jueves, 28 de marzo de 2013

(1982) La muerta viviente

La muerte viviente es una película francesa de terror rodada en 1982 dirigida por Jean Rollin. Su título original es "La morte vivante" y también es conocida en inglés como "The living dead girl".

La película comienza con unos hombres llevando hasta un túnel subterráneo residuos químicos en sus típicos barriles -bueno, todavía en 1982 quizá no tan típico -. Después de dejarlos por allí, deciden hacer también de ladrones de tumbas y se dirigen a la cripta de un castillo con la que se encuentra comunicada el túnel. Un pequeño terremoto hace que los residuos tóxicos se acaben esparciendo por allí, provocando el levantamiento del cadáver de una joven que vivió en el castillo y que murió un par de años atrás.

La muerta viviente mata clavando sus afilados dedos en el cuello a los ladrones de tumbas, sale de la cripta, se da un par de paseos por allí y vuelve al castillo. Una amiga de la infancia con la que hizo un juramento de sangre va hasta allí y se encuentra con un par de cadáveres asesinados por la joven zombi y a su amiga desnuda intentando recordar cómo se toca el piano.

Esta amiga de la infancia intenta cuidar a la muerta viviente para que se recupere, sosteniendo la tesis de que realmente nunca murió. Cuando empieza a conocer el percal, esta mujer no dudará en atraer a personas al castillo para que su amiga pueda alimentarse con su sangre. No obstante, esta muchacha acabará obsesionada y sacará la psicópata que llevaba dentro por el supuesto bien de su más que amiga zombi.

La muerta revivida va recuperando su personalidad poco a poco hasta que termina hablando con normalidad. Se ha dado cuenta de que esa situación no puede mantenerse y le pide a su amiga que no traiga a nadie más y que la destruya para no seguir sufriendo. Su amiga se niega a aceptar la realidad y planea escapar de allí ya que en el pueblo se están enterando de lo que ocurre.

Finalmente, la zombi intenta suicidarse metiéndose en un lago, pero su amiga la agarra y la lleva hasta la orilla. Allí, le dice la muerta que lo que ha ocurrido debe ser obra del destino, de su juramento de sangre, cuando se prometieron que si moría una, la otra iría detrás. Así, la muerta viviente termina matando a su amiga y comiéndosela.

"La muerta viviente" es una película con cierto interés, con un planteamiento psicológico que se complementa con varias escenas de desnudos y otras tantas gores con sangre brotando cual fuente de la plaza de un pueblo.

Como puntos positivos destacaría el aspecto tenebroso en las primeras apariciones de la bella muchacha zombi y el argumento centrado en una relación de amistad llevada hasta el extremo y en cómo una amiga, aparemetemente normal, va perdiendo la cabeza superada por la situación. Como negativo hay que mencionar que nos encontramos con demasiadas escenas tremendamente largas, con una historia paralela de unos turistas que descubren el bacalao que no aporta absolutamente nada a la trama principal y algunos detalles y fallos ciertamente ridículos.

El comienzo tiene buena pinta, con el rollo de los barriles tóxicos y demás, pero pronto veremos que la historia se centra exclusivamente en la muchacha protagonista, de otra forma, ¿Por qué sólo revivió con los desechos esta joven? ¿Y el resto de fallecidos que había en la cripta? Por cierto, esta muerta viviente tiene un aspecto bastante vampírico, de hecho, normalmente sólo bebe la sangre de las personas a las que asesina -que en ningún momento vuelven a la vida- aunque a su amiga sí que le da mordiscos que es un gusto.

En definitiva, una película que únicamente recomendaría a aquellos que tengan paciencia y no les importe demasiado los detalles cutres. Aún con un argumento y una estética que pueden resultar atrayentes, es comprensible que se pueda hacer pesada e incluso resultar absurda en muchos momentos. No es del todo infumable, aunque creo que son muchos aspectos los que se podrían mejorar.

Trailer:


Valoración:

1 comentario:

  1. Excelente página de cine. Mi blog es: http://todocinemaniacos.com.

    ResponderEliminar