domingo, 21 de diciembre de 2014

(2013) Campamento zombie

Campamento zombie es una película canadiense destinada al público infantil producida en 2013 y cuyo título original es "Bunks". Fue realizada directamente para televisión, siendo emitida por el Canal Disney.

Dylan y Dane son dos hermanos adolescentes un poco golfos que se escabullen de ir a un campamento militar para colarse en otro campamento de verano distinto, mucho más agradable y que se desarrolla en una bonita isla. En el campamento "Bushwhack" Dylan y Dane son asignados como responsables de su cabaña que está compuesta por cinco pequeños de distintos y típicos perfiles (el gordo, el listo, el risitas, el gótico y el rico mimado). Pronto empezarán los piques con las otras cabañas y los roces amorosos de nuestros protagonistas.

El grupo de siete, que se denomina "las ardillas", encuentran en una cabaña abandonada de la isla un antiguo libro de historias de miedo que empiezan a leer esa misma noche al fuego de una hoguera. Leen que un antiguo monitor murió allí y fue reanimado por un veterinario que había logrado no solo devolver la vida a los muertos, sino también controlar sus impulsos violentos y sanguinarios con un collar. Lo que no se esperaban es que a la mañana siguiente la leyenda se hace realidad y el zombi comienza a atacar a los campistas que se van convirtiendo igualmente en muertos vivientes.

Nuestra pandilla protagonista intenta resistir en su cabaña de madera. Dylan y Dane buscan un plan para solucionar aquella situación, pero Dane es herido por un zombi y se ha infectado por lo que se quedan sin tiempo. Siguiendo los pasos de la propia leyenda, dos de los niños "ardilla" van hasta el hospital de animales para encontrar un antídoto que sirva de cura para los zombis. Los chicos consiguen llenar varias pistolas de agua con el antídoto que curiosamente funciona con el simple contacto con la piel y entre todos son capaces de impregnar con aquel líquido a los zombis del campamento que vuelven a convertirse en humanos vivos.

Finalmente el único zombi que queda es el original de la leyenda al que la cura no le hace absolutamente nada, pero afortunadamente el "cerebrito" del grupo ha logrado que vuelva a funcionar su collar inhibidor justo a tiempo. La historia termina con los chavales haciendo una fiesta tropical y dispuestos a disfrutar de lo queda del verano ahora que todo ha vuelto a la normalidad, o al menos eso parece.

"Campamento zombie" es una película sin interés de niños pijos que no entretiene ni a jóvenes ni por supuesto a adultos. Una auténtica tontada sin apenas argumento que está plagada de tramas intrascendentes que pueden llegar a desesperar al espectador, pero no por el hecho de ser una historia destinada a los más jóvenes, sino porque no encontrará nada original ni atrayente en este metraje demasiado largo para lo poco que ofrece.

Los personajes que podemos encontrar en la filmación son estereotipos con patas, roles basados en tópicos que suelen tomar decisiones absurdas. Por supuesto es una película totalmente "light", es decir, aquí no encontraremos ni sangre, ni mordeduras, ni prácticamente nada que pudiera considerarse políticamente incorrecto... con mencionar que combaten a los zombis con pistolas de agua y pelotas de tenis creo que todo está dicho. Eso sí, nos "regalará" diversos momentos musicales típicos en estas películas de Disney.

Algo que puede llamar la atención es que a pesar de venderse como un producto divertido apto para todos los públicos, los valores que transmite a los más pequeños pueden ser más que discutibles. Aunque aparentemente nos ofrece una moraleja sobre la importancia de las normas y que todos tenemos algo positivo, también se puede encontrar una descarada exaltación del consumismo, la competitividad, del egoísmo y de forma más evidente todavía del machismo... ¿Alguien podría explicar el papel de las conejitas?, ¿Por qué la función de las niñas en esta filmación es simplemente ser monas y no hacen absolutamente nada destacable?

Respecto a los muertos vivientes que aparecen son simplemente ridículos e irrisorios, con un poco de pintura facial como única caracterización y nada más. Podemos ver algunos guiños al género, como el suero verde que utiliza el veterinario a lo "Re-Animator", el collar inhibidor que se puede encontrar en "Fido" de 2006 o la maldita moda de que los muertos terminen volviendo a la vida como nos propone la también infantiloide Warm bodies de 2013.

En definitiva, una producción con algún tramo que se puede hacer llevadero y medianamente divertido, pero que en general es insoportable. Demasiado contenido de relleno, nada innovador o destacable y prácticamente un insulto a los seguidores del cine de muertos vivientes. Una película que solo recomendaría ver para ponerla a parir. Una obra intrascendente que nos muestra la visión de Disney sobre los zombis, o cómo se puede hacer negocio con los niños con todo lo que se pille.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 14 de diciembre de 2014

(2008) Deadgirl

Deadgirl es una película estadounidense estrenada en 2008 que nos muestra como un chica zombi se convierte en la esclava sexual de un joven pervertido.

Rickie y JT son dos amigos adolescentes e inadaptados que un día hacen novillos en el instituto donde estudian y deciden ir a colarse en un antiguo hospital psiquiárico que se está abandonado. Una vez dentro, destrozan todo lo que se encuentran a su paso hasta llegar a una sala escondida donde descubren a una mujer que parece estar muerta cubierta por un plástico y que se encuentra atada con unas cadenas en una camilla. Pronto se darán cuenta de que esa muchacha es realmente una muerta viviente.

Rickie apuesta desde el principio por intentar ayudar a la joven, pero JT se descubre como un perverso sádico que comienza a utilizar a la zombi como su juguete sexual ante un Rickie horrorizado que no desea participar en las vejaciones a la muerta. JT continuará violando sistemáticamente a la muchacha encadenada y compartirá sus perversiones con otro amigo que también se desfoga con la mugrienta chica. A JT parece que la situación se le escapa de control y que su locura está llegando demasiado lejos. 

Uno de los compañeros de instituto de nuestros protagonistas, el típico deportista popular, le ajusta las cuentas a Rickie por haberle pedido salir a su novia de la que el joven se encuentra locamente enamorado. Al final, le terminan mostrando su secreto a este chico que le mete el pene en la boca a la zombi y claro, el tremendo mordisco no se hizo esperar, haciendo que el deportista se infecte. Al percartarse JT de que se pueden crear más zombis con las que dar rienda suelta a su parafilia, se le ocurre secuestrar a otra chica para que sea mordida por la no muerta que continúa atada a pesar de algún intento de Rickie por liberarla.

JT secuestra a la muchacha de la que está enamorado Rickie para convertirla en zombi y abusar de ella. La joven logra liberarse a tiempo pero también lo hace la muerta viviente que muerde a JT y se escapa del lugar sin hacerle daño a Rickie, sin embargo, su enamorada ha sido apuñalada por JT y está a punto de morir. Las siguientes secuencias, con la que se pone fin a la película, nos muestran a Rickie haciendo de nuevo vida normal y volviendo a la sala del manicomio abandonado donde está atada, en esta ocasión, la joven de la que estaba enamorada igualmente transformada en zombi.

"Deadgirl" es una película oscura y siniestra con ciertos momentos realmente angustiosos donde se nos muestra el salvaje camino a la locura de un joven marginado que utiliza una muerta viviente en un zulo para sacar a la luz sus oscuros deseos de dominación y sus obsesiones sexuales. Como aspectos positivos podríamos destacar su lograda ambientación tétrica, su trabajada fotografía y sobre todo, el personaje de la china no muerta que, a pesar de no hablar, se muestra muy expresiva y es capaz de transmitir mucho con su cara, sus gestos y sus gruñidos.

No obstante, lo que sin duda llama más la atención es su provocativo argumento que no dejará indiferente a nadie. Se suele decir que trata sobre necrofilia, aunque realmente no tengo claro si se puede utilizar ese término, ya que muerta e inerte no es que esté precisamente. Considero que va algo más allá, mostrándonos un marginado que encuentra su trocito de poder para ejercer como tirano y lograr reafirmarse dentro de la vida de mierda que lleva. Y por encima de todo, cómo se puede llegar a despojar de toda humaniad a una mujer para convertirla en un simple objeto donde introducir el pene. No obstante, se debe dejar claro que ni mucho menos priman las moralejas éticas o sociales sobre el contenido macabro y la estética claustrofóbica.

Lo que menos me ha gustado han sido algunas escenas lentas que terminan alargando excesivamente el metraje, su decepcionante final y sobre todo, que no ofrece absolutamente ninguna explicación de ni el antes ni el después del propio fragmento de historia que nos narran. ¿Quién es y de dónde viene la no muerta?, ¿Por qué no se infectan los que tienen relaciones sexuales con la zombi?, ¿Qué pasa con la zombi original y con el resto de personas que fueron mordidos?, ¿Cómo puede seguir su vida Rickie como si nada pasase y sin que nadie eche en falta a su amada?... todas estas y alguna pregunta más se quedarán sin respuesta para el espectador.

En definitiva, una filmación que ofrece una nueva forma de ver el fenómeno zombi donde vuelve a repetirse una vez más, pero de forma más brutal, que los humanos pueden llegar a ser peores que los muertos vivientes. Aunque ya hemos visto en otras películas algunos abusos sexuales a zombis, esta es la primera cuyo argumento se centra casi exclusivamente en este hecho. Una producción con poca acción y pocos escenarios que puede ser recomendable de ver siempre que seamos conscientes de que, por su delicada temática, no será apta para todos los gustos.



Trailer (en inglés):


Valoración:

viernes, 12 de diciembre de 2014

(2008) I sell the dead

I sell the dead es una comedia de terror producida en 2008 en los Estados Unidos que nos narra las andanzas de dos peculiares ladrones de tumbas.

La filmación está ambientada en la época victoriana. Comienza con la ejecución pública de un hombre en la guillotina. Posteriormente un sacerdote va a visitar a Arthur Blake, el socio del hombre ajusticiado y que igualmente espera su momento para morir acusado de robar muertos y de asesinato. El religioso dice haber venido para oír al reo y anotar sus últimas palabras antes de ser ejecutado, así pues, el joven Blake nos narra cómo ha llegado hasta allí.

Según nos cuenta, Arthur empezó desde muy niño en el negocio de robar a los muertos de la mano del que después sería su socio Willy Grimes -el hombre guillotinado del comienzo-. Muy dados a la mala vida, Arthur y Willy son chantajeados por un sádico científico loco de la zona para que les lleve cuerpos muertos (recientes, si puede ser) a cambio de no denunciarlos a la policía. El científico les pide cada vez más cuerpos y los ladrones se encuentran contra la espada y la pared.

A Blake le ha enseñado la experiencia que no se debe de fiar de los cadáveres y así se lo narra al cura que toma nota interesado. Así es, de tanto desenterrar muertos, el contacto con el ocultismo no tarda en llegar. Arthur y Willy se dirigen a robar el cuerpo de una muchacha enterrada en un cruce de caminos y con una estaca en el corazón. Efectivamente, resulta ser una vampiro que les será especialmente útil para librarse del científico loco que los estaba extorsionando.

De esta forma, los socios se dan cuenta de que donde realmente está el negocio es en robar los cuerpos de los muertos vivientes y otras criaturas extrañas. Poco después desentierran lo que parece un ataúd de un niño, sin embargo lo que encuentran dentro es ni más ni menos que un pequeño extraterrestre. Ese es un botín más que preciado que reclama como suyo la familia Murphy, una banda rival de ladrones de tumbas que se convierten en los archienemigos de Arthur y Willy.

Otro gran golpe les está esperando. Esta vez se trata de varios muertos vivientes que se han caído del barco que los transportaba en cajas de madera. Los socios -esta vez junto a una mujer- no dudan en desplazarse en bote hasta una isla cercana para buscarlos. Una vez allí los encuentran, pero son capturados por los Murphy y solo la intervención de los propios zombis que devoran a la banda les dará la oportunidad de escapar, aunque Willy es mordido por uno de ellos.

Y de esta forma nos situamos de nuevo en la actualidad. El cura finalmente se descubre, es el patriarca de los Murphy que viene a vengarse de Arthur por la pérdida de su banda. No obstante, cuando todo parecía perdido, entra en la celda Willy, cabeza en mano, para salvar a su socio, ya que debido a la herida provocada por el zombi que le mordió ha vuelto a la vida justo a tiempo para ayudar a Arthur.

"I sell the dead" es una película que sin ser nada de otro mundo, se deja ver aunque tiene momentos excesivamente lentos y tediosos. Probablemente lo más destacable es que está protagonizada por un buen puñado de caras conocidas, algo que quizá predispone a ver una obra de una calidad superior a la resultante. Entre los protagonistas podemos reconocer a Dominic Monaghan (Merry en "El Señor de los Anillos", entre otros papeles) que encarna a Arthur Blake o al incansable Ron Perlman que ha actuado en infinidad de producciones haciendo de sacerdote.

La verdad es que la historia tiene su miga, pero lo cierto es que ni la narración ni la puesta en escena acompañan demasiado, dejando la sensación de que con estos ingredientes se podría haber logrado un producto mejor. Aunque se vende como comedia no destaca por tener grandes momentos de humor y los que tiene no son nada extraordinarios. Eso sí, la ambientación es realmente atrayente, las referencias estéticas a los cómics son acertadas y las piezas musicales que ofrece realizan un buen acompañamiento.

Como decíamos antes, algunos tramos se hacen especialmente lentos, aunque paradójicamente el final -con apreciada sorpresita incluída- se antoja demasiado precipitado. Respecto al desarrollo parece que existe algo de desconexión entre las escenas, destacando de forma negativa la parte del extraterrestre, desafortunada y ridícula a todas luces.

Respecto a la caracterización de los monstruos no está mal sobre todo la vampira, los zombis sin embargo dejan algo más que desear. En esta filmación los muertos vivientes que aparecen tienen un comportamiento muy raro, por momentos se comportan como simios, pero lo que queda claro es que por lo visto son contagiosos.

En definitiva, una filmación que sin duda podría haber dado para más, con una historia simple, momentos absurdos, caras conocidas y unos zombis muy extraños que apenas tienen protagonismo. Podría ser recomendable para ver siempre que tengamos en cuenta que no veremos el peliculón de nuestras vidas.

Trailer (en inglés):


Valoración:

jueves, 11 de diciembre de 2014

(2008) Trailer Park of Terror

Trailer Park of Terror es una película estadounidense filmada en 2008 y basada en una historia homónima de Imperium Comics.

Norma es una chica joven y guapa que vive en una especie de campamento levantado alrededor de una estación de servicios para camiones y remolques. Harta de vivir allí y rodeada de gentuza que le hace la existencia imposible, nuestra protagonista está deseando poder escapar de aquel lugar caótico e inhumano donde la controlan, la maltratan y le amargan la vida.

Un muchacho tiene la intención de recogerla para marcharse del parque de remolques, pero en una trifulca con los despreciables vecinos de Norma, el novio acaba muerto. Sedienta de venganza, la joven se encuentra con un misterioso hombre con el que realiza una especie de pacto satánico. El hombre le facilita un arma con la que Norma asesina a renglón seguido a todos los habitantes de aquel asentamiento. Para rematar, provoca una explosión en el parque tras el que no se encuentra a ningún superviviente.

Todo esto ocurrió en 1981 y desde entonces hasta nuestros días, varios camioneros han desaparecido en extrañas circunstancias en aquella misma zona.

Situándonos en la actualidad, la historia se centra en un grupo de jóvenes descarriados que vuelven de pasar unos días en las montañas en un campamento cristiano para intentar, con la ayuda de un joven pastor, reconducir sus vidas, aunque sin demasiada fortuna por lo visto. Continuando el viaje de vuelta en el autobús, les pilla una tremenda tormenta y terminan sufriendo un leve accidente justo al lado del antiguo parque y allí que se dirigen para pedir ayuda.

Al grupo les recibe una Norma muy cambiada, más sensual y también rebosando maldad. La joven les cuenta la terrible historia de cómo perdió a su madre en aquel mismo lugar y les invita a quedarse aquella noche en el parque para resguardarse de la lluvia, el grupo acepta sin ser conscientes de que acaban de llegar al mismísimo infierno.

Norma sitúa a cada joven en varias de las casas de aquel recinto para que pronto comience el ensañamiento contra estos ingratos. El primero en morir es el pastor al que Norma le arranca la cabeza con sus propias manos. Poco a poco van apareciendo distintos vecinos que ahora son muertos vivientes a las órdenes de Norma para asesinar de formas variadas y tremendamente sangrientas a casi todos los jóvenes. La única excepción es una chica gótica a la que los zombis dejan marchar con una marca en la muñeca para que narre lo que ha vivido esa noche en aquel infernal lugar.

"Trailer Park of Terror" es una atractiva apuesta que, con bastantes y evidentes influencias de otras películas, nos ofrece una cinta oscura con muchos momentos de gore dentro de un ambiente de leyenda urbana con muertos vivientes de por medio que están al servicio de su asesina, una sádica joven también muerta en otrora sufridora y desvalida.

Por lo general es una producción que mantiene el interés del espectador, quizá debido a los cambios de historia dentro de la misma trama. La fotografía es bastante original y llamativa y está adornada con algunos detalles -no todos afortunados- de humor negro y piezas musicales de rock. La ambientación es muy creíble y está bastante conseguida.

Los zombis están bien caracterizados y  sus peculiaridades le suman enteros a esta película macabra con momentos realmente escalofriantes poco recomendados para los más sensibles de la casa. Los muertos vivientes son unos zombis paletos (como aquella película de 1987) que lo mismo te hacen un "peculiar" masaje con los pies que se comen tus vísceras o te fríen vivo.

En definitiva, una filmación atractiva estéticamente, con un argumento algo predecible pero bien llevado en líneas generales que nos ofrece orinalidad en los asesinatos, una lúgubre ambientación, crueles muertos vivientes con una leyenda de trasfondo con pacto satánico incluido. Película recomendada, especialmente para los amantes de las venganzas con mucha sangre de por medio.

Trailer (en inglés):


Valoración: 

lunes, 8 de diciembre de 2014

(1986) Guerreros del más allá

Guerreros del más allá, titulada originalmente como "Raiders of the living dead", es una película de zombis producida en Estados Unidos en 1986.

Un reportero se desplaza hasta un pequeño pueblo para investigar algunos extraños sucesos que parecen estar ocurriendo en la prisión abandonada de una pequeña isla cercana. Desde que comienza a merodear por allí, lo que parecen ser muertos vivientes le persiguen insistentemente para acabar con él. Pronto se da cuenta que su vida está en serio peligro si sigue con el reportaje, sin embargo, con la historia de unos muertos que le persiguen la policía nunca le creería.

Un médico local encuentra al reportero en estado de shock y le ayuda a recuperarse en su propia casa. El periodista le cuenta que se ha encontrado con varios zombis que han intentado asesinarlo. El anciano médico junto a su ejemplar nieto y una amiga de este comprueban con sus propios ojos que, efectivamente, algunos muertos están volviendo a la vida. Por cierto, un hecho muy destacable es que el nieto ha sido capaz de crear una pistola de rayos láser con un reproductor de vídeo de la época (como suena, sin anestesia ni nada).

Los misteriosos malvados estrechan el cerco al intruso y una mujer que ayudó al reportero y a la que le contó toda la verdad ha sido secuestrada. Gracias al testimonio de la encargada de la biblioteca, el reportero sitúa al responsable de toda aquella situación en el doctor de la antigua prisión, que, según le cuenta, siempre estuvo bajo sospecha por realizar perversos experimentos con personas vivas y muertas.

El reportero junto al médico, su nieto y la amiga de este llegan hasta la prisión abandonada para rescatar a la muchacha y terminar con el científico loco que ha provocado aquella situación. El médico con su arco y los adolescentes con sus "magníficas" pistolas de rayos láser se cargan a un buen número de muertos vivientes y el reportero logra encontrar a la joven abandonada y le ajusta las cuentas al malvado doctor en un más que predecible y decepcionante final.

"Guerreros del más allá" es una película floja y mal grabada que está repleta de escenas lentas e instrascentes acompañadas muchas de ellas -para rematar- por una música insoportable. Lo que es la historia es bastante simple pero está narrada de una forma muy inconexa y confusa. El guion es prácticamente inexistente y lo que existe, es infumable. La fotografía demasiado oscura y los personajes no tienen ni carisma ni interés.

Por lo general es una producción mediocre, bastante aburrida y extremadamente previsible que ya por 1986 no aportaba absolutamente nada nuevo ni al cine de terror ni por supuesto al de los muertos vivientes. Una de esas filmaciones a mitad de camino entre los zombis más tradicionales del vudú que sirven a su amo y son levantados uno por uno y los zombis modernos respecto a su estética con caras arcillosas y verdosas y algunos rasgos de su comportamiento, aunque siempre dentro de la incoherencia que marca a esta filmación.

En definitiva, una película nada recomendable con una trama sin ningún atractivo y con muy poca continuidad narrativa que está llena de detalles absurdos y cutres -lo de las pistolas láser es el acabose-. Una producción muy poco conocida que es tremendamente errática y que es capaz de levantar muy poco interés. Con algo más de voluntad y atino se podría haber logrado una filmación algo más entretenida que esta apuesta insulsa y nada aprovechable.

Trailer:


Valoración:

viernes, 5 de diciembre de 2014

(2004) Les revenants. "La resurrección de los muertos"

Les revenants es una producción francesa de 2004 que plantea un posible escenario si de buenas a primeras millones de muertos volvieran a la vida pero con cierta normalidad, es decir, con voluntad propia, sin ser violentos ni tener que comer carne. En español es conocida como "La resurrección de los muertos" y en inglés bajo el título "They came back".

Un buen día, sin explicación aparente alguna, las personas muertas durante los últimos 10 años comienzan a caminar y abandonan los cementerios, eso sí, perfectamente vestidos, limpios, aseados y sin ningún tipo de deterioro físico a pesar del tiempo transcurrido bajo tierra. Concretamente se menciona que son 70 millones los muertos revividos en el mundo.

Ante este panorama de emergencia mundial, las autoridades se plantean cómo pueden volver a integrar a estas personas en la sociedad y respetar sus derechos. Comienzan a crearse refugios donde puedan quedarse y donde se les estudia, se realizan planes para la reintegración en sus familias y en sus antiguos trabajos, aunque pronto se percibe que algo pasa, que a pesar de que parezcan los de antes, ya no lo son.

De forma concreta la historia nos sitúa en una pequeña localidad francesa donde han sido 13 mil las personas que han vuelto a la vida. Nos centramos en la difícil situación personal del alcalde del municipio y de dos de sus trabajadores. El alcalde recibe a su mujer muerta en su casa pero ella solo quiere marcharse de allí. Un trabajador se reencuentra con su hijo pequeño y tampoco acepta los profundos cambios en su personalidad. Por último, una trabajadora se vuelve a reunir con su marido fallecido hace años en un accidente de tráfico y que resulta ser uno de los zombis más espabilados.

A medida que pasa el tiempo, se van conociendo distintos estudios realizados a los muertos vivientes. Según parece tienen unos 5 grados menos de temperatura corporal, son lentos y afásicos, pero sobre todo, presentan la necesidad constante de deambular por las calles aunque aparentemente sin mucho sentido, no duermen y su mente se encuentra anclada en el pasado, como si nunca hubieran muerto.

No obstante, resultan evidentes los problemas para su integración en la sociedad. Se muestran constantemente activos y deseosos de abandonar sus hogares para reunirse con otros muertos. Las familias no comprenden la situación ni por qué no quieren estar con ellos y lo llevan muy mal, les desconcierta la actitud de sus familiares e incluso comienza a darles miedo en algún caso su confusa inexpresión.

Después de realizar nuevas investigaciones y seguimientos, las autoridades deciden cambiar las leyes de integración, alejando a los muertos de los trabajos creativos y de responsabilidad hacia la inactividad y los trabajos manuales y mecánicos. En el final abierto que se plantea, la situación parece ya incontrolable. Los muertos se están empezando a organizar contra el ambiente hostil de los vivos. Se están provocando disturbios y grandes destrozos por fuertes explosiones. Muchos se están refugiando en túneles subterráneos y las fuertas de seguridad actúa contra algunos y los colocan sobre sus lápidas, desvaneciéndose misteriosamente.

"Les revenants" es una película interesante por su curioso enfoque y su original planteamiento de un retorno a la vida de los muertos donde los problemas sean más sociales que de superviviencia. Ciertamente es una filmación con un ritmo en general lento, actores inexpresivos por momentos y un desconcertante y desaprovechado final, no obstante, es un trabajo bien grabado que logra mantener la expectación del espectador a pesar de su nula acción.

Esta visión tan distinta, inspiradora de posteriores series de televisión, está abierta a muchas lecturas. Se puede entender cierta moraleja social con la formación de guetos por parte de los muertos huyendo de la represión. En muchos casos se vive la ansiedad de los protagonistas que desemboca en plantearse si no hubiera sido mejor que continuaran muertos esos familiares que han vuelto a la vdia.

Sin embargo, no se puede dejar de mencionar que por momento parece confusa y poco coherente, sin ir más lejos, llama la atención que los zombis tengan mejor aspecto que los vivos sin que se trate el tema de su pulcritud ni por supuesto se aclaren los motivos del levantamiento generalizado ni de su enigmático comportamiento. Por cierto, aunque tiene un título muy similar, nada tiene que ver con la producción de 2009 titulada "The Reventant".

En definitiva, una película de zombis con un perspectiva más psicológica y social, sin nada de sangre y planteando el fenómeno como si de una enfermedad se tratase. Personalmente no me ha disgustado y creo que merece la pena verla a pesar de su poco ritmo, su superficialidad y lo poco que se ha explotado un guion con muchas más posibilidades. Recomendada para ampliar el umbral argumental de las películas de muertos que retornan al mundo de los vivos. Una grabación nada típica y muy alejada de los registros y la estética del género zombi, por lo que más de un fanático sediento de vísceras se podrá llevar una gran decepción.

Trailer:


Valoración:

sábado, 29 de noviembre de 2014

(2009) Last of the living

Last of the living es una comedia de zombis producida en Nueva Zelanda en el año 2009.

Nos situamos en un mundo post-apocalíptico donde un contagioso virus ha exterminado a la gran mayoría de la población y los que quedan se han convertido en muertos vivientes. En este contexto desolador nos centramos en un pequeño grupo de tres supervivientes compuesto por dos hermanos (Morgan y Ash) y un peculiar amigo obsesionado con la música (Johnny). Este grupo de gamberretes viven es este mundo destruido -pero sorprendentemente limpio con casi todas las calles despejadas- desplazándose de casa en casa en los barrios residenciales y cuando necesitan algo, pues van al centro comercial y lo cogen, logrando hasta ahora haber evitado eficazmente a los zombis que les rodean.

En un momento de aburrimiento deciden mudarse a otra casa para continuar con sus divertidas vidas entre partidas a la PlayStation y sus travesuras varias. En mitad del camino eligen inspeccionar una iglesia para comprobar si es un refugio seguro. Allí encuentran a una joven científica llamada Stef junto con su padre también científico que ha sido mordido. Una vez que logran escapar de la iglesia, Stef les pide ayuda a los tres hombres para intentar obtener una cura del virus que pueda volver a los zombis nuevamente en humanos. Los hermanos y el amigo aceptan el desafío y lo primero que hacen es ir hasta un laboratorio completamente rodeado de muertos vivientes para procesar unas muestras. Después de varios contratiempos y cuando parece que todo iba a salir bien, Johnny es mordido a la salida del laboratorio por lo que decide sacrificarse por el resto del grupo.

Ya solos los hermanos con Stef, el plan ahora sería ir hasta una isla cercana con la muestra donde existe una comunidad de científicos investigando una posible cura. Se dirigen en coche hasta el aeropuerto para tomar una avión, ya que Stef también es piloto, pero en una desafortunada parada a echar gasolina, la joven es mordida, aunque como ella es la piloto y la única posibilidad de llegar hasta la isla, deciden continuar a pesar del riesgo de que muera y se convierta en zombi en mitad del vuelo... que es justamente lo que ocurre, tirándola en paracaídas desde el avión y logrando aterrizarlo los propios hermanos en la isla.

Una vez allí se desvanece toda esperanza de salvación. El lugar está destruido y todos sus habitantes son zombis... todos sus esfuerzos parece que no han servido para nada. Morgan es mordido y Ash no tiene otra opción para escapar que la de meterse en un pequeto bote y dirigirse mar adentro.

"Last of the living" es una película flojita e intrascendente que va de ninguna parte a ninguna parte. Por motivos comerciales, se anunciaba esta producción comparándola con la filmación de 2004 "Shaun of the dead", y si algún ingrato cayera en el engaño, el desencanto será mayúsculo. Aquí apenas tenemos momentos de humor, y los que hay son tontos y sin gracia. Tampoco tenemos nada original ni destacable, más allá de lo increíble que parece que después de meses de un apocalipsis zombis todas las calles estén limpias como si el servicio de limpieza acabara de pasar y que todo siga funcionando con total normalidad.

Lo que es la producción en sí no esta mal trabajada a pesar del bajo presupuesto y tiene detalles interesantes, incluyendo varias muertes de zombis que sí son cachondas. Los actores no son nada del otro mundo, la fotografía es algo irregular, la ambientación como comentábamos es muy poco creíble, ya que realmente parece demasiado fácil sobrevivir aquí si no te buscas problemas innecesarios. La canción que sirve de banda sonora no está mal. Como detalle que me pareció curioso, mencionan que en la actualidad ya no sirven las armas después de un tiroteo de seis días donde se quedaron sin ninguna bala disparando a los zombis.

Respecto a los muertos vivientes que aparecen en la película tienen un comportamiento irregular, unos son rápidos y muy peligrosos y otros son lentos y torpes según convenga en cada momento de la historia. Su caracterización también es desigual y los efectos especiales también tiene sus altibajos aunque en general no están mal llevados.

En definitiva, una comedia con poco chiste que no propone absolutamente nada nuevo, sin guion ni pretensiones, aunque con ciertos momentos aprovechables solo puede recomendarse para los menos exigentes. Apocalipsis zombi neozelandés que no termina de convencer y que hace aguas por casi todos sitios. Para echar el rato y poco más.

Trailer (en inglés):


Valoración: 

domingo, 23 de noviembre de 2014

(1994) Shrunken heads

Shrunken heads es una película estadounidense estrenada en 1994 en la que encontramos una curiosa mezcla entre vudú y la práctica de la tribu shuar de reducir cabezas. También es conocida en español como "Sacrificio vudú".

La historia se centra en un barrio de una gran ciudad en el que tres jóvenes adolescentes se enfrentan a los pandilleros que controlan aquella zona, extorsionando y atermorizando a todos los vecinos. Hartos de sus fechorías, los chicos graban en vídeo como realizan un robo y los denuncia a la policía que termina deteniéndolos.

El mafioso -denominado Big Moe- que tiene a sus órdenes a los pandilleros no le hace nada de gracia lo sucedido, les paga la fianza a sus hombres y reclama venganza por los daños causados. De esta forma, capturan a los tres jóvenes para darles una lección, pero estos se logran escapar del refugio de Big Moe llevándose con ellos un valioso botín del mafioso, algo que lo enfada hasta el punto de mandar a sus pandilleros a eliminarlos y recuperar su mercancía. Dicho y hecho, los pandilleros con su líder -Vinnie- al frente balean hasta la muerte en mitad de la calle a los tres atrevidos muchachos.

Casualmente el kioskero del barrio, con el que los jóvenes mantenían una buena relación, es un antiguo policía haitiano que además resulta ser también un poderoso hechicero de vudú. Mr. Sumatra -que así se llama el hombre- les separa la cabeza de los cuerpos inertes de los jóvenes, se las lleva a su casa y comienza un largo ritual que termina con las cabezas de los cadáveres reducidas y posteriormente devueltas a la vida. Pero ahora estas cabecitas no solo están vivas y sedientas de venganza por su injusto asesinato, sino que también pueden volar e incluso cada una tiene un poder especial: una maneja la electricidad, otra tiene dientes de vampiro y la otra... una navaja que lleva en la boca (se ve que aquí se le acabó la imaginación a los creadores).

Después de un entrenamiento previo, las cabezas reducidas comienzan su venganza a las órdenes de su amo, Mr. Sumatra. Primero matan a dos de los pandilleros en la calle y luego a otros dos que pretendieron extornionar al hechicero. Lo interesante aquí es que estos muertos vuelven a la vida por el poder del vudú convertidos en zombis al servicio de Mr. Sumatra y además con unos irrefrenables deseos de hacer el bien y de limpiar las calles.

No obstante la venganza todavía no ha terminado, y después de varios avisos, Mr. Sumatra ya está preparado para enfrentarse a los líderes, Vinnie y Big Moe. Con la ayuda de las cabezas, una joven virgen -con la que vive una historia de amor imposible uno de los chicos asesinados convertido en cabeza reducida- y sus zombis, el brujo de vudú se planta en el refugio de los mafiosos que consiguen escapar tras disparar en el estómago a Mr. Sumatra. Finalmente, tras una persecución en coche, el hechicero consigue atraparlos y llevárselos a su casa para hacerles algún conjuro con el que paguen por sus delitos. La muchacha se queda de guardián de las cabezas convertida en sacerdotisa vudú.

"Shrunken heads" es una entrenida película sobre venganzas con unos protagonistas tan originales como unas cabezas reducidas por medio de la magia negra que razonan, vuelan y tienen poderes. Dicho esto, en el extremo contrario tenemos una historia y una estética bastante conservadoras, con un argumento totalmente predecible -como en la mayoría de venganzas- y unos efectos especiales que no acompañan, algo fundamental para hacer una filmación de cabezas voladoras.

Aunque tiene escenas prescindibles, la narración en general mantiene la atención del espectador, pero su final es ciertamente precipitado y decepcionante. Respecto a su ambientación y actuaciones no son nada del otro mundo, aunque se podría destacar que esta es la última aparición en la gran pantalla de Julius Harris, actor muy conocido por su participación en diversas series.

Es esta una producción simple de fácil consumo orientada claramente hacia un público adolescente en la que incluye algún que otro momento ñoño amoroso claramente introducido con calzador para suavizar una historia que podría haberse convertido en algo mucho más oscuro y coherente de lo que que podemos encontrar. También me gustaría destacar de forma positiva las acertadas y numerosas piezas musicales que acompañan la grabación.

Respecto a los zombis que aparecen en la filmación, podemos mencionar que son elementos secundarios en esta trama de venganza a mitad de camino entre los muertos vivientes del vudú (comportamiento) y los lentos y verdosos romerianos (estética). Como comentamos más arriba, son los asesinados por las cabezas voladoras los que vuelven a la vida a las órdenes del brujo vudú y le ayudan a atrapar a los malotes.

En definitiva, una filmación prácticamente para todos los públicos que, aunque parece más antigua de lo que es, puede servir para pasar el rato sin que depositemos en sus cabezas reducidas protagonistas demasiadas pretensiones de diversión o coherencia. Una producción bastante poco conocida en el panorama español en la que se incluyen unos pocos zombis medio clásicos medio modernos como complemento a las "cabecitas locas" que lo protagonizan.

Trailer (en inglés):


Valoración:

viernes, 21 de noviembre de 2014

(2003) Las desnudas contra los muertos vivientes

Las desnudas contra los muertos vivientes es una lamentable producción japonesa de 2003 cuyo título original es "Shin Kaidan Zangyaku Hidô: Onna Keiji to Ratai Kaibôki" y en inglés es conocida como "The naked and the living dead".

En esta historia tenemos un científico loco y pervertido que ha logrado saber cómo reanimar a los muertos y utiliza a los zombis a su antojo. De hecho, está usando a uno de sus muertos esclavos para cometer asesinatos y secuestrar a jovencitas con las que experimentar.

Un grupo de tres policías japonesas -en minifalda y tacones- y una detective investigan los crímenes cometidos en la ciudad mientras el científico perturbado sigue reanimando cadáveres mediante descargas eléctricas creando zombis a su gusto, con una ninja zombi, una porno-chacha zombi, un samurai zombi... haciendo que más que un grupo de muertos vivientes aquello parezca toda una chirigota.

Total, que la hermana de la detective nipona -que vive con pena la muchacha- se va de acampada ella sola y, claro, es presa fácil para el zombi sicario del científico que resulta ser un prestigioso y reconocido cirujano. Con esta joven se ensaña el malvado médico y la termina convirtiendo en un monstruo con solo su cabeza y con sus órganos vitales en una caja. Las policías y su propia hermana buscan a la joven secuestrada y torturada sin suerte, ya que las policías son asesinadas por los muertos vivientes y la detective es apartada del caso por las presiones del importante cirujano.

Después de tres años desaparecida, la policía por fin encuentra a la hermana de la detective, con la cara deformada y sin acordarse absolutamente de nada hasta que le enseñan una croqueta -que resulta ser su comida preferida- y le confirma a su hermana que todo aquello se lo ha causado el médico y le pide que se vengue por ella, poco después la joven muere.

Efectivamente, la detective va a cobrarse venganza y nada, katana en mano y después de absurdas y malísimas luchas contra ninjas zombis, por fin logra encontrarse con el científico loco al que se le aparece el fantasma de la hermana muerta y la detective termina haciendo explotar su laboratorio y acabando con el malvado doctor.

"Las desnudas contra los muertos vivientes" es una filmación absurda y mal grabada que no solo es monótona y aburrida, sino ridícula y prácticamente una aberración cometida con premeditación y alevosía. Dentro esta espiral de sinsentidos ni tan siquiera se salva su estrambótico e imcomprensible título, pues aunque sí que hay varios desnudos de la porno-chacha -e incluso algún momento erótico festivo, masturbación de zombis incluída- es una muerta revivida y lógicamente no va en contra de los otros muertos vivientes...

Producción machista hasta un punto exagerado, llama la atención sus paupérrimos efectos y algunas escenas especialmente irrisorias como que no se provocan heridas cuando luchan con las katanas o la maqueta cutre a más no poder que en teoría es la residencia de este peculiar doctor muerte y que terminará en llamas. Con escenas absurdamente lentas, unos actores que parecen aficionados, un argumento vacío, unos escenarios poco afortunados y una ambientación nada creíble, no se salva de la quema ni los desafortunados efectos sonoros.

Los zombis que aparecen son de cachondeo, aquello parece un carnaval de cualquier pueblo. Su comportamiento, pues como la filmación, sin ninguna lógica ni coherencia... eso sí, aquí incluso tienen orgasmos.

En definitiva, una película nada recomendable en los que los únicos momentos en los que ríes es por no llorar. Lo de los órganos en la caja de la hermana no lo había visto nunca, la verdad, pero es tan poco creíble que ni eso podríamos destacar de forma positiva. Unos amiguetes que se han juntado con el fin de provocar que el espectador termine preguntándose qué coño estoy viendo. Ya lo dijo Galdalf "¡corred insensatos!"

Trailer (no disponible)

Valoración:

miércoles, 19 de noviembre de 2014

(2009) Tormented

Tormented es una película producida en el Reino Unido y estrenada en 2009. Está dentro de lo conocido como cine slasher con un muerto que vuelve a la vida para vengarse de todos aquellos que le hicieron daño.

La historia comienza en el funeral de Darren Mullet, un joven obeso que terminó suicidándose por el acoso al que le sometían una pandilla de amigos de su instituto privado inglés. Esos chicos y chicas guays y populares deciden dar una fiesta sin ningún tipo de remordimiento por haber arrojado a la muerte al impopular Darren que esa misma noche comenzará a cobrarse venganza con uno de los chicos de la fiesta que se fue hasta el cementerio y estaba orinando en su tumba.

La pandilla de adolescentes maltratadores comienza a recibir mensajes amenazantes desde el móvil del fallecido, aunque creeen que simplemente se trata de una broma. No obstante, pronto se darán cuenta de que Darren ha vuelto al mundo de los vivos para ajustarles las cuentas a cada uno de ellos. La siguiente en morir es una chica ahogada por el muerto en la piscina del centro educativo.

El protagonismo en la filmación lo comparte el zombi con Justine, una joven brillante de la que estaba locamente enamorado Darren y que se ha estado acercando al grupo de populares, algo que fue la gota que colmó el vaso para que terminara suicidándose. El muerto siempre está cerca de ella observando como inicia una relación con uno de los guaperas que le sometía a vejaciones varias.

Darren continúa con su implacable venganza decapitando, empalando y asfixiando a cada uno de los jóvenes que le hacían la vida imposible -a uno de ellos incluso le arranca el pene-  y ya que estamos, también asesina al único amigo que tenía en aquel instituto.

Finalmente Darren se enfrenta a Justine y su nuevo pretendiente, el muerto le clava un destornillador al chaval, pero cuando llega la policía encuentran a Justine en shock con la herramienta en la mano y se la llevan detenida creyendo que ha sido ella la que ha causado todas las muertes, siendo estas precisamente las imágenes con las que comienza la filmación. Cuando ya está concluyendo vemos que el zombi sigue presente y será el profesor de educación física que tan mal se portó con él con quien ajuste ahora las cuentas.

"Tormented" es una estética película sobre la venganza de un acosado en la que ya intuimos que todos morirán y cuyo interés precisamente está en adivinar quién será el próximo y cómo morirá, porque morir, van a morir. Encontramos en esta diversidad de asesinatos -quizá no todos tan espectaculares como nos gustaría- uno de los atractivos de esta filmación destinada mayormente al público adolescente.

Nos encontramos con un producto con algunos momentos sangrientos y con un acabado profesional y desenfadado basado en la difíciles relaciones de unos jóvenes pijos sin piedad ni empatía que pronto causan rechazo en el espectador -por no decir que te entran ganas de matarlos con tus propias manos- donde se trata el creciente problema del acoso escolar y, en este caso, las fatales consecuencias para las que la llevan a cabo pagando de la forma más cruel y salvaje sus atropellos con un cierto gusto a merecido.

La fotografía de la grabación no es mala y su ambientación bastante creíble. Los actores que encarnan a los protagonistas en general no desentonan aunque el papel del muerto creo que podría haber sido mejorable. La narración es simple y predecible, pero a un buen ritmo, algo que junto con las numerosas canciones que la acompaña y las tramas paralelas le suman algo de interés al argumento más allá del matar y matar.

Respecto al único muerto revivido que aparece en la historia tendríamos que mencionar que en algunas revisiones se cita que podría ser un fantasma y no un zombi, sobre todo porque solo es visto prácticamente cuando quiere y anda de acá para allá de una forma demasiado discreta. Realmente en la filmación no se termina de aclarar, aunque es innegable que siempre se presenta de forma totalmente corpórea, sin nada sobrenatural a su alrededor y va asesinando con sus propias manos a sus antiguos compañeros. Dos curiosidades que merece la pena mencionar es que tenemos a un muerto viviente con asma y que incluso se lanza "en bomba" a la piscina... ¿haría eso un fantasma? Creo que no y que todo el rollo de estar donde quiere podría ser un simple recurso para atemorizar al espectador.

En definitiva, una historia sobre un joven atormentado que vuelve de entre los muertos que mezcla el cine slayer con la excusa de una venganza con las películas típicas de jóvenes adolescentes en un instituto donde la popularidad es lo único importante. Un montaje que claramente va destinado a que el público imberbe pase un poco de miedo, alucine con las muertes y ya de paso se plantee el tema del bullying. Puede merecer la pena verla pero únicamente para pasar el rato.

Trailer (en inglés):


Valoración:

lunes, 17 de noviembre de 2014

(2006) Slither: La plaga

Slither: La plaga, cuyo título original es simplemente "Slither", es una comedia de terror estrenada en 2006 y producida conjuntamente entre Canadá y Estados Unidos. En Sudamérica también es conocida como "Criaturas rastreras".

La acción nos sitúa en una pequeña y tranquila localidad estadounidense en la que una noche como cualquier otra cae discretamente -no hace ruido y nadie se percata- un meteorito. Un acomodado hombre de aquella ciudad llamado Grant Grant discute con su joven mujer y termina en mitad del bosque donde encuentra los restos del meteorito. Entre ellos, lo que parece ser un parásito alienígena se le introduce dentro de su cuerpo por la barriga y se apodera de él.

A partir de entonces Grant comienza a cambiar de forma evidente, está mutando físicamente y su comportamiento es cada vez más extraño, ahora tiene muchísima hambre de carne y comienza a comerse a todos los animales de compañía del pueblo. Todo esto no pasa ajeno a los ojos de Starla, su mujer, que evidentemente se empieza a preocuparse por los cambios de su marido.

Grant sale al encuentro de un antiguo amor y utiliza a esta mujer para inseminar sus larvas introduciéndoselas mediante un tentáculo que le sale del pecho. Esta mujer desaparece y el jefe de policía, un antiguo amigo de Starla, relaciona a Grant con el suceso. Finalmente será la propia Starla quien dé la voz de alarma cuando encuentra los restos de cientos de animales devorados en el sótano de su propia casa.

El mutante alienígena se introduce en el bosque y comienza a atacar a animales cada vez más grandes. El jefe de policía reúne a unos cuantos hombres y traza un plan para capturarlo en una de las granjas locales. Efectivamente consiguen encontrar a Grant, ya totalmente convertido en un monstruo a mitad de camino entre una babosa y un pulpo gigante. El mutante consigue escapar y lleva al grupo de cazadores hasta la mujer inseminada que ya está totalmente hinchada y a punto de explotar -literalmente-. Cuando revienta, expulsa a  miles de pequeñas babosas extraterrestres que intentarán meterse por la boca de las personas para apoderarse de sus cuerpos y convertirlas en zombis.

La mayoría del grupo de búsqueda termina con una babosa dentro, al igual como la familia que habita en la casa de aquella granja, a excepción de una hija adolescente que consigue reunirse con el jefe de policía. Cada persona con una babosa dentro es como Grant en pequeño, con sus recuerdos y sus objetivos, están todos interconectados, siendo la intención de la criatura espacial seguir aumentando de tamaño, conquistar la tierra y destruir a los humanos merendándoselos a todos.

Las miles de babosas producen otros tantos zombis que alimentan y cumplen todos los deseos de un gigantesco Grant. Starla es secuestrada y el jefe de policía logra encontrarla junto al mutante. Finalmente el policía hará saltar por los aires al extraterrestre con la ayuda de una bombona de gas, momento en el cual todos los zombis caen fulminados al suelo, logrando sobrevivir de aquella pesadilla el jefe de policía, Starla y la adolescente de la granja.

"Slither: La plaga" es una filmación simpática, sencilla y en general entretenida. Argumentalmente parece claro que parece estar basada en las míticas películas de los años cincuenta de monstruos alienígenas pero estéticamente se sitúa evidentemente en los años ochenta, por lo que tanto por una cosa como por la otra, se le suele considerar un homenaje al género de la ciencia ficción.

Para los aficionados, lo que más llama la atención son los numerosos paralelismos al largometraje de 1986 denominado "El terror llama a su puerta" ("Night of the creeps") con la cual, de forma sorprendente e increíble, se ha desmarcado el director James Gunn (que también fue guionista del remake de 2004 de "El amanecer de los muertos"). Ciertamente quien vea una y otra se encontrará con tantas similitudes que le resultará imposible que sea simple fruto de la casualidad.

La película en sí tiene un guion simple y predecible pero que logra mantener el interés del espectador en la mayoría del metraje. Estéticamente está bien trabajada, con unos efectos decentes y algo de sangre, aunque me ha llamado la atención que la patrocinen como "asquerosa", ya que, aunque ciertamente puede dar algo de repelús el tema de las babosas o la mujer que explota, ni mucho menos podría considerarse como excesiva, al menos dentro del género zombi, donde estamos acostumbrados a encontrarnos con cosas mucho peores.

Y por cierto ¿son realmente muertos vivientes los que aparecen? Es cierto que en esta ocasión pueden surgir más dudas que en la historia de 1986 y, aunque no se encuentran detalles concluyentes, parece ser que el enfoque es el mismo que entonces y normalmente se suelen etiquetar como tales, no como infectados, ya que de hecho no se baraja la posibilidad de cura, los parásitos parecen que matan a la persona donde se alojan y cuando Grant muere, todas las personas acaban muertas, en ningún caso vuelven a su estado anterior. De destacar que tienen un arma oculta que es una especie de vómito verdoso que lanzan a sus víctimas.

En definitiva, una producción con un buen ritmo, agradecidos toques de humor y algo gamberra, plagada sin embargo de tópicos y en la que será difícil encontrar algo novedoso. Filmación muy popular y con reconocibles actores recomendada para pasar un buen rato sin depositar en ellas excesivas pretensiones ni esperanzas de sorprendernos.


Trailer:


Valoración:

domingo, 16 de noviembre de 2014

(2010) Ada: Zombilerin Düğünü

Ada: Zombilerin Düğünü es una película de zombis grabada en Turquía en 2010 como un falso documental. En inglés es conocida por su traducción literal "Island: Wedding of the Zombies", es decir, algo así como "Isla: Boda de los zombis".

Un grupo de viejos amigos se dirigen hacia una isla cercana donde se celebrará la boda de un compañero. Durante toda la filmación veremos la historia mediante la cámara de uno de ellos, que está grabando para el recuerdo todos aquellos momentos. El barco por fin atraca en la isla y los amigos se dirigen hacia el lugar donde se realizará la ceremonia nupcial.

Entre bromas de los amigos, planes para ligar y reencuentros no del todo deseados, disfrutamos de lo que debe ser una típica boda turca, hasta que en mitad de un baile comienzan a aparecer personas bañadas en sangre que atacan violentamente a los invitados. Las personas allí reunidas no tardan en salir despavoridos del recinto donde se celebra el evento. Pronto se confirmará que se tratan de muertos vivientes y que ya han tomado todo aquel pueblo isleño.

Los amigos corren de acá para allá intentando mantenerse a salvo. Un helicóptero que parece ser del gobierno les anuncia que los supervivientes deben estar a las sesis en el puerto para ser evacuados. Uno de los amigos es mordido en un brazo y decide quedarse atrás aunque con la promesa de que no dejarán que se convierta en un zombi. El resto buscará un lugar seguro donde puedan resisitir algunas horas a los cada vez más numerosos muertos vivientes.

En un complejo de apartamentos logran meterse en una de las casas donde se encuentran con varios supervivientes más. Uno de ellos, bastante peculiar, baraja distintas hipótesis, a cuál más absurda, para intentar explicar lo que allí está sucediendo, a la vez que menciona que según ha oído en los medios, las grandes ciudades están también siendo atacadas por hordas de zombis.

Llegado el momento y aprovechando que los zombis de alrededor se dirigen hacia el ruido que produce la llamada a la oración de la merzquita, los supervivientes que quedan salen de la casa y se dirigen hacia el lugar donde estaba su amigo mordido que efectivamente ya es un muerto más deambulando por allí, por lo que cumplen su deseo y le disparan en la cabeza. Posteriormente se trasladan hacia el puerto, en cuyo camino uno de los hombres que encontraron muere en manos de los zombis, pero no sin antes hacer un sorprendente gesto: "el arquero" y acordarse de su autor, ni más ni menos que el futbolista español Dani Güiza que por aquella época militaba en el Fenerbahçe turco... ¡toma ya!... No obstante y a pesar de su esfuerzo, cuando llegan al puerto los que han podido sobrevivir por allí no encuentran a nadie por lo que parece que ya no hay esperanza para ellos.

"Ada: Zombilerin Düğünü" es una película irregular, con una trama que en principio no pinta mal del todo pero con muchos momentos prescindibles (y eso que es cortita), con un guion muy poco imaginativo y totalmente mareante en los momentos de apogeo con la dichosa cámara en mano que resta más que suma. En la filmación también podemos encontrar algunas escenas cómicas -de hecho está catalogada como comedia- pero lo cierto es que el humor que ofrece no acaba de convencer, aspirando como mucho a levantar alguna sonrisa pasajera.

En general es una producción donde se pretende transmitir en primera persona la angustia y desesperación por la superviviencia en el comienzo de un apocalipsis zombi, sin embargo, sus evidentes carencias como la poca cercanía de los personajes, una narración demasiado lenta en muchos tramos y unos efectos especiales que dejan mucho que desear, la convierten en una comedia de zombis irrelevante y mejorable.

Respecto a los zombis que aparecen en la película, globalmente pueden ser considerados como muertos vivientes romerianos, con maquillajes muy pobres y con un comportamiento irregular e incluso ridículo en alguna escena.

En definitiva, un nuevo falso documental que suma un punto más a favor de mi animadversión por este formato, una boda chafada por la inoportuna irrupción de los zombis que solo podrán apreciar mínimamente los más fanáticos. Un mejorable intento turco de comedia con contados momentos salvables y muy poca originalidad. Recomendada como curiosidad y para ver la mencionada referencia al futbolista Güiza (algo simpático si es que te gusta el fútbol).

Trailer:


Valoración:

domingo, 26 de octubre de 2014

(2013) The Dead 2: India

The Dead 2: India es una película producida en el Reino Unido en 2013 que es la segunda parte de la filmación estrenada en 2010 "The Dead", situándose ahora los acontecimientos en India, en vez de en África.

Un barco procedente de Somalia amarra en un puerto de India, en su interior viaja un trabajador que ha sido mordido por un "demente" en territorio africano. Pronto comienzan a sucederse extraños sucesos, algo está pasando en las abarrotadas calles indias. En los medios se habla de enfrentamiento entre indios y musulmanes, de conflictos locales, aunque realmente lo que sucede es que la epidemia zombi ya ha comenzado y avanza de forma imparable.

Nicholas es un ingeniero estadounidense que trabaja en un parque eólico en la India. El joven mantiene una relación con una muchacha autóctona que le comunica que se ha quedado embarazada. Sin embargo, su estricto padre no aprueba la relación con el extranjero y le prohíbe que vuelva a verlo. Cuando Nicholas comprueba que las cosas se complican, no duda en emprender el camino hasta Mumbai, el lugar de residencia de su novia, a 500 kilómetros de donde se encuentra trabajando.

El ingeniero pronto se dará cuenta que aquella locura está provocada por peligrosos muertos vivientes, aún así se niega a volver solo a su tierra y su único objetivo será reunirse con su amada y su bebé para salvarlos. Ayudado por un paramotor (paramente con motor) logra avanzar varios kilómetros hasta que se queda sin combustible y se estrella contra un árbol muy cerca de una aldea. Allí conocerá a Javed, un niño huérfano que le convence para quedarse con él a cambio de servirle de guía por los caminos hasta Mumbai que conoce a la perfección.

Nicholas y Javed continúan el viaje en coche primero y moto después, logrando salvar el pellejo ante las hordas de zombis que componen el paisaje. Mientras, la situación de su novia en su casa de Mumbai es cada vez peor, la madre de la joven ha sido mordida y se ecuentra agonizando, a la vez que empeora la situación de violencia y caos en las calles de la ciudad.

Durante el camino, nuestros protagonistas se encuentrar con varios helicópteros del ejército indio que está evacuando supervivientes hasta Mumbai. Javed logra llegar hasta uno de los helicópteros, sin embargo Nicholas se queda atrás matando zombis y no consigue entrar, aunque le promete que lo buscará cuando llegue a Mumbai.

El ingeniero completa el camino en solitario, primero a pie por el desierto y luego de nuevo en moto. Cuando llega a Mumbai consigue ir hasta la casa de su novia donde su madre ya ha muerto y ha mordido a su padre que dadas las circunstancias parece aceptar la relación entre Nicholas y su hija. Finalmente la pareja también encuentra a Javed en un refugio, pero cuando parece que todo iba a terminar bien, varios aviones comienzan a bombardear la zona y nuestros protagonistas quedan atrapados en el edificio con un panorama nada esperanzador.

"The Dead 2: India" es una película que sigue totalmente en la línea de su predecesora de 2010, quizá con escenas menos largas, pero con un argumento y unos puntos fuertes y débiles muy similares. De forma positiva podríamos destacar la acertada fotografía que se nos muestra, con efectos en cárama lenta, imágenes aéreas y unos planos muy cercanos y en movimiento. Igualmente, los exóticos lugares que sirven de marco a la narración y los impactantes zombis indios creo que vuelven a ser los aspectos más llamativos de la filmación.

No obstante, volvemos a encontrarnos con un viaje imposible de un atormentado extranjero que busca reunirse con sus seres queridos. De nuevo está protagonizada por una peculiar pareja unida por el camino para ayudarse mutuamente. Otra vez, el final se nos deja abierto y con muy malas perspectivas para los personajes que sobrevivien... probablemente demasiadas similitudes que provocan poca sorpresa en los que ya disfrutamos de su primera parte, sin duda, más impactante. Respecto a la historia en sí, volvemos a con un argumento simple, sin tramas paralelas y con poca acción real que puede terminar por bajar el interés del espectador.

Como la mayoría de ingredientes, los zombis en esta ocasión vuelven a ser lentos, de los clásicos que hay que matar con un tiro en la cabeza y cuya infección tarda un tiempo en hacer que la persona muera y otro tiempo en que vuelva a revivir. La caracterización es bastante aceptable, aunque en esta ocasión sí que se nota más ciertas "ayuditas" que le brindan los muertos vivientes a nuestro protagonista, ya que en algunas escenas se ve claramente como los, en otros momentos violentos zombis, se apartan dócilmente para dejar pasar al ingeniero cuando era preciso.

En definitiva, un producto muy similar al presentado en 2010, trabajado y profesional, pero sin ese punto de originalidad y frescura de la primera parte. Una película que en general mantiene el interés y que intenta respetar todos los cánones de los zombis romerianos que gusta a cualquier aficionado del género. Buena la idea de contar cómo llega la epidea a distintos lugares del mundo pero su desarrollo y puesta en escena es simplemente (o no tan simplemente) más de lo mismo. La verdad es que me ha gustado y la recomendaría, aunque la valoro algo más negativamente por sus evidentes paralelismos con la primera parte y la total ausencia de sorpresas relevantes que enganchen.

Trailer (en inglés):


Valoración:

martes, 21 de octubre de 2014

(1987) I was a teenage zombie

I was a teenage zombie es una película estadounidense estrenada en 1987. En español se la conoce como "Yo fui un zombie adolescente" (traducción literal) y también como "La venganza de los zombies" (traducción absurda).

En una localidad norteamericana una planta nuclear ha vertido a un río cercano gran cantidad de residuos radiactivos que provoca que se tenga que cerrar al público. En este contexto, un grupo de amigos adolescentes están montando una fiesta y deciden pillar algo de marihuana, pero su camello habitual solo les ofrece ácido, por lo que uno de ellos termina comprándole la mercancía a un mafioso con muy mala pinta que, efectivamente, les tima y les vende auténtica porquería.

El joven que compró la droga va a reclamarle al mafioso y a pedirle que les devuelva el dinero, pero este se niega y le pega una paliza. El grupo de amigos quiere venganza y se enfrentan a él. Después de parecer que el mafioso había muerto por accidente, se despierta de nuevo y Dan, el protagonista de la filmación, le pega con un bate de béisbol en la cabeza, asesinándolo y entre todos lo echan al agua del río contaminado.

Al tiempo, el cadáver del mafioso vuelve a la vida por las aguas radioactivas a las que fue lanzado, sediento de venganza y con más fuerza que nunca. El primero en caer en las garras del zombi será el malote del grupo al que le arranca la lengua, después matará a una joven que se estaba liando con otro de los amigos -violación incluída-  y después que los jóvenes salieran corriendo cobardemente dejando sola a la muchacha.

El intelectual del grupo demuestra con una mosca muerta que ese agua realmente devuelve los cuerpos muertos a la vida y con más fuerza que antes. El plan del grupo de amigos es destruirle al muerto viviente su cerebro con la intención de que olvide sus rostros. De esta forma, los jóvenes tienden una trampa al mafioso zombi, pero no solo no logran abatirlo, sino que acabará asesinando a Dan.

Se dan cuenta que solo los supervivientes no podrán parar al zombi que parece haber regresado a la vida para matarlos a todos, por lo que deciden crear su "propio monstruo". Roban el cuerpo de su amigo Dan que acaba de fallecer y lo tiran a las radiactivas aguas del río. Dan se despierta como si tal cosa y sus amigos lo tienen que convencer de que realmente está muerto y que lo mejor es que se quede escondido en el sótano del bar que suelen frecuentar. Dan no hace caso a sus amigos y sale para encontrarse con la joven de la que está perdidamente enamorado.

Finalmente el mafioso zombi asesina a otro joven de la pandilla y se dirige hacia el baile de primavera del instituto donde están el resto de estudiantes que pretende matar. Cuando llega allí se encuentra con Dan que también ha ido para estar cerca de su amada. Dan le planta cara y le destruye el cerebro, aunque no puede evitar que su amor acabe también muerta. Dan coge a la muchacha en brazos y juntos se sumergen en el río.

"I was a teenage zombie" es una película muy justita, realizada sin demasiados recursos, con un argumento extremadamente sencillo y lineal, algunas notas de humor y actores desconocidos que encarnan personajes tremendamente estereotipados (los lerdos, el malote cobarde, el intelectual, el enamorado, el amigo fiel) por lo que el factor sorpresa está totalmente ausente de esta historia que pretende aunar, sin mucho acierto, comedia, drama y amor adolescente.

Su poca capacidad de innovación hace que sea una historia que se hace familiar, con un final parecido a "Ni el mar ni la arena" de 1972, con toques de "El vengador tóxico" de 1984 o a la también conocida en español como "La venganza de los zombis", realmente denominada "Sugar Hill" de 1974. Y es que eso del río radiactivo, meter muertos vivientes enmedio de un plan de venganza o la unión hasta el final con la persona amada ya eran temas quemados incluso en la época, y si además no se le introduce ningún elemento motivador, como es el caso, pues tenemos un producto que se deja ver pero del que poco se puede esperar.

En esta grabación los dos zombis que aparecen son, básicamente, como a ellos les da la gana ser. Uno se despierta como un animal sediento de sangre y el otro vuelve a la vida como si se despertara de una resaca. Son muertos que pueden razonar y hablar casi con normalidad y no contagian. La caracterización, como su coherencia, totalmente errática. Según se explica, la radiactividad del río provoca que los muertos revivan como un masa de energía cinética que camina... mismamente.

En definitiva, una producción sin chispa realizada por y para adolescentes, totalmente predecible, con algunos momentos de interés, pero que no termina de enganchar. Un desarrollo muy largo y un final precipitado del que se podía haber sacado algo más de jugo pueden caracterizar a esta pieza nada fácil de encontrar y que cuenta con sus adeptos. Recomendada para los amantes de los telefilms poco exigentes.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 12 de octubre de 2014

(1999) Wild Zero

Wild Zero es una película producida en Japón en 1999 protagonizada por el grupo musical nipón Guitar Wolf. También se puede encontrar fechada en el año 2000, ya que fue en ese año cuando se proyectó en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

La radio anuncia que ha caído un meteorito en una localidad japonesa. No solo eso, también se ven merodear la tierra numerosas naves espaciales. Ace, nuestro protagonista, es ajeno a todo esto, a él solo le importa su grupo de música punk favorito: Guitar Wolf.

Después de un concierto del grupo en un antro, el líder de la banda termina a tiros con su excéntrico dueño que se resistía a pagarle. Aunque de forma torpe, Ace da la cara por sus músicos favoritos y esto provoca que el líder le considere un hermano de sangre y le ofrezca un silbato que puede usar cada vez que se encuentre en peligro.

Encantado de la vida, Ace -un rockabilly adicto al peine- continúa su particular gira en su moto siguiendo a Guitar Wolf por sus conciertos. En una gasolinera, y en mitad de un peculiar atraco, conoce a Tobio, una muchacha miedosa y que desmaya con demasiada facilidad. Al continuar con su camino empieza a encontrarse con muertos vivientes deambulando, presumiblemente reanimados por la invasión alienígena que está viviendo la tierra.

La narración también se centra en una extraña pareja de enamorados buscavidas que estaban dirigiéndose a la zona para ver el meteorito y una vendedora de armas que tiene que hacer frente a los ataques de los numerosos zombis que se empiezan a amontonar en la zona. A todo esto, el excéntrico dueño del local se prepara para buscar a Guitar Wolf y cobrarse su particular venganza por haberle tiroteado.

Ace consigue encontrar a Tobio y logran escapar juntos del ataque de los muertos vivientes. Al poco tiempo, Ace descubre que Tobio realmente es un hombre, algo que le provoca rechazo y hace que se separen. Desesperado y arrepentido, Ace utiliza el silbato y rápidamente Guitar Wolf se pone en camino para ayudar a su fiel seguidor. Precisamente durante el trayecto, el grupo se encontrará con la extraña pareja que terminan viviendo su amor como muertos vivientes y a la vendedora de armas que les suministra todo tipo de armamento para hacer frente a la plaga.

Los ovnis están tomando ya todas las ciudades. Por fin, los Guitar Wolf dan con Ace y lo ponen a salvo. Sin embargo, el dueño del local los ha encontrado y quiere venganza. El líder de la banda y el dueño del local se enfrentan, no solo con armemento pesado, sino también con superpoderes (electricidad mortal vs. rayos oculares destructores), aunque finalmente el malo termina aniquilado por un bazucazo.

Por allí aparece la nave principal de la invasión y con toda la chulería del mundo, el cantante saca una katana de su guitarra, se sube a un edificio y corta en dos la nave -así como suena, sin anestesia ni nada-, desplomándose en ese momento todo los muertos vivientes. La película concluye con Ace, que logra reunirse de nuevo con Tobio y, siguiendo el consejo de su líder espiritual, que le dice que en el amor no importa la nacionalidad ni debe existir ningún tabú, se ha dado cuenta que ama al joven y le promete que siempre seguirán juntos.

"Wild Zero" es una comedia caótica, loca y desordenada, a la que cuesta cogerle el sentido y que está repleta de chulerías y paranoias varias, especialmente en su último tramo, un desfase en toda regla con explosiones, superpoderes y escenas surrealistas. Con algunos aprovechables toques del humor típico japones, es una obra para la propaganda y lucimiento de los semidioses de Guitar Wolf, una banda real formada en 1987 y que todavía hoy continúan en activo. Precisamente por el protagonismo de la banda de punk y rock, la filmación está repleta de piezas musicales, mayormente de este grupo, incluyendo también varias actuaciones durante sus conciertos. 

La historia es bastante absurda y desde el principio se percibe que en ningún caso se busca la coherencia argumental, simplemente se dejan llevar por situaciones que puedan resultar espectaculares o cómicas sin plantearse límite ninguno, quedando como resultado un producto bizarro e irregular que, aunque tiene su fervoroso público, en mi caso no me ha acabado de convencer.

Los zombis en esta producción son de inspiración romeriana, lentos y verdosos. La caracterización de los muertos es francamente horrible, aunque podemos disfrutar de un poco de gore e intestinos. Los tiros a la cabeza se convierten aquí en explosiones digitales de las seseras de los zombis, un recurso muy estético pero que puede acabar cansando.

Respecto a la temática, ya tenemos otros ejemplos de películas que unen el rock y los zombis, como "Hard Rock Zombies" de 1985 o "Zombie Driftwood" de 2010, ambas muy desafortunadas. Tampoco es nada nuevo plantear invasiones extraterrestres ligadas a levantamientos zombis, desde "Invasores invisibles" o "Plan 9 del espacio exterior" en 1959 hasta "Undead" de 2003 por nombrar algunas, es un recurso que suele aparecer en este tipo de filmaciones.

En definitiva, una grabación donde todo vale para hacer que sus chulos protagonistas sean lo más chulo que humanamente se pueda ser. Rock, carretera, acción, naves espaciales -más bien de relleno- y una original historia de amor de fondo en una filmación que puede llegar a desconcertar y que, exceptuando algunas escenas de interés, tiene poco que aportar al género.

Trailer:


Valoración:




viernes, 10 de octubre de 2014

(2010) The Dead

The Dead es una película de zombis producida en el Reino Unido en el año 2010 y cuya acción se desarrolla en el continente africano.

Una extraña epidemia vírica que revive a los muertos y los convierte en peligrosos zombis come-carne se está extendiendo rápidamente en el oeste de África. Brian es un ingeniero militar de los Estados Unidos que intenta escapar de aquel lugar infernal junto a varias personas más, sin embargo, no pueden ir muy lejos y el avión se estrella en la costa, dejando el accidente como único superviviente al teniente Brian.

Nuestro protagonista intenta sobrevivir como puede por aquellos bonitos parajes repletos de muertos vivientes. Cerca de una aldea que había sido brutalmente arrasada por los zombis conoce a Daniel, un desertor del ejército local que le salva la vida y que está buscando desesperadamente a su hijo que logró escapar de aquel lugar y se encuentra en una base militar al norte de la región.

Brian y Daniel deciden colaborar en este contexto hostil y comienzan un accidentado viaje en una camioneta destartalada que Brian pudo reparar. En un principio se dirigen hacia una base aérea para comprobar si puede ser una vía de escape para Brian, pero una vez que llegan allí, se dan cuenta de que ya no hay nada y tan solo pueden aprovechar la gasolina que encuentran para su vehículo. Una vez que fracasa el primer objetivo, ambos siguen hasta el norte para buscaar al hijo de Daniel e intentar que Brian encuentre un avión de regreso.

Continuando su camino, pasan por un poblado que parece bien protegido por el momento donde Brian aprovecha para recuperarse de la fiebre que venía padeciendo en los últimos días. Poco después de retomar el viaje, durante la noche y mientras dormían, un grupo de muertos vivientes les atacan y muerden repetidamente a Daniel. Brian le dispara antes de que se convierta en un zombi y se ve obligado a continuar el trayecto en solitario, a pie y bajo un sol abrasador.

El ingeniero ve a una mujer que ha sido mordida con un recién nacido en sus brazos. La madre le entrega su hija a Brian y le pide que la mate. Afortundamente para él, poco después se encuentra con un camión con supervivientes y les entrega el bebé, aunque él continúa, eso sí, cuando llega la noche decide que mejor será dormir en los árboles para que no le ocurra lo mismo que a Daniel.

Brian consigue llegar hasta el desierto donde le roba la ropa propia del lugar a un zombi y sigue su caminata por las dunas, una imágenes que son precisamente las primeras escenas que nos muestra la filmación. Alcanza la base amurallada del norte, pero allí ya se les ha acabado la munición y cada vez son rodeados por mayor número de muertos vivientes. El militar logra establecer comunicación con un amigo del ejército que no le da ninguna esperanza. Finalmente los zombis entran en el recinto. Brian se encuentra con el hijo de Daniel y los dos se quedan mirando la que les va a caer encima.

"The Dead" es una película interesante, trabajada, aseada y respetuosa con el género, siendo una de esas filmaciones que a todo aficionado a los muertos vivientes le encanta ver. Grabada con tintes dramáticos y en un contexto tan impresionante como la naturaleza africana, nos muestra el profundo sufrimiento de dos hombres unidos por el destino y que comparten el amor por su familia. Destacaría igualmente las escenas de "road movie" por las sabanas africanas y el acierto de situar una película de muertos vivientes en este original lugar.

Con unos actores y una historia convincentes en términos generales, no puede disimular sin embargo sus grandes puntos débiles: sus larguísimas escenas y la poca acción real de la grabación, ya que para durar 105 minutos pasan muy poquitas cosas relevantes durante la narración. De hecho, se le podía recortar un rato de metraje, o bien, visualizar algunas escenas -largas y sin diálogo- en reproducción acelerada y no pasaría absolutamente nada.

Los zombis que aparecen en la filmación son los clásicos romerianos, lentos, contagiosos y a los que se les mata con un tiro en la cabeza. Eso sí, es una de las películas con mayor número de zombis que he visto... la cuenta debe andar por 20 zombis muertos por minuto de media o por ahí. Los efectos y la caracterización no están nada mal, sin grandes alardes, pero bastante resultones.

En definitiva, una película entretenida e indispensable para cualquier aficionado al cine de zombis, pero a la que veinte minutitos menos o mayor agilidad no le habrían venido nada mal. Aunque la historia en sí no es demasiado original, se compensa por el fantástico entorno en el que se desarrolla, su aceptable gore, su coherencia y su acertado enfoque. Mejorable, sí, recomendable, también.

Trailer (en inglés):


Valoración:

lunes, 6 de octubre de 2014

(1993) Este muerto está muy vivo 2

Este muerto está muy vivo 2, titulada de forma original como "Weekend at Bernie's II", es una comedia estadounidense filmada en 1993. Se trata de una secuela de "Este muerto está muy vivo" ("Weekend at Bernie's") de 1989, una película que nada tiene que ver con zombis.

En la primera parte de la secuela se nos narra la historia de Bernie Lomax, un directivo de una gran empresa que pretendía hacer un desfalco, pero que fue descubierto por dos de sus trabajadores (Richard y Larry, nuestros protagonistas), aunque ellos solo se dan cuenta del boquete pero realmente no saben quien era el culpable. Para "agradecerles" el descubrimiento Bernie los invita un fin de semana a su casa de la playa donde pretende asesinarlos, pero el que termina muerto es él, y sus empleados deciden simular que todavía está vivo para no salir mal parados.

En esta ocasión la producción comienza con Richard y Larry reconociendo el cuerpo muerto de Bernie Lomax en la morgue de Nueva York.  Poco después son interrogados y despedidos de su empresa, donde un directivo sospecha que realmente saben más de lo que dicen sobre el dinero que Lomax tenía escondido y comienza a vigilarlos de cerca.

Pero no es el único interesado en el dinero del muerto. La mafia envía a dos de sus hombres -los más torpes, claro- a las Islas Vírgenes donde una poderosa reina del vudú les facilita un rito para reanimar el cuerpo de Bernie y que sea él mismo caminando el que los lleve hasta el dinero. Con este fin y una vez de vuelta a Nueva York, los mafiosos roban el cuerpo de Bernie del depósito y realizan la ceremonia vudú, aunque en vez de utilizar sangre de gallina, usan de paloma, un factor que parece limitar los poderes mágicos del rito y que se traduce en que el muerto se levantará y caminará únicamente cuando oiga música, pero sin música, se desplomará nuevamente.

Acompañados de una radio, los mafiosos quieren que el muerto revivido les lleve hasta el dinero, pero lo terminan perdiendo cuando iban en metro y el cadáver vuelve a ser llevado hasta la morgue.  Por su parte, Richard y Larry han descubierto que Bernie tenía un depósito en las Islas Vírgenes pero que necesitaría que Lomax fuera en persona para poder retirarlo. Ni cortos ni perezosos, nuestros protagonistas -que ignoran todo lo ocurrido con los mafiosos- van hasta el depósito, meten al muerto en una maleta y se marchan de viaje con la intención de hacerse millonarios.

Una vez en el hotel de las Islas Vírgenes, Richard y Larry preparan su visita al banco local y mientran introducen a a Bernie en la nevera de su habitación, pero nada más que oye música, el cadáver cobra vida nuevamente y se marcha de parranda con sus característicos movimientos, mitad de zombi, mitad de bailón que por cierto creó la moda "Movin' like Bernie" donde se intenta imitar su peculiar contoneo.

Cuando logran encontrar al muerto, se lo llevan hacia el banco como si fuera una marioneta con la ayuda de una gabardina. Cuando le dan la caja que tenía guardada únicamente hallan en su interior una especie de plano con poco detalle. A continuación, los torpes mafiosos encuentran a Richard y Larry y lo llevan hasta la reina del vudú que les obliga a darles el plano dándoles una poción que matará a Richard cuando acabe el día si no lo hacen.

Nuestros protagonistas por fin descubrirán que Bernie se reanima cuando oye música y que cuando anda, lo hace en busca de su botín escondido. Sin dudarlo, Richard y Larry le colocan un walkman al muerto y allá que se meten en mitad del océano hasta que por fin encuentran su tesoro. Se lo llevan a la reina del vudú para salvar a Richard, pero la policía les ha seguido en su accidentado viaje, capturando a los mafiosos. Larry esconde una parte del dinero mientras que el directivo de su empresa que les había seguido hasta allí termina desquiciándose de ver una y otra vez al muerto de Bernie Lomax. La película concluye con imágenes de Richard y Larry dispuestos a disfrutar su nueva vida de ricos, mientras Bernie continúa andando de aquí para allá en un carrusel de carnaval de aquel lugar.

"Este muerto está muy vivo 2" es una película simpática, con un respetable presupuesto, que pretende aprovechar de forma descarada el éxito de la primera parte con una vuelta de tuerca donde el muerto revive pero solo intermitentemente. No obstante, la práctica totalidad de los aficionados consideran que la segunda parte es claramente inferior, tanto en el nivel del humor como en su originalidad, que la producción que aquí comentamos, algo con lo que estoy totalmente de acuerdo.

Plagada de bromas tontas y una cansina ambientación musical, tiene algunos puntos graciosos entre tanto enredo, sobre todo protagonizados por el divertido papel del único zombi que aparece en la grabación, una actuación poco creíble pero bastante cómica. El resto de actuaciones son más normalitas, el guion mediocre en líneas generales y su argumento es bastante simple, teniéndose que adornar con distintos sketch que no aportan nada al desarrollo.

El muerto viviente de la filmación es bastante sui géneris. Es un zombi del vudú pero que excepcionalmente no sigue la voluntad de quien lo revivió, sino que parece estar progamado para ir detrás del dinero como si le dieran cuerda. Lo del tema de la música se nota que es simplemente para fomentar la confusión de los personajes y con el ello el enredo cómico. Una simple anécdota dentro del género. Por cierto, el "Movin' like Bernie" que comentamos más arriba se convirtió en una moda viral en 2011, pudiéndose encontrar muchos ejemplos en YouTube.

En definitiva, una obra para pasar el rato con momentos afortunados y otros no tanto. Un intento de alargar la fama de "Este muerto está muy vivo", pero con menos gracia y menos personalidad. Una producción donde encontramos un muerto que solo camina cuando oye música, una rareza incluída únicamente con el fin de hacer reír pero que puede terminar aburriendo. A pesar de todo, la recomendaría pero solo por los buenos recuerdos que me trae de la infancia.

Trailer (en inglés):


Valoración: