miércoles, 3 de julio de 2013

(1988) Waxwork. "Museo de cera"

Museo de cera, o "Waxwork" en su versión original, es una película estadounidense de terror filmada en 1988.

Un grupo de jóvenes son invitados a una muestra privada nocturna en un extraño museo de cera. Nada más llegar perciben malas sensaciones en aquel lugar, unos malos augurios que pronto se harán realidad. Resulta que en aquella casa regentada por oscuros personajes, se recrean las más diversas escenas del imaginario de terror, pero cuando alguien traspasa la línea de la muestra en una escena, se introduce automáticamente en su mundo, en otra dimensión.

El primer joven, al querer coger su mechero, se termina introduciendo en una historia con hombres lobos que acabará por costarle la vida. Exactamente igual ocurrió con otra joven en una escena de vampiros. Nuestro protagonista y otra joven, al ver que sus amigos han desaparecido, se marchan del lugar y se ponen en contacto con la policía. Algo raro está ocurriendo en el museo de cera, y un detective está a punto de descubrir los maléficos planes de su dueño, sin embargo, es empujado a una escena del antiguo Egipto con momias de por medio de la que nunca saldrá.

El marqués de Sade también tiene su espacio y cobra importancia con la joven superviviente de la primera noche que ha vuelto, junto con nuestro protagonista, para intentar desenmascarar aquel misterio. Por fin podremos contemplar una breve escena con zombis, unos muertos vivientes típicos de aquella época que van surgiendo del suelo de un cementerio. Precisamente nuestro protagonista descubre que si no se cree en estos monstruos, no te puede ocurrir nada.

El plan del dueño del museo es que en cada escena se debe cobrar una víctima, de esa forma, volverán todos los monstruos a la vida, y así acaba ocurriendo. Vampiros, hombres lobo, muertos vivientes y seres de todo tipo, han conseguido ser reales y se plantean salir de aquel lugar para destruir el mundo. No obstante, nuestro joven protagonista con la ayuda de una muchedumbre, logrará frenar esas ansias y prenderle fuego a aquel lugar esperando que la pesadilla hubiera terminado.

"Waxwork" es una entretenida película de terror, con algunos momentos de comedia, que puede permitir echar un rato simpático con esta producción típica ochentera. Lo cierto es que la historia tiene algunos altibajos en su argumento y un guión repleto de tópicos machistas, sobre todo al comienzo, aunque poco a poco se va metiendo en faena con un resultado bastante aceptable.

Aquí los zombis, que es lo que más nos interesa, son simplemente una parte más del recorrido al imaginario de terror, aunque ciertamente los muertos vivientes no tienen demasiada relevancia en la historia, apareciendo muy poco si lo comparamos con el resto de personajes como vampiros y hombres lobo.

En definitiva, una producción de interés para los amantes del cine de terror ochentero, con unas actuaciones y una ambientación aceptables en términos generales, pero donde los zombis, que haber los ahí, apenas tienen importancia. Un cuento de miedo -probablemente patrocinado por Phillip Morris- para echar un buen rato, aunque si lo que buscas es una producción exlusivamente de muertos vivientes, esta no es la mejor opción.

Trailer (en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada