ser descritas como ridículas.

El comportamiento de las zombis es francamente llamativo, sin que hablen en ningún momento, pero pensando detenidamente cada fechoría que realizan. Algunas veces despedazan a sus víctimas con sus propias manos, otras veces matan con asesinatos más trabajados, como el secuestro de una mujer que se la llevan en un coche para matarla posteriormente clavándole una espada por la vagina o la estrategia anteriormente comentada de la piscina. La caracterización de las zombis se basa en unas máscaras verdosas y los efectos especiales por lo general son bastante cutres, aunque no es lo peor de la filmación.

En definitiva, una película con muchos desnudos, poco argumento y una venganza de tres muertas vivientes que plantea más escenas de involuntario humor que de terror o acongoje. Una producción de algo más de una hora, con un supuesto final alternativo que no he podido visualizar y en la que se deberían tener muy pocas expectativas de encontrar algo novedoso o sobresaliente. Recomendada para los más fanáticos del cine de los ochenta, con ganas de algo de gore, desnudos y unos poquitos zombis cutres.

Película completa:


Valoración:

domingo, 25 de agosto de 2013

(2013) Guerra Mundial Z

Guerra Mundial Z, titulada originalmente "World War Z", es una esperada película de Hollywood sobre zombis, financiada con dinero de los Estados Unidos y Malta, protagonizada por Brad Pitt y basada en la novela homónima escrita por Max Brooks.

Parece que comienza un día cualquiera en la familia Lane en la ciudad de Filadelfia. Por la televisión se pueden ver noticias sobre una extraña enfermedad que parece sacudir violentamente a todo el mundo. Ajena a todo esto, la familia inicia su día con el típico atasco en un gran ciudad. Gerry (Brad Pitt) es el cabeza de familia, padre de dos hijas e investigador retirado de Naciones Unidas. Las primeras informaciones apuntan a un brote de rabia proveniente de Taiwán, pero lo cierto es que de repente Gerry y su familia se ven sumidos en mitad de un caos creciente intentando escapar de los cada vez más numerosos no muertos que son extremadamente rápidos y violentos. De hecho, en la ciudad parecen que cazan a las personas como si de leones y gacelas se trataran.

En plena huída, Gerry recibe la llamada de un antiguo amigo y alto cargo de la ONU que le pide que vuelva a trabajar para ellos, ofreciéndole un helicóptero para sacarlo a él y su familia de allí. Nuestro protagonista acepta, aunque no le será fácil llegar hasta el transporte ofrecido en lo que parece ser el fin del mundo, un auténtico sálvese quien pueda. In extremis se logran subir en el helicóptero, llevándose con ellos a un niño cuya familia les ayudó anteriormente. Su destino será uno de los barcos de control de una fragata de la ONU desde donde se intenta coordinar la actuación ante esta auténtica masacre de origen vírico. Gerry se ve obligado a colaborar con ellos, en caso contrario, echarán a su familia del barco, uno de los pocos lugares seguros que actualmente existen en la tierra.

Gerry encabeza un pequeño grupo que intentará profundizar en el virus causante de la epidemia y su posible solución. Su destino será Corea del Sur, lugar desde donde se realizaron las primeras comunicaciones nombrando explíticamente la palabra "zombi". El grupo llega a una base militar americana situada en tierras coreanas donde un grupo de soldados resiste a los muertos vivientes. De allí solo logra sacar en claro, gracias a un contrabandista encarcelado en aquellas instalaciones, que Israel está todavía libre de la infección, ya que podrían tener información de interés y se encuentra fuertemente amurallada.

Hacia Jerusalén parten de nuevo en avión para buscar respuestas. En Israel no saben como comenzó, pero le informan de que la plaga zombi sigue extendiéndose. Sus murallas le están salvando de momento por dar veracidad a un comunicado de India. Sin embargo, justamente en aquel momento cuando estaba allí Gerry, el excesivo ruido en la frontera del muro, provoca que los zombis, amontonados unos sobre otros, logren traspasar la protección de Jerusalén en unas escenas, que quizá sean de las más espectaculares de toda la película. A lo justo, de nuevo nuestro protagonista se logra salvar, está vez subiéndose en un avión de pasajeros bielorruso.

La intención ahora es dirigirse hasta Cardiff, la capital de Gales, donde existe un centro de investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que permanece activo. Sin embargo, el viaje en el avión no es nada placentero, ya que un zombi que andaba por allí escondido provoca el caos en la cabina de pasajeros y de paso, un accidente del que sale milagrosamente vivo nuestro protagonista, aunque bastante tocado.

En el centro de investigacion de Cardiff Gerry logra curar sus heridas, mientras, en el barco de la ONU lo dan por muerto y deciden llevar a tierra a su familia hasta un lugar, en teoría, seguro. Gerry pretende comprobar su teoría para buscar la solución a aquel apocalipsis. Nuestro protagonista se ha percatado de que hay personas que parecen ser invisibles para los zombis, personas que tienen en común estar enfermos, por lo que supone que el virus causante solo se aloja en los cuerpos vivos sanos. Así, decide ejecutar un plan para infectarse con algún virus letal y comprobar si realmente los muertos no le hacen caso. Da la casualidad de los patógenos letales están en un ala del recinto plagada de zombis, pero Gerry ni corto ni perezoso se dirige hasta allí y, efectivamente, prueba con éxito con él mismo su teoría del camuflaje por enfermedad.

La historia finaliza con Gerry reuniéndose con su mujer y sus hijas en un centro de seguridad, a la vez que se ven imágenes de la OMS repartiendo vacunas para camuflarse de los zombis a la población que todavía continúa con vida. Este hombre ha ofrecido una salvación a la humanidad, un halo de esperanza mientras continúa el largo trabajo para eliminar a los muertos vivientes de la faz de la tierra.

"Guerra Mundial Z" es una película entretenida, con muchos cambios y mucho movimiento, algo que provoca que el espectador mantenga una gran atención durante casi las dos horas de metraje. Es una producción sumamente espectacular, con mucha acción, unos efectos especiales brutales y unas escenas espectaculares mejoradas eficientemente por ordenador.

De los actores solo se puede hablar de Brad Pitt, único y exclusivo protagonista de la filmación, ya que ni su familia ni ningún otro acompañante pintan demasiado en la historia. El actor hace, bajo mi punto de vista, un papel bastante bueno, sin que obviamente llegue a ser la mejor actuación de su vida, salva brillantemente algunos tramos que con otro actor quizá hubieran parecido mucho más ridículos que con él.

No obstante, no se puede obviar uno de los grandes puntos negativos de esta filmación, y es la ausencia total de sangre, de escenas explícitas o de tan siquiera de algunas pocas vísceras. Nada. Según parece para llegar a más público lo han enfocado de esta manera, pero alguien que va a ver una película de zombis se espera encontrar con algún salpiconcillo de sangre, aunque sea sin querer, pero aquí nada... todas las matanzas, aniquilaciones y mordiscos son aptos para todos los públicos.

Los zombis tampoco acaban de convencerme. Como ya he comentado, son tremendamente ágiles y violentos, algún común en las películas de los últimos años para aumentar la espectacularidad de los muertos vivientes, sin embargo, aquí quizá se pasan en más de una ocasión, dando una sensación de ser bastante irregulares, poco consistentes e incluso más parecidos a demonios o infectados que a zombis, ya sean estos lentos o rápidos.

Como decía, lo mejor de la filmación es su continuo movimiento, un ritmo que quizá no acompaña en algunos momentos del inicio y sobre todo, al finalizar la narración, ofreciéndose entonces lo que parece un argumento estirado sin necesidad en las instalaciones de Cardiff, un final que se ve venir desde hace tiempo y que tarda más de lo recomendable, incluyendo escenas bastante ridículas de un zombi que toca la castañuelas con los dientes y que será el juez final del plan de Gerry.

En definitiva, una película, con más forma que fondo, que sin duda calificaría como una buena película en general, pero una mejorable película de zombis de forma particular. Mucho dinero, mucha fama y muchas esperanzas para consagrar el género de los muertos vivientes de una grabación que finalmente ha resultado ser muy poco agradecida con el propio género al omitir con descarado interés comercial algunos de sus elementos fundamentales.

Trailer:


Valoración:

(2005) Die you zombie bastards!

Die you zombie bastards! es una peculiar y gamberra película estadounidense filmada en 2005 con un aspecto que recuerda a las producciones de Troma.

Nuestro protagonista es un desproporcionado asesino en serie tremendamente enamorado de su mujer. Los dos vivían felices matando personas para luego comérselas mientras se bañaban en litros de sangre. Pero algo se cruzó en su destino: el malvado Nefarious.

Nefarious vive en una misteriosa isla del Triángulo de las Bermudas donde ha creado una máquina que convierte a las personas en sus zombis esclavos.  Este personaje se enamora platónicamente de la mujer del psicópata tras verla por la televisión. De esta forma, Nefarious envía a varios de sus zombis por la mujer, secuestrándola y llevándola hasta su guarida secreta.

El protagonista decide, después de que la policía pasara de él, convertirse en "Red", una especie de superhéroe cutre que tiene como único objetivo salvar a su mujercita. Durante su estrambótico camino por distintos países, Red va buscando ayuda de personaje en personaje, a cual más peculiar y absurdo... incluyendo un extraterrestre con forma humana. De forma paralela, Nefarious planea casarse con la mujer secuestrada -la que por cierto suele cachondearse a menudo del malote-.

Finalmente, y con la ayuda de su propio padre, Red logra armas (por decir algo) y la localización del villano, así que rápidamente se planta en la isla, justo el día de la boda de Nefarious con su mujer y también justo antes de la zombificación mundial. En ese momento comienza una batalla de auténtica locura que incluye zombis, ninjas, robots, hombres lobos y un supuesto ayudante de Red al que nadie conoce. Efectivamente, nuestro "bueno" termina destrozando a Nefarious y su escondite... Salvó el mundo, o eso parece, pero la policía lo está esperando para meterlo en la cárcel por sus crímenes anteriores.

"Die you zombie bastards!" es una película extraña, una producción de serie B que es imposible tomársela en serio -ni así lo pretenden sus creadores- y que es todo un festival de sangre y tetas, acompañado por ridículas máscaras y efectos irrisorios.

Sin duda, es una de esas filmaciones complicada de explicar para quién no la ha visto y que suele provocar un efecto extremo de, o bien no aguantas diez minutos viéndola, o al final, hasta te termina gustando. Lo cierto es que esta bizarrada, al que ya algunos califican de clásico de culto, es un buen ejemplo de ello, ridícula y sinsentido para algunos, una obra desenfadada, divertida e incluso genial para otros.

Realmente se tarda un rato en que la grabación tenga algo de sentido, el comienzo es confuso y con una estética estrafalaria muy poco motivante. Poco a poco se le va tomando el pulso y te das cuenta de que es algo increíble -no estrictamente en el sentido positivo de la palabra- donde las tetas, los zombis verdosos con máscaras, los penes de plástico y lo políticamente incorrecto son sus pilares fundamentales.

En definitiva, toda una paranoia indescriptible, con una especie de atmósfera de cómic, unos actores que se lo debieron pasar pipa y un guión lleno de locuras, excesos y sin sentidos que incluso puede llegar a gustar a lo más adictos de este tipo de cine. Sea como fuere, si decides verla, que sepas a lo que te vas a enfrentar.

Trailer (en inglés):


Valoración:

viernes, 23 de agosto de 2013

(2012) Detention of the dead

Detention of the dead es una comedia de zombis estadounidense estrenada en el año 2012 y ambientada en un instituto norteamericano.

Eddie es un cerebrito cuya máxima aspiración es entrar en la universidad de Harvard... y por supuesto, un poquito friki. Sin embargo, ese día Eddie ha sido castigado por su profesora y se dirige a la sala de castigos del instituto donde estudia. Acompañándolo es el aula están dos deportistas malotes, la novia tonta-popular de uno de ellos, un colgado que trapichea con drogas y una chica gótica. En la sala se encuentra también otro estudiante con evidentes signos de estar enfermo, según cuenta, un vagabundo le mordió en la calle -¡oh! qué novedad- y... pim, pam, pum, en diez minutos ya estamos en mitad de un apocalipsis zombi con nuestro grupo de jóvenes supervivientes intentando no entrar en el menú de los muertos vivientes que comienzan a multiplicarse por su instituto.

El grupo se dirige hacia la biblioteca, que por cierto, se denomina "Savini Library", donde la profesora del aula termina por convertirse también en zombi tras haber sido mordida por el alumno anterior, y aunque la decapitan, su cabeza muerta viviente nos seguirá acompañando gran parte de la filmación. Como es habitual, el grupo de jóvenes se irá viendo mermado por algunos ataques sorpresas y mordiscos "de incógnito".

Algunos de los supervivientes intentan escapar de la biblioteca por los conductos de ventilación, sin embargo una rata zombi se lo impide -sí, han leído bien, una cutre rata zombi ochentera total-. Mientras, Eddie le confiesa su amor a la rubia popular que a punto están de culminar, pero la repentina vuelta del grupo que se marchó frustra sus planes amorosos.

Cuando ya solo quedan vivos Eddie, la gótica y la rubia popular, los zombis logran traspasar la barricada de la biblioteca y los jóvenes intentan huir de aquel lugar infestado de muertos vivientes por la azotea. La rubia ha sido mordida y se sacrifica por salvar a la pareja compuesta por Eddie y su amor verdadero, la joven gótica que siempre lo amó. La cosa pinta muy mal, pero sorpresivamente los militares llegan al lugar y parece que la situación queda controlada, en lo que parece ser -pero no es- un final feliz para la parejita de impopulares enamorados.

"Detention of the dead" es una película entretenida, con muchos gags de humor -algunos más afortunados que otros-, continuas referencias al género zombi y una sucesión infinita de tópicos. Una comedia que no debería generar demasiadas expectativas, pero que puede resultar aceptablemente divertida con su humor friki y tontadas varias.

Probablemente sea una producción poco sorprendente en principio, a saber: un instituto, un grupo de colegiales lleno de estereotipos y unos zombis lentos con los ojos azules, la boca negra y las venas también negras marcadas en la cara que no tienen otro afán que comérselos. No obstante, la producción tiene algunas escenas destacables y por momentos logra su objetivo de entretener, sin excesos, eso sí, y siempre respetando los cánones de los zombis romerianos de los que tanto se prescinde últimamente.

Los actores no están mal en términos generales y el guión tiene puntos brillantes aunque algún que otro diálogo desafortunado e innecesariamente largo. Por otro lado, los efectos especiales tienen su encanto, sin pretensiones de realismo, dan una imagen divertida y con un poquitín de gore, destacando los mordiscos con mucho látex y la presencia continua de intestinos y extremidades.

En definitiva, una producción recomendada para los amantes de las comedias de zombis clásicos, ciertamente con pocos elementos originales pero que puede hacer pasar un rato agradable al espectador entre mordiscos y vísceras.

Película completa (en inglés):


Valoración:

domingo, 28 de julio de 2013

(1964) I eat your skin

I eat your skin es una película grabada en Estados Unidos en 1964 bajo el título original "Zombies". La cinta se quedó en un cajón durante seis años, cuando le cambian la denominación y la distribuyen en programa doble junto "I drink your blood", película de infectados de 1970 que nada tiene que ver con esta. Este trabajo también es conocido como "Zombie bloodbath" y "Voodoo blood bath".

Tom Harris es un escritor apuesto y mujeriego que es invitado -u obligado más bien- por su agente a realizar una viaje hasta la "Isla del Vudú", un lugar tropical donde se llevan a cabo viejos ritos de magia negra y donde confía que tendrá oportunidad para coger ideas para su obra y desarrollar su creatividad. Tom, junto al agente y la esposa de éste se desplazan hasta esa misteriosa isla, donde según parece también se está desarrollando una investigación sobre el cáncer.

Tras un aterrizaje forzoso en la playa de la isla, nuestro protagonista tiene su primer encuentro con un zombi que, con sus ojos ridículamente saltones y machete en mano, intenta quitarlo de enmedio resistiendo los disparos sin problemas. Lo salvará de esta situación el cacique local, Bentley, una especie de encargado o gobernador de aquella isla que será su afintrión y que justifica el ataque como obra de un loco drogado con sustancias experimentales.

Los tambores están permanentemente sonando de fondo, algo que significa que esa noche habrá un sacrificio y todo apunta a que será la hija del doctor de la isla, de quien se enamora nuestro protagonista y a la que ayudará a escapar de estos zombis de vudú. Precisamente, descubrirán al poco que es el veneno de serpiente expuesto a radiación nuclear lo que provoca el proceso de zombificación, un descubrimiento del doctor que ahora le puede costar la vida a su hija.

Nuestros protagonistas tratan de huir de allí en el avión, pero un "zombi bomba" lo hace explotar. Tom mata a Bentley -que como era de esperar era el malo malísimo- y el doctor provoca una sobrecarga en el reactor nuclear que hace explotar la isla entera mientras nuestro escritor junto con su agente, su amada y la esposa del agente logran escapar en barco de aquel siniestro lugar.

"I eat your skin" es una película malilla, la historia no es nada original, el guión deja muchísimo que desear y la narración es confusa y con numerosos saltos. Los actores hacen lo que pueden, pero los personajes totalmente estereotipados pueden terminar por provocar repulsión. Los momentos que pretenden ser cómicos -será la época, será lo malo que son- no suelen cumplir su objetivo y el final, con una explosión nuclear que se carga a toda una población de nativos inocentes, parece que no acaba de encajar.

Lo más destacable de la grabación puede ser algunas ambientaciones, especialmente los rituales de vudú que aparecen. Lo peor, pues casi todo lo demás, incluyendo un ritmo demasiado lento en muchos tramos y una estética más propia de los años cuarenta que de mediados de los sesenta.

Mención especial se merecen los zombis de la historia, con sus caras arcillosas y unos ojos saltones enormes que provocan más gracia que miedo. El veneno que provoca la zombificación parece que funciona con vivos y muertos, sumiendo la voluntad de los afectados a los designios del gran brujo.

En definitiva, una película poco afortunada en líneas generales pero que puede ser un título indispensable para completar la colección de zombis de la primera época. Un trabajo casi imposible de encontrar en español del que sin duda no se debería esperar demasiado.

Película completa (en inglés):


Valoración: