jueves, 31 de diciembre de 2015

(1975) Frozen Scream

Frozen Scream es una película estadounidense de terror filmada en 1975 que está producida y protagonizada por Renee Harmon. Su título se podría traducir literalmente como "Gritos congelados".

Varios hombres encapuchados están asesinando y robando los cuerpos de diversas personas. Esos encapuchados asaltan y secuestran a un científico que lidera un equipo de investigación que estudia un fármaco que sea capaz de regenerar los tejidos y lograr la inmortalidad. Su mujer es testigo del ataque y también es agredida, ingresando posteriormente en un hospital. Extrañamente todos los que están a su alrededor parecen querer disuadirla para que olvide lo sucedido y no le dé más vueltas a la desaparición de su esposo.

Pronto descubrimos que los encapuchados pertenecen a una especie de secta que se ha creado precisamente en torno a las investigaciones sobre la inmortalidad y en la que participan otros médicos que desean traspasar cualquier barrera moral en sus estudios. Los componentes de la secta adulan la inmortalidad y realizan rituales paganos y esotéricos para honrarla.

Un apuesto detective sigue de cerca el caso y se convierte en el único apoyo de la mujer en su afán por saber la verdad. Curiosamente este hombre había mantenido una relación anterior con la protagonista y de hecho vuelven a liarse a la primera oportunidad que se le presenta. La pareja investiga a los médicos y la oscura secta que han creado, sin embargo, los malotes harán todo lo posible por quitar de en medio a todo aquel que se intente inmiscuir en sus asuntos.

Finalmente la mujer descubre la horrible verdad sobre los estudios que se han realizado para lograr la inmortalidad donde las bajas temperaturas son una cuestión clave y de hecho también halla una cámara frigorífica donde están los muertos congelados dispuestos a ser utilizados por los líderes de la secta, siendo uno de ellos su propio marido. No obstante, la mujer es capturada por los médicos y también es convertida en unos de estos zombis congelados. La historia concluye con la mujer convenciendo a su novio, el detective, para que se una a su nuevo "grupo de amigos".

"Frozen Scream" es una filmación conocida sobre todo por ser una vídeo nasty, es decir, uno de esos títulos prohibidos -en este caso completamente además- por las autoridades censoras del Reino Unido durante los años ochenta, viéndose que eran muy, pero que muy susceptibles a utilizar la tijera censora. Respecto a la película en sí, pues para no andarnos por las ramas diremos directamente que es una mala producción de la que muy pocas cosas podemos salvar.

Con una calidad sonora y visual muy poco profesional y su poquito de cuestiones onírico-paranoicas tan común en los setenta, nos cuenta una historia de misterio sin demasiada chicha con unos zombis congelados como eje central, algo que puede recordar vagamente al argumento de la posterior "Escalofrío" de 1989. Los aspectos más técnicos como la ambientación o la fotografía muy cutres en términos generales y los poco efectos especiales que nos ofrece son tremendamente horribles y nada creíbles.

Un aspecto muy raro de encontrar y que merece la pena destacarse es que durante la filmación existe un narrador al que pone voz el detective que incluso habla por encima de los diálogos de los personajes, algo extraordinario pero que ni si quiera cumple con la función de aclarar al espectador lo que está viendo.

Respecto a lo zombis que aparecen, pues como hemos comentado, estos se mantienen congelados cuando no están en funcionamiento. Cuando están activos se comportan casi con normalidad pero tienen su voluntad totalmente sometida por aquellos que los levantaron con la excusa de la experimentación científica sobre la búsqueda de la inmortalidad. Como curiosidad se pueden distinguir de las personas vivas por una especie de apósito circular puesto en el cuello.

En definitiva, una filmación sin mucha lógica ni demasiada calidad protagonizada por personajes que apenas transmiten nada. A pesar de haberla puesto a parir, he de reconocer que en algún tramo del desarrollo me resultó entretenida, porque es verdad que tiene alguna secuencia aprovechable, pero ciertamente las ilusiones pronto se vendrán abajo. Solo recomendada para los más fanáticos o para los que les molen este tipo de producciones añejas y mal acabadas.

Trailer (en inglés):


Valoración:

lunes, 28 de diciembre de 2015

(2012) Gangster, Guns & Zombies

Gangster, Guns & Zombies es una filmación producida en Gran Bretaña y estrenada en el año 2012 sobre un grupo de mafiosos que se ven en mitad de un apocalipsis zombi.

Una banda de ladrones de banco acaba de dar un importante golpe y huyen en furgoneta con mucho dinero y con uno de ellos herido de bala, cuando de repente comienzan a encontrarse por el camino a extrañas y violentas personas. Los medios informan de una nueva pandemia de la que poco se sabe, tan solo que se debe disparar a la cabeza a estas personas que son extremadamente peligrosas. Los mafiosos pronto se percatan que los muertos están caminando de nuevo en la tierra como si de una catastrófica profecía se tratara.

La banda pasa toda la noche viajando en la furgoneta con el fin de encontrar algún lugar seguro y creen que dirigirse hacia la costa será la mejor opción. Sin embargo, el hombre herido acaba muriendo y sus compañeros deciden parar en un bosque para enterrar el cadáver, aunque no les da tiempo, ya que el muerto vuelve a la vida como un zombi rabioso y el grupo debe enfrentarse a él y a otros muertos vivientes, pudiendo escapar aunque uno de ellos ha sido mordido.

Ya sin apenas combustible, los ladrones paran en una gasolinera donde vuelven a ser atacados por más muertos y nuevamente logran huir, esta vez gracias a que el hombre infectado se sacrificó para que los cuatro supervivientes restantes pudieran continuar el camino. No obstante, la gasolina solo les da para llegar a un molino cercano donde resiste una joven y su abuela, ambas muy bien armadas. Las mujeres permite a la banda pasar allí la noche, pero el líder intenta traicionar a sus anfitrionas y a sus propios compañeros, siendo expulsado al exterior con los zombis, pero desafortunadamente la abuela también es mordida en el enfrentamiento.

Los únicos tres hombres que continúan con vida de los mafiosos y la joven del molino deciden escapar de allí, cogen el automóvil de la muchacha y se largan de aquel lugar. A pesar de las dificultades, finalmente nuestros protagonistas logran alcanzar la costa, roban una embarcación y abandonas las islas británicas sin un destino claro.

"Gangster, Guns & Zombies" es una especie de road movie donde los personajes están mayormente en la carretera enfrentándose a situaciones mil veces vistas ya. El punto de partida con unos ladrones que ven interrumpida su escapada tras un buen golpe por el comienzo de un apocalipsis zombi no pintaba mal, sin embargo el desarrollo de la película se acaba haciendo muy monótono, pero más por su poca originalidad que por su ritmo -aceptable en general-, convirtiéndose en una obra mediocre que sin duda podría haber dado mucho más de sí.

La filmación intenta ofrecer al espectador algunos momentos cómicos, algo que rara vez consigue más allá de esbozar alguna que otra sonrisa. El humor no es su fuerte, pero tampoco el argumento, una idea muy simple basada en ser atacados y correr de acá para allá sin mucho más que aportar. Los personajes tampoco acaban de conectar, ni tienen fuerza dramática ni ninguna credibilidad, probablemente siendo más culpa del guion que de los actores que hacen lo que pueden por salvar los muebles. La fotografía y la ambientación son bastante justitas y los efectos especiales tampoco son demasiado acertados.

Respecto a los zombis, estos son rápidos y violentos, caracterizados de forma muy irregular y su aparición no es explicada de ninguna forma. Aunque en la producción se insiste en que los muertos están reviviendo sin que sea necesario que fueran mordidos o contagiados, no nos encontramos ni a uno algo más descompuesto de lo normal o alguna de esas escenas en las que van saliendo los muertos de la tierra que tanto nos gustan.

En definitiva, una película mediocre sin nada original destacable que ciertamente se deja ver e incluso puede resultar hasta entretenida en algunos tramos, pero en cuyos detalles cutres e incluso en la poca distribución que ha tenido se refleja el escaso presupuesto con el que contaron para hacer la filmación. Recomendada para los más fieles a los apocalipsis zombis que no quieran perderse ni una y no  tengan problemas por ver algo que casi seguro ya vieron.

Trailer (en inglés):


Valoración:

miércoles, 2 de diciembre de 2015

(2014) Wyrmwood: La carretera de los muertos

Wyrmwood: La carretera de los muertos es una película australiana de 2014 cuyo título original es simplemente "Wyrmwood", aunque también es conocida  en inglés como "Wyrmwood: The Road of the Dead".

Unos extraños meteoritos son vistos caer del cielo, sin saber cómo ni por qué el apocalipsis parece que ha llegado de repente a la tierra y al poco tiempo los zombis ya están en todos sitios. La historia se centra en Barry, un mecánico que está felizmente casado y tiene una hija. Los muertos llegan hasta la casa y la familia sale corriendo de allí pero desafortunadamente en el camino la hija y la mujer de Barry son infectadas y nuestro protagonista tiene que enfrentarse a ellas y eliminarlas, un trágico y duro golpe que le marcará profundamente.

De forma paralela, la acción también nos narra lo que le ocurre a Brooke, la hermana de Barry, que en mitad del caos se quedó atrapada en un garaje y ha sido capturada por una especie de unidad militar especial. Sin embargo pronto se da cuenta de las oscuras intenciones de estas personas que la entregan a un científico loco que investiga brutalmente con vivos y muertos.

A todo esto Barry se encuentra vagando por el bosque tras encontrar a un hombre con el que viajaron juntos hasta que el coche les dejó tirados. En ese lugar conoce a Benny, otro superviviente que fue la noche anterior a cazar con sus hermanos y que terminó matándolos cuando se convirtieron en zombis. Juntos llegan hasta una especie de granero donde resisten dos personas quienes les explican que los combustibles ya no se inflaman y que lo por lo tanto todos los automóviles han dejado de funcionar. No obstante, se percatan de que tanto la sangre de los zombis como un aliento verdoso que exhalan sí que son inflamables, por lo que se les ocurre utilizar ese gas como combustible para largarse de allí en una camioneta.

Uno de los que se refugiaban acaba convertido en zombi, por lo que ya solo queda uno llamado Frank. De esta forma, Barry, Benny y Frank refuerzan el coche, se visten con armaduras metálicas y emprenden el camino utilizando el aliento de un zombi que llevan en la parte de atrás de la camioneta. Sin embargo, pronto se les presenta un nuevo problema, y es que por la noche los muertos vivientes no exhalan gas y además son más rápidos y ágiles. Esa misma noche Frank es mordido y a la mañana siguiente los dos protagonistas continúan su marcha de nuevo solos.

A todo esto, Brooke sigue en el laboratorio del científico loco pero de forma inesperada se percata de que la experimentación le ha dado una sorprendente cualidad, la de controlar a los zombis a distancia, una habilidad que utilizará para deshacerse de sus cadenas y de sus captores. Cuando intenta escapar de aquel lugar descubre que realmente viajaba en un camión y que precisamente su hermano y Benny la están siguiendo en la camioneta, por lo que logra escapar definitivamente con ellos, pero los militares comienzan a perseguirlos.

Finalmente los militares malvados alcanzan a Barry, Benny y Brooke. Benny y Brooke son asesinados pero Barry logra deshacerse de ellos, sin embargo, Brooke vuelve al mundo de los vivos convertida en una zombi consciente que sigue siendo capaz de controlar a los muertos vivientes a su antojo. La película concluye con los hermanos en una carretera encontrándose a un camión similar al que secuestró a la muchacha y esta utilizando a los zombis poco menos que como mascotas.

"Wyrmwood: La carretera de los muertos" es una filmación interesante y un intento bastante completo y digno de realizar una road movie en mitad de un holocausto zombi. Con tintes dramáticos y tendiendo hacia la barbarie, podemos encontrar algunos elementos con cierta originalidad y una fotografía muy dinámica con mucho movimiento y primeros planos. El ritmo de la narración es bastante bueno y de forma general no se hace nada pesado su visionado, más bien al contrario. La ambientación y los efectos especiales también suman puntos a esta producción.

En la parte negativa quizá podamos destacar el poco gancho de los actores protagonistas, unos personajes atormentados que sin embargo apenas tienen profundidad ni desarrollo. El acompañamiento musical también es un poco deprimente y prescindibles en casi todas sus apariciones. Tampoco acaban de encajar ciertos detalles argumentales que quedan incluso ridículos, como algunas de las escenas de zombis teledirigidos con una subidita Brooke enviando a los muertos vivientes como sicarios rabiosos contra sus enemigos.

Como aparece en el cartel, la promoción de esta película se basó en compararla con una mezcla entre la también australiana "Mad Max" y "El amanecer de los muertos" y lo cierto es que es indudable de que existen elementos comunes respecto al vestuario, la historia o los efectos visuales pero también son evidentes las diferencias entre estas tres producciones y el papel que el marketing juega en todo esto.

Respecto a los zombis, estos son lentos por el día y rápidos por la noche, caracterizados decentemente con los ojos blancos y tremendamente chillones. El origen de la infección ha sido alguna sustancia traída por los meteoritos que convierte en zombis a todas las personas que respiran el aire contaminado a excepción de las personas del grupo sanguíneo A negativo. El tema del gas y que puedan ser dirigidos por la voluntad de alguien como en el vudú quizá sea lo más original de esta representación de los muertos.

En definitiva, una obra completita con experimentos macabros, historias personales desgarradoras,  bastante sangre y hasta superpoderes. Una película centrada en un viaje por carretera a ninguna parte con elementos interesantes pero con un argumento muy simple que da para lo que da. Perdonándole algunos excesos y rarezas innecesarias, es sin duda una producción que merece la pena ver, eso sí, teniendo presente que tampoco es que se vaya a contemplar un punto de inflexión en el género. Un último apunte es que parece que tuvo bastante éxito, sobre todo en Australia y ya se prepara la segunda parte.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 29 de noviembre de 2015

(2004) SARS Wars

SARS Wars es una comedia de zombis tailandesa estrenada en el año 2004. También es conocida como "Bangkok Zombie Crisis", aunque su título original es "Khun krabii hiiroh".

Un peligroso virus mortal llamado SARS nº 4 se dirige desde África hasta Tailandia a través de un largo viaje en el interior de un mosquito. Cuando el insecto llega a Bangkok comienza la propagación de este virus que primero mata a sus víctimas y luego las convierte en violentos zombis.

Ajenos a la que se les viene encima, una banda de peculiares delincuentes secuestra a una adolescente que resulta ser la hija de un rico empresario local. Al ser consciente de la situación, el padre busca ayuda en un especialista retirado que al principio se encuentra reticente a participar pero que finalmente es convencido, enviando a la misión de rescate a su aprendiz más avanzado.

No obstante, y justo antes de que el salvador llegue, la muchacha logra escapar de sus captores, buscando la salida por un edificio donde los zombis van aumentado y que finalmente es precintado por las autoridades para evitar la propagación del virus, dejando a su interior a la joven, la banda y al guerrero enviado por su padre. Las fuerzas especiales tailandesas hacen acto de presencia en el edificio, pero son presa fácil para los sanguinarios muertos vivientes. Igualmente los componentes de la banda van cayendo uno tras otro hasta que solo queda con vida su líder.

Viendo que la situación se complica mucho, el viejo maestro decide que es la hora de ayudar a su aprendiz en el campo de batalla, se prepara y se dirige hasta allí. Logra entrar en el edificio con la ropa especial de un grupo de desinfección que intenta probar vacunas que sean capaces de detener el avance del virus. Este grupo también lleva consigo unas originales armas que pueden dejar paralizados durante un tiempo a los zombis sin necesidad de matarlos.

Después de un tiempo en el que nuestros protagonistas luchan por salvar sus vidas, el gobierno está harto de esperar y ante el peligro que supone ese foco de infección, activan una bomba que volará por los aires todo aquello. En un final de auténtica locura, el maestro, su aprendiz, la joven secuestrada y una investigadora del gobierno logran escapar con vida de aquel lugar infernal teniendo que derrotar a una serpiente gigante mutada por acción del virus, parando el tiempo y descubriendo quién es realmente la muchacha.

"SARS Wars" es una película con mucho humor absurdo que salpica hasta el último rincón de un guion que difícilmente puede ser tomado en serio. Con varias secuencias animadas, es una filmación con un comienzo dinámico y esperanzador que va decayendo al pasar los minutos y que ya en su tramo final se puede terminar haciendo pesada a excepción de las paranoicas sorpresas finales que vienen a definir perfectamente el alma sarcástica de esta producción. Como decimos lo más destacable en su enfoque cómico que nos ofrece algunos momentos graciosos muy buenos, pero también varias escenas ridículas y estúpidas que no pegan ni con cola. Eso sí, aquí se ríen de todo, desde la censura de su país hasta de la propia película.

Respecto a la estética de la grabación tiene una ambientación creíble y una fotografía aceptable, adornada además de bastante sangre en pantalla, por lo que aparte de paranoias argumentales a raudales también tenemos momentos de acción bastante dignos. Los efectos especiales tampoco son nada del otro mundo, con detalles muy buenos pero con varios elementos cutres que dan vergüenza ajena.

Los zombis aquí tienen un comportamiento tremendamente irregular y una caracterización con dientes afilados y un aspecto muy diabólico que perfectamente podrían hacerles pasar por demonios o vampiros. El contagio del virus hace que las personas mueran y en el momento en que su corazón deja de latir se convierten en zombis rabiosos.

En definitiva, una película entretenida -sobre todo al principio- y muy original -o paranoica, a veces es complicado distinguir- donde tenemos desde un bebé zombi hasta una serpiente gigante en esta obra que despilfarra humor absurdo y tontorrón. Aunque con precaución ante lo que se va a contemplar, la recomendaría sin duda para echar una risas con zombis y sangre de telón de fondo.

Trailer:


Valoración:

domingo, 20 de septiembre de 2015

(1975) La cruz del diablo

La cruz del diablo es una película española estrenada en 1975 que está inspirada en las "Leyendas" del escritor Gustavo Adolfo Bécquer, al que por cierto nombran en numerosas ocasiones durante la filmación.

Alfred Dawson es un escritor londinense amante del quife que tiene continuados y extraños sueños con templarios que vuelven de la tumba para perseguir a una muchacha. María, su novia española -encarnada por Carmen Sevilla-, le anima a aprovechar ese mundo onírico para escribir una historia sobre el misterio de los antiguos cruzados. Alfred recibe una alarmante carta de su hermana, residente en Madrid, en la que le avisa de que ha tenido un aborto y que se encuentra sola y asustada. La pareja no tarda en emprender el camino hacia España. Cuando llegan a la mansión, Alfred y Carmen se encuentran con que la hermana ha muerto y que se está celebrando su velatorio. La versión oficial de lo sucedido es que un vagabundo atacó a la mujer y la asesinó al tratar de robarle las joyas. No obstante, Alfred no se fía desde el primer instante de las inconsistentes evidencias y sospecha de Enrique, el viudo de su hermana y de su siniestro ayudante, llamado César.

Según cuentan las historias del lugar, el primer día de noviembre los templarios salen de sus tumbas en el Monte de las Ánimas, en un sitio conocido como La Cruz del Diablo que precisamente fue donde la mujer fue asesinada. Alfred insiste en visitar al presunto asesino de su hermana, sin embargo, el reo supuestamente se suicida justo antes de que pueda verlo. Aunque para Enrique y César el caso está cerrado, Alfred no está nada convencido y le pide a su cuñado que le acompañe en un viaje hasta La Cruz del Diablo, a lo Enrique accede.

A la mañana siguiente, el coche de caballos inicia el camino con Alfred, María, Enrique y César en su interior. Como el trayecto es largo, el grupo pasa la noche en una posada. Allí, el escritor convence a una trabajadora para que le lleve a escondidas esa misma noche hasta La Cruz del Diablo. Una vez allí, Alfred es capaz de revivir el asesinato de su hermana y de ver que, efectivamente, no fue asaltada por ningún vagabundo. Cuando vuelven a la posada, un hombre enmascarado asesina a la joven, sin embargo, los viajeros parten por la mañana antes de que su cadáver sea descubierto.

De nuevo en el coche de caballos continúan la ruta, aunque por poco tiempo, ya que el carromato sufre un accidente, rompiéndose su eje trasero. María y el cochero vuelven para buscar ayuda, Alfred, Enrique y César piden cobijo esa noche en una extraña mansión regentada por un fantasmal hombre y su prima, quien les cuenta que los templarios muertos saldrán de sus tumbas al día siguiente y que no les aconseja ir hasta La Cruz del Diablo, pues a todos los que encuentren en su territorio los ejecutarán. La leyenda parece que se hace realidad y Beatriz -la prima- le dice a Alfred que está condenada eternamente a ser asesinada por los caballeros muertos y le pide que vaya hasta el monasterio donde se encuentran enterrados para liberarla y saber por fin toda la verdad.

Cuando el protagonista llega al monasterio -y como era de esperar-, César se descubre como el verdadero asesino de la hermana quien esperaba un hijo suyo y le había llevado hasta aquel lugar para mostrarle sus amigos, los templarios muertos que justamente vuelven a la vida al llegar las doce de la noche. Alfred, espada en mano, logra vencerlos a todos, mata a César y Beatriz es liberada para toda la eternidad. Finalmente, a la mañana siguiente, Alfred es detenido por la policía acusado por el asesinato de la muchacha de la posada, de Enrique y de César. El escritor es condenado a muerte, pero justamente antes de ser ejecutado le envía a María a Londres su último libro donde narra las leyendas de los templarios muertos.

"La cruz del diablo" es una película muy predecible y acartonada, pero que logra entretener al espectador durante la mayoría de su historia que pretende explotar el tema de los templarios zombis, una temática especialmente de moda en aquella época gracias a la tetralogía de Amando de Ossorio compuesta por "La noche del terror ciego" de 1972, "El ataque de los muertos sin ojos" de 1973, "El buque maldito" de 1974 y "La noche de las gaviotas" del mismo año 1975, por lo que la originalidad de su argumento no es que sea precisamente su mayor fuerte.

La filmación está repleta de rostros conocidos en el cine de la época, como Adolfo Marsillach, Emma Cohen, Fernando Sancho, Ramiro Oliveros, Mónica Randall o la mencionada anteriormente Carmen Sevilla, muy guapa sí, pero dejando muchísimo que desear como actriz. Dirigida por el mismo director de "La plaga de los zombies" -John Gilling- de 1966, nos cuenta una historia simple, pero bien narrada en líneas generales, introduciendo acertadamente fragmentos de las leyendas durante su desarrollo, aunque con un tramo final que se percibe como excesivamente precipitado.

Los templarios muertos solo aparecen durante los minutos finales de la filmación, dándoles poca importancia real en la historia y caracterizados pobremente con máscaras de carnaval. Sin duda, se les podría haber sacado mucho más provecho a estos personajes. Por su contra, la ambientación victoriana de la obra en general, aunque sin grandes alardes, sí que es más creíble.

En definitiva, una película que hace apología de la obra de Bécquer, con algo de misterio y muchos actores reconocibles que sin ser nada excepcional ni innovador, logra mantener la atención durante la mayoría del tiempo de esta producción española muy poco conocida y difundida -de hecho, ni rastro de alguna escena en YouTube-. A pesar de sus limitaciones, merece la pena echarle un ojo, aunque sea por curiosidad.

Trailer:

No disponible

Valoración:

lunes, 14 de septiembre de 2015

(2008) Samurai Zombie

Samurai Zombie, titulada originalmente como "Yoroi: Samurai zonbi" es una película de terror japonesa estrenada en el año 2008.

Un matrimonio con sus dos hijos -una joven adolescente y un niño pequeño- se desplazan en su furgoneta con motivo de unas vacaciones familiares. De repente, un tiroteo rompe la tranquilidad de su viaje y la familia es secuestrada por una pareja de delincuentes que se monta con ellos en el automóvil. Juntos en la furgoneta, se internan en lo que parece un bosque maldito donde los teléfonos móviles dejan de funcionar y el vehículo acaba pinchando. Uno de los secuestradores le explica al hombre de la familia que en ese lugar los muertos no se quedan quietos, que allí vuelven a la vida, por lo que sería mejor escapar cuanto antes.

El marido emprende una marcha hasta llegar a un antiguo cementerio embrujado donde él mismo se sacrifica cortándose el cuello. La lluvia de sangre al arrancarse la cabeza provoca que un samurái allí enterrado vuelva a la vida con sed de venganza. Este samurái zombi se dirige a por la familia y sus secuestradores que logran huir de él. Sin embargo, el muerto viviente hace que reviva otro samurái más.

El grupo de supervivientes camina por el bosque hasta encontrar una oscura aldea abandonada. Se refugian en un edificio donde el fantasma de una anciana les advierte que ese lugar está sembrado de mal, regado de sangre de samuráis con ganas de sangre y que ninguno de ellos escapará de allí. Dos policías locales encuentran a la familia en la aldea, pero los samuráis zombis entran en escena, asesinando poco después a los secuestradores y a uno de los policías. Por mucho que se les dispara a estos muertos -incluso en la cabeza-, siempre vuelven a levantarse.

Tras el ataque, los dos hermanos quedan deambulando por el bosque separándose de su madre que huye hacia otro lado distinto donde consigue una espada mágica que sí que parece que puede destruir a los samuráis. A todo esto, otro zombi más se une a la fiesta, en este caso un samurái arquero que mata al policía que quedaba y a la hija mayor de la familia.

Finalmente, cuando el hijo pequeño y la madre se vuelven a encontrar, es el propio chaval quien asesina a su madre de forma sorpresiva, revelándose posteriormente toda la verdad... Y es que resulta que todo aquello forma parte de un plan de venganza ancestral por parte de un samurái que mucho tiempo atrás fue apaleado y asesinado vilmente precisamente por los antepasados de los que ahora, en esta nueva vida, han sido ajusticiados.

"Samurai Zombie" es una filmación dirigida y escrita por los mismos autores -Tak Sakaguchi y Ryuhei Kitamura- que realizaron en el año 2000 "Versus", una película mucho más completa y recomendable que la que ahora nos ocupa. De hecho, lo primero que llama la atención es la cantidad de paralelismos en el argumento, la estética, los personajes y la ambientación que podemos encontrar con la producción realizada ocho años antes, insisto, con un evidente mejor resultado.

En la introducción de la historia se nos promete zombis, samuráis y gore. Ciertamente los encontraremos, pero ni destaca por su excesiva acción, ni por sus zombis al por mayor ni por su gore constante. De todo un poco sí, pero con demasiada mesura. Aunque en general se deja ver e incluso tiene momentos entretenidos y muy visuales, lo peor de esta película es su historia sin ninguna pretensión que va decayendo a lo largo de los minutos después de un prometedor comienzo y que alcanza puntos desconcertantes y sin ningún sentido en algún tramo. Aunque se intente cerrar el argumento con el tema de la venganza, el daño ya está hecho. Tampoco las gotas de humor que acompañan al forzado guion aportan mucho.

La ambientación y la fotografía de la filmación no están mal, eso sí, con alguna peculiaridades como que te repitan varias veces desde distintos ángulos y en cámara lenta las escenas más espectaculares. Los efectos digitales podrían estar mejor integrados, pero tampoco es de lo peor. Eso sí, se hecha en falta mayor fuerza de los protagonistas, mayor definición de sus perfiles, muy poco desarrollados en general. Especialmente flojo está el secuestrador malote que parece no acabar de encajar del todo en su papel.

Respecto a los zombis que aparecen en la filmación, los samuráis son monstruos -con una caracterización decente pero mejorable- que salen de sus tumbas para ejecutar la venganza que cuando murieron prometieron. También existe otro muerto que revive, un tercer compañero de los secuestradores, que al volver a la vida tenía un aspecto y comportamiento totalmente normal. Parece que a esos muertos vivientes únicamente se les puede destruir cortándoles la cabeza.

En definitiva, una película descafeinada comparándola con su predecesora "Versus" pero que aún así todavía dispone de sangre, acción y excentricidades suficientes como para ser recomendada para los más fanáticos del cine asiático de terror. Estéticamente no está nada mal, pero la historia va claramente de más a menos y está repleta de momentos de relleno incomprensibles. Puede divertir un rato pero sin esperar nada excepcional de ella.

Trailer:


Valoración:

martes, 1 de septiembre de 2015

(2000) Prison of the dead

Prison of the dead es una película estadounidense de bajo presupuesto dirigida por David DeCoteau. En español también es conocida como "La prisión de los muertos".

Un grupo de antiguos amigos, al que les unía el interés por la investigación de fenómenos paranormales, se vuelven a reunir después de pasar varios años sin tener contacto alguno. El lugar elegido es una funeraria que el adinerado padre de uno de ellos -Kristof que se llama- ha comprado recientemente. Resulta que esa funeraria está construida sobre una antigua prisión secreta donde en el Siglo XVII ajusticiaban a mujeres acusadas de brujería. Además, cuenta la leyenda que los temidos verdugos de esta cárcel se encuentran allí enterrados.

Una vez en el lugar, los jóvenes deciden hacer una ouija que provoca que los tres verdugos muertos vuelvan a la vida y salgan de la tierra con sus armas bien agarradas. El juego parece que se les ha ido de las manos, algunos creen que todo aquello es una broma, pero lo cierto es que los verdugos ya se han puesto en marcha e incluso varios de los protagonista son poseídos por los espíritus de las brujas allí ejecutadas.

A pesar de la gravedad de la situación, el grupo se dispersa por aquella antigua prisión y los muertos van matando uno tras otro a todos los jóvenes a excepción de Kristof, el artífice de aquella trágica reunión que ahora no solo tiene que huir de los tres verdugos, sino también de sus amigos asesinados que han vuelto a la vida para acabar con él. En un ridículo final, Kristof logra abrir una puerta mágica de la cárcel que hace que desaparezcan todos los zombis y logra escapar con vida de aquel lugar maldito.

"Prison of the dead" es una película bastante mala, grabada con poca calidad, con un argumento insufrible, una fotografía desafortunada y en la que no se salva ni el acompañamiento musical. Es un intento por combinar varios tópicos para asegurarse el éxito, pero lo que han conseguido es una producción predecible, cutre y soporífera, aún cuando su duración apenas alcanza los 72 minutos.

La historia de la filmación no da para mucho y es tremendamente simplona e incluso infantil. Los actores no son nada creíbles -especialmente en sus "magníficas" interpretaciones como poseídos-. La ambientación tampoco está conseguida, pero lo más hiriente son sus absurdos e incomprensibles diálogos... para llorar.

Respecto a los muertos vivientes que aparecen en la grabación, tenemos por un lado a los tres verdugos caracterizados muy pobremente con máscaras de carnaval y capuchas negras y luego al resto de amigos asesinados que se levantan, totalmente normales. Eso sí, unos y otros con unos ojos rojos iluminados a tope que intentan -digo yo- transmitir algo de miedo al espectador.

En definitiva, una película muy poco recomendable de la que poco o nada positivo se puede sacar. Ni la historia, ni sus actores, ni la ambientación... ni siquiera hay sangre y las muertes de los protagonistas ni se ven. Quizá algún incauto pueda creer, leyendo el título, que se trata de una filmación que se desarrolla en una cárcel con sus presos infectados, sus rebeliones y sus cosas... pero nada más lejos de la realidad. Simplemente unos jóvenes que hacen levantar de entre los muertos a unos monstruos de los que ni corren. 

Trailer (en inglés):


Valoración:

lunes, 31 de agosto de 2015

(1980) Encuentros en el más allá

Encuentros en el más allá, titulada originalmente como "Gui Da Gui", es una película hongkonesa de 1980 escrita, dirigida y protagonizada por Sammo Hung. En inglés es conocida como "Encounters of the Spooky Kind" o simplemente como "Spooky Encounters".

Cheung es un conductor de coches de caballo que trabaja para el Sr. Tam, un rico y poderoso hombre de negocios que resulta que se acuesta con la mujer de su empleado. Nuestro protagonista casi los pilla con las manos en la masa, por lo que el Sr. Tam, temeroso de ser descubierto, decide que lo mejor será quitar de en medio al pobre de Cheung. Para asesinarlo, el ricachón recurre a un maestro sin escrúpulos del arte de los espíritus y la magia negra. Como parte de su plan, Cheung -que siempre se la da de valiente- es retado a pasar dos noches en el cementerio, a lo que nuestro protagonista no duda en aceptar.

Durante su estancia en un mausoleo Cheung tiene que enfrentarse a un Jiang Shi, es decir, un muerto viviente chino que no solo destaca por luchar fantásticamente bien, sino sobre todo, por desplazarse únicamente dando saltos, algo muy peculiar si no se ha visto con anterioridad. El muerto ha sido revivido gracias a un ritual del maestro brujo, sin embargo, Cheung logra salvarse gracias a los consejos del hermano del propio maestro, un hechicero que está enfrentado con su pariente al que acusa de usar la magia de forma deshonesta.

Como el plan no ha dado resultado, el Sr. Tam decide cambiar de estrategia para eliminar a Cheung. Sobornando a los soldados, simula la muerte de la mujer de Cheung y hacen que lo detengan acusado de asesinato y lo condenen a muerte. Ya en los calabozos y viendo que la ejecución es inmediata, Cheung se escapa de la prisión y con la ayuda del hechicero bueno logra ocultarse de las autoridades, protegerse de la brujería y descubrir que es su idolatrado jefe, el Sr. Tam, el que está detrás de esta conspiración contra su persona.

Cheung y el hechicero descubren el lugar desde donde el Sr. Tam y su brujo mercenario están realizando los rituales de magia negra y no tardan en ir hacia allá donde también se encuentra la mujer de nuestro protagonista que lo ha abandonado por su adinerado jefe. Finalmente presenciamos un par de luchas finales, a cual más paranoica y siempre con la ayuda de la magia, que terminan con la victoria de Cheung que le propina varios puñetazos a su mujer al recriminarle su comportamiento, algo sin duda muy chocante de ver hoy día donde el rechazo a la violencia machista parece estar mucho más presente que en aquel momento.

"Encuentros en el más allá" es una peculiar película que comienza recordando al cuento de "Juan sin miedo" y en la que se podrán encontrar numerosas peleas coreografiadas de artes marciales -ya sean contra vivos o contra muertos-, elementos cómicos y un puntito de terror que la convierten en una obra con una mezcla singular que entretiene durante unas partes del metraje, pero que puede llegar a desconcertar o desesperar en otros tantos.

El argumento es simple y su puesta en escena puede resultar algo extraña, como pasa otra veces con el cine asiático, al utilizarse registros que no acaban de ser familiares en nuestra cultura cinematográfica. Un par de cosas que me han llamado la atención especialmente es ver un sacrificio real de una gallina en uno de los rituales que nos ofrece y la cantidad de incienso y té que gastaron en su rodaje, así a ojo, por lo menos un camión de cada. Sea como fuere, es esta una producción mucho más aprovechable que "Kung Fu Zombie", una grabación de 1982 también filmada en Hong Kong que intenta mezclar los mismos ingredientes que en esta ocasión pero de forma más desafortunada.

Respecto a los muertos vivientes que aparecen en la película también tienen sus peculiaridades. Los "Jiang Shi" chinos tienen su propia tradición y precisamente a raíz de "Encuentros en el más allá" empezaron a popularizarse de nuevo en la década de los ochenta. Desde la cultura occidental suelen identificarse igualmente como vampiros que como zombis, aunque ciertamente en posteriores adaptaciones como en "Mr. Vampire" de 1985 el perfil se acerca más a los vampiros. El lío aumenta al hacer referencia a estos seres en la película como fantasmas -como se refleja en el propio título en chino e inglés- y realmente alguna aparición podría calificarse como tal. De una u otra forma, la incluimos como película de zombi porque claramente los cadáveres vuelven a la vida por la intercesión de la magia negra para cumplir la voluntad del brujo que los levantó, esta vez no utilizando el vudú, sino ese arte de los espíritus.

En definitiva, una película curiosa que logra entretener en algunos tramos pero que yo solo recomendaría a los amantes de las artes marciales y a aquellos que queráis conocer estos monstruos chinos denominados "Jiang Shi". Una producción con muchos adeptos que la llegan a considerar como una obra de culto por su propuesta de humor, peleas y terror, pero que se puede hacer demasiado larga para los que no disfruten especialmente con patadas y volteretas.

Trailer:


Valoración:


viernes, 28 de agosto de 2015

(2015) Dead Rising: Watchtower

Dead Rising: Watchtower es una película de zombis coproducida por Estados Unidos y Canadá que fue estrenada en 2015. Es una historia basada en la saga de videojuegos de la compañía Capcom denominada "Dead Rising".

Un nuevo brote de un virus zombi parece que está surgiendo en la localidad de East Mission. No es el primer caso, habiéndose podido controlar anteriormente la amenaza. De hecho, estamos en un mundo que ha aprendido a convivir con el virus, existiendo un medicamento llamado Zombrex que puede mantener vivas a las personas una vez infectadas mediante su inyección periódica.

Chase Carter es un reportero sensacionalista que se desplaza hasta East Mission para cubrir la noticia junto a su camarógrafa Jordan. De repente, parece que algo va mal en aquel lugar, el Zombrex no hace efecto en los infectados que se convierten en rabiosos muertos vivientes y pronto comienzan a atacar a todo al que encuentran a su paso. Las autoridades sellan la ciudad de inmediato para que no se propague al resto de la población. Jordan logra escapar a lo justo, pero Chase no tiene tanta suerte y se queda allí atrapado.

El reportero se refugia en una casa para pasar la noche junto con dos mujeres en aquel infierno plagado de zombis. Una de ellas, Crystal, es una atractiva joven infectada a la que sí que le hace efecto el medicamento... algo raro parece estar ocurriendo. A todo esto el ejército se desplaza hasta East Mission para bombardear el lugar y no dejar títere con cabeza. Jordan comienza a mediar con el ejército y el gobierno para evitar la tragedia.

Chase y Crystal no solo tienen que enfrentarse a las hordas de muertos, sino que también deben defenderse de una panda de moteros salvajes que aprovechan la caótica situación para divertirse un poco. Precisamente en la guarida de estos malotes encuentran el origen del problema que no es otro que el medicamento que está suministrando el gobierno es inocuo, no hace nada... una especie de oscura conspiración parece que se ha puesto en marcha y el reportero pretende sacarlo a la luz.

Con la prueba definitiva de que el virus no ha mutado y sigue siendo controlable con Zombrex, el ejército decide volver a abrir las puertas de la ciudad para que salgan los supervivientes antes de que sea bombardeada. Por su parte, Jordan ha conseguido saber que los que están detrás de todo son los mandos militares que con la excusa del nuevo brote van a implantar chips a todos los infectados para controlarlos y suministrarles dosis anuales de la vacuna.

Nuestra pareja protagonista se logra deshacer de los zombis y los moteros vándalos a cuyo líder derrotan en una pelea cual monstruo final. Chase y Crystal han logrado salir del lugar justo a tiempo, sin embargo, el reportero se entera de que su compañera Jordan ha sido secuestrada por los militares al ser conocedora de toda la verdad, concluyendo aquí la película y dejando abierta la historia para una entrega posterior.

"Dead Rising: Watchtower" es una filmación con mucha acción, unos efectos especiales bastante decentes y unos zombis bien hechos. No obstante es una producción que no propone absolutamente nada nuevo, solo el típico corre que te pillo pero sin ningún ingrediente original que pueda destacarse por no haber sido explotado anteriormente. Nada innovador, nada, ni en la historia, ni en los personajes ni en sus planteamientos y eso, a estas alturas de la película -nunca mejor dicho- parece totalmente insuficiente para un público que ya ha visto miles de mordiscos de muertos vivientes.

Ciertamente es un largometraje con momentos entretenidos, muertes cachondas e incluso algunas notas simpáticas. Un producto muy visual con un ritmo constante que termina por resultar monótono, algo a lo que ayuda varias escenas excesivamente largas por su intrascendencia y su innecesaria duración total con dos horas interminables para contarnos una historia que si no llega a estar adornadas de múltiples escenas de acción se hubiera despachado sobradamente en una hora escasa.

La ambientación no está mal y los actores hacen lo que pueden con unos personajes planos que no transmiten nada. Por otro lado, habría que destacar que, aunque la filmación se desarrolla en el mundo del videojuego "Dead Rising" es una historia inédita en la que se hace múltiples guiños al juego, como la importancia de hacer originales armas con todo lo que tengas a tu alcance o la aparición transversal durante toda la producción del personaje Frank West que pone algo humor en las constantes interrupciones informativas para dar su peculiar visión de cómo se están desarrollando los acontecimientos.

Respecto a los zombis, estos tienen una caracterización bastante conseguida, son violentos y son rápidos o lentos dependiendo de las exigencias del guion en cada momento. No son ni mucho menos lo peor en esta producción  que viene a ampliar el catálogo de adaptaciones a la gran pantalla de videojuegos sobre muertos vivientes tras "House of te dead" en 2003, "Doom" en 2005 o por supuesto la archiconocida saga de "Resident Evil" que comenzó en 2002 y con la que guarda ciertas semejanzas estéticas.

En definitiva, una película con ratos entretenidos pero sin nada destacable que la termina convirtiendo en una apuesta segura para los amantes de la sangre y la acción, apuesta mediocre, sí, pero segura. Escenas vistas mil veces y un argumento flojísimo que no propone nada que termine enganchando al espectador que busque una buena historia con un mínimo de coherencia. Recomendada para pasar el rato viéndola con los amigos sin prestarle demasiada atención.

Trailer:


Valoración:

martes, 4 de agosto de 2015

(1973) Blue Demon y Zovek en La invasión de los muertos

Blue Demon y Zovek en La invasión de los muertos o simplemente "La invasión de los muertos" es una película mexicana de bajo presupuesto estrenada en 1973 que fue protagonizada por el luchador enmascarado Blue Demon y el escapista Zovek quien no pudo ver el estreno de la filmación al morir en 1972 tras caer de un helicóptero cuando iba a realizar una de sus demostraciones.

Una misteriosa fuerza extraterrestre parece amenazar a la humanidad. El piloto de un vuelo comercial se ha encontrado en el aire con un objeto no identificado y va a consultar con Blue Demon sobre su extraño avistamiento. Por su parte el Profesor Zovek ha encontrado varios policías muertos en extrañas circunstancias. A todo esto, un investigador llamado Profesor Volpi y su hija Erika, son informados del descubrimiento de unas pinturas rupestres poco comunes y no dudan en consultar a Zovek, especialista en artes marciales, la cultura oriental y con poderes mentales.

El Profesor Volpi, Erika y Zovek se dirigen hasta el apartado lugar donde fueron encontradas las pinturas para analizarlas. Paralelamente comienzan a denunciar la desaparición de cadáveres en esa misma zona. Cuando el Profesor Zovek ve las pinturas dice que presagian una calamidad. Al poco tiempo una especie de meteorito humeante cae del cielo y el gas que emana provoca que los muertos de un cementerio cercano salgan de sus tumbas y comiencen a andar.

Los muertos atacan el campamento base de nuestros protagonistas. Blue Demon oye desde su laboratorio que están en dificultades y se dirige hacia el lugar junto con su cómico ayudante. Zovek decide regresar en solitario para ver qué ocurre y los cadáveres del campamento se levantan y lo atacan, aunque el luchador logra reducirlos y huye del lugar. Mientras tanto, la bola sigue echando humo sin parar en mitad del campo.

El Profesor Volpi y su hija llegan al campamento base pero solo encuentran allí el cuerpo calcinado de una persona. Volpi decide inspeccionar la zona en helicóptero, pero es atrapado por los zombis. Erika se queda sola y es atacada por los muertos vivientes, siendo rescatada por Zovek. Por su parte, Blue Demon logra llegar hasta el lugar y comienza a repartir tortas a todo el que se cruza por su camino, incluyendo a dos especies de hombres lobo o similares que estaban por allí no se sabe muy bien por qué.

Finalmente, cuando el Profesor Zovek es consciente de que una legión de muertos vivientes está caminando para conquistar el mundo entero, decide que es hora de actuar y el escapista estrella una camioneta en una torre eléctrica junto a la bola extraterrestre humeante que termina explotando y los muertos son destruidos.

"Blue Demon y Zovek en La invasión de los muertos" es una película muy floja, sin apenas argumento y realizada exclusivamente para el lucimiento de sus protagonistas, famosos personajes de la época en México cuyo tirón se quería aprovechar también en el negocio del cine. Con diversas escenas que no aportan nada a la caótica historia, la filmación está protagonizada por actores que se nota a leguas que no son profesionales de la actuación, dispone de una pobre fotografía, un guion demasiado recargado por momentos y unos efectos especiales más falsos que un billete de 30 euros.

Una vez despotricada la producción por sus evidentes limitaciones técnicas, creativas y de presupuesto, también tenemos que decir que tiene cierto encanto a serie B, con momentos entretenidos e incluso divertidos -intencionados o no, eso es lo de menos-. Ciertamente hacer una película de muertos vivientes para cargárselos a guantazos en plan Bud Spencer, pues hombres, con este planteamiento no te puedes esperar ninguna maravilla, pero sí que se puede echar el rato... para que luego digan que la lucha no sirve para nada práctico.

Respecto a los zombis que aparecen, estos se levantan a causa de un humo blanquecino que sale de un meteorito. Son muertos lentos, aunque conducen y utilizan armas sin problemas. No tienen prácticamente ningún maquillaje en la cara, van tal cual con la ropa rota y andando lentamente y ya está. Muy "artesanal", en la línea del resto de esta filmación que, lógicamente nos recuerda a la anterior de 1961 también protagonizada por un luchador mexicano enmascarado denominada "Santo contra los zombies".

En definitiva, una producción con muchas carencias, con escenas ridículas y nada creíbles -por ejemplo, cuando Zovek "casi" cae por unas cataratas-, que incluso pueden llegar a desesperar -¿por qué siempre repiten dos veces las cosas cuando hablan por radio?- de la cual ni sabemos de dónde viene ni a dónde va ni realmente importa, pues su intención es que Blue Demon y Zovek nos muestren sus habilidades y repartan mamporros a diestro y siniestro y poco más. A pesar de todo, la recomendaría para los más aficionados al cine cutre de esta época porque en el fondo se le puede perdonar casi todos sus errores si contextualizamos y nos lo tomamos con filosofía.

Película completa:


Valoración:

viernes, 31 de julio de 2015

(1973) La muerte sonríe al asesino

La muerte sonríe al asesino, originalmente denominada “La morte ha sorriso all'assassino”, es una película italiana de terror -la primera dirigida por Joe D'Amato- estrenada en 1973. En inglés es conocida como “Death smiles on a murderer”.

La filmación comienza con las imágenes de un hombre llorando la muerte de su hermana de la que se encontraba profundamente enamorado hasta que su enfermiza relación quebró cuando la joven se enamoró de otro hombre.

Situados ya en el momento actual (principios del Siglo XX), un cochero tiene un accidente junto a una mansión. El conductor muere de forma horrible y la pareja que habita el lugar (Walter y Eva) ayuda a una joven muchacha a salir del carromato. La joven parece que ha perdido totalmente la memoria, se llama Greta y es precisamente la muchacha que apareció muerta en el flashback del comienzo.

Para atender a Greta va a la mansión el Dr. Sturges, un hombre oscuro que trabaja como médico del lugar que pronto se percata de que la joven es la clave para sus estudios sobres la resurrección de los muertos. Walter y Eva acogen de buena gana a Greta mientras esta se recupera del accidente, pero su belleza y extraña atracción hacen que tanto el hombre como la mujer que la hospedan se enamoren de ella.

Paralelamente el Dr. Sturges, con la ayuda de las inscripciones de un medallón que portaba Greta, ha finalizado su fórmula para resucitar a los muertos. Es una solución verdosa que no tarda en probar en un muerto vía intravenosa y efectivamente, el cadáver vuelve a la vida. No obstante, justo cuando logra este maravilloso hallazgo, el médico es asesinado misteriosamente y el muerto vuelve a caer tras retirarle el gotero con la fórmula.

Volviendo a la mansión, los problemas se multiplican cuando Eva descubre a Greta teniendo relaciones con su marido. Eva está enamorada de la joven y no puede soportar verla con Walter, por lo que en un arrebato de celos, dirige a Greta hasta una cavidad del sótano de la mansión y tapia su acceso dejándola allí emparedada. A Walter le dice que se ha marchado sin más. Sin embargo, semanas después cuando celebraban una fiesta de disfraces en la mansión, Greta vuelve a aparecer y esa misma noche asesina a Eva.

Para el funeral de la mujer aparece el padre de Walter que es precisamente el hombre del que se enamoró de Greta tres años atrás, justo antes de que muriera durante el parto del hijo que esperaba con él. Después del sepelio se le aparece la muchacha en el cementerio, encierra a su antiguo amado en el mausoleo de Eva quien se levanta y lo asesina. A Walter se le aparece Greta esa misma noche y también termina muerto, al igual que su mayordomo.

Al día siguiente la policía se dirige a la mansión para investigar los misteriosos crímenes. El jefe de la policía encuentra el medallón con las inscripciones y le consulta a un experto. El historiador le cuenta que esa medalla posee una fórmula inca para devolver a los muertos a la vida y le dice que un antiguo alumno estuvo muy cerca de descifrarla hasta que su hermana murió y ya no volvió a verlo. Al ir a la casa de ese antiguo alumno encuentra su cadáver en el suelo pues fue asesinado por su hermana Greta el mismo día que la levantó de entre los muertos e igualmente comprueba que la tumba de la joven está vacía. Finalmente parece que la muchacha muerta no dejará que el policía la descubra.

"La muerte sonríe al asesino" es una película algo desconcertante, tiene una historia con un cierto interés, con una atmósfera de misterio y una narración entretenida en líneas generales, pero tiene muchas cosas que no encajan, un enrevesado argumento difícil de seguir y varias escenas innecesarias y demasiado lentas. De hecho, el espectador tardará un rato en ponerse en situación y encajar las piezas para saber qué está pasando realmente.

Dentro de esta indefinición están los seres sobrenaturales que aparecen, muertos que han vuelto a la vida pero que se muestran y se comportan de forma muy distinta sin entender muy bien el por qué. El hermano de Greta aparece varias veces como un fantasma, siendo solo visible la sirvienta de la mansión a la que termina matando. Greta parece que está a mitad de camino entre una fantasma y una zombi, aparece y desaparece a su antojo -sobre todo a partir de su reaparición- y se muestra de una u otra forma aunque durante gran parte de la historia se comporta de forma totalmente normal. Al menos, parece claro que tanto el revivido por el Dr. Sturges como Eva -ambos aparecen brevemente- sí pueden considerarse como muertos vivientes. Por cierto, las escenas de las investigaciones del Dr. Sturges son simplemente incomprensibles y de relleno.

Respecto a la grabación, se abusa de una fotografía basada en primerísimos planos, la ambientación no está del todo mal y su estética y acompañamiento musical machacón son muy setenteros. Las actuaciones de los protagonistas son convincentes dentro del propio desconcierto de su argumento y también nos ofrece varios momentos eróticos.

En definitiva, una producción marcada por el misterio y la confusión, con unas pocas muertes y muchas preguntas en el aire. A pesar de todo, creo que puede ser una filmación recomendable de ver, sobre todo para los aficionados a las historias añejas de terror con fantasmas y muertos que vuelven a la vida por causa de la magia negra, en este caso no del vudú, sino de origen inca. Un largometraje que considero de más interés que algunas de las obras posteriores de Joe D'Amato en el género de los muertos vivientes como las flojas "Las noches eróticas de los muertos vivientes" de 1980 o "Zombie 5: Killing birds" de 1987.

Trailer (en italiano):


Valoración:

domingo, 26 de julio de 2015

(2008) Edges of darkness

Edges of darkness es una filmación estadounidense grabada en 2008 directamente para su distribución en vídeo que está ambientada en un apocalipsis zombi. No se debe confundir con "Edge of Darkness" (en singular) de 2010 protagonizada por Mel Gibson con la que nada tiene que ver -exceptuando, claro está, su denominación casi idéntica-.

La película que nos ocupa nos va narrando de forma paralela tres historias sin ninguna conexión que se van desarrollando en medio de un contexto apocalíptico. En todos los casos nos situamos en pisos de una gran ciudad en la que los muertos vivientes ya han conquistado todas sus calles. Y aunque la narración de las historias se hace a la vez, creo que es más claro resumirlas a continuación como si se dieran por separado:

1. Un escritor obsesionado con su trabajo encuentra en el correo un nuevo procesador para su ordenador. Su mujer está harta ya de él porque no le hace ni puñetero caso e incluso fantasea con sus únicos amigos, los muertos vivientes. Inesperadamente al procesador le comienzan a salir tentáculos y empieza a buscar "nuevas fuentes de energía" que se traduce en asfixiar a seres vivos. Primero lo hace con ratones hasta que los tentáculos siguen creciendo y es la propia pareja la que acabará sirviendo como fuente de energía para el procesador informático.

2. Una pareja -hombre y mujer- de vampiros tiene serios problemas para alimentarse de sangre humana fresca por el entorno el que viven repleto de muertos. Cuando logran encontrar a una joven, la secuestran y comienzan a beberse su sangre que ya desde el principio les sabe raro. Finalmente su ideas se vuelve en contra de ellos y la sangre de la joven los termina envenenando. El hombre vampiro muere mientras que su pareja logra deshacerse de aquel extraño ser y huir de allí.

3. Una aguerrida mujer especialista en matar a zombis ayuda a otra mujer que intenta escapar de una horda de muertos vivientes junto con su hijo enfermo. Cuando esta cazadora de zombis pretende conseguir medicina para el niño es capturada por un grupo de sacerdotes fanáticos que buscan a ese niño para matarlo pues creen que es la reencarnación del anticristo. Poco después descubriremos que es cierto, y que el niño diabólico dice que ha venido para salvar a la humanidad, la mujer lo cree y lo ayuda a deshacerse de sus curas enemigos después de que su madre muriera.

"Edges of darkness" es una película flojita, con un ritmo de narración lento y unas historias cuyos argumentos no acaban de encajar. Ciertamente nunca parece mala idea lo de contar varios relatos a la vez con el fin de entretener al espectador con los cambios constantes de los argumentos, el problema viene cuando esos argumentos no tienen fuerza, ya que son muy simples y están llenos de cosas incomprensibles, por lo que al final la acción se termina estancando.

En esta ocasión parece complicado destacar positivamente alguna de las historias, ya que ni ninguna está demasiado trabajada, ni bien grabada ni sus actuaciones son demasiado brillantes. No obstante, si me tuviera que queda con una lo haría con la del niño anticristo que al menos tiene un poco más de movimiento y cierta originalidad.

Respecto a los zombis, estos están siempre en el decorado de la producción, dando vueltas sin parar de aquí para allá y dispuestos a salir cada vez que se les necesita, pero sin que tengan, ni mucho menos, un papel central en la narración más allá de algunos momentos concretos. Su comportamiento está en la línea de los zombis romerianos y su caracterización, sin ser una maravilla, no es lo peor de este largometraje ni de lejos.

En definitiva, una película independiente que podría haber dado mucho más de sí pero que hace aguas por muchos lados. Después de verla, creo que se podría haber mejorado dándole un enfoque más fantástico, es decir, haberlo planteado como un tipo "Historias de la cripta" con este telón de apocalipsis zombi y quizá haber narrado los relatos uno por uno. De esta forma no sé si quedaría bien, pero lo que está claro es que con el planteamiento actual no ha resultado casi nada aprovechable. No es que sea lo peor que he visto ni mucho menos, pero es cierto que a este extraño cóctel no merecería la pena hacerle demasiado caso.

Trailer (en inglés):


Valoración:

viernes, 24 de julio de 2015

(1965) 5 tombe per un medium

5 tombe per un medium  -"Cinco tumbas para un médium" en español- es una película de terror italiana filmada en 1965 y protagonizada por Barbara Steele. Está inspirada en la obra de Edgar Allan Poe y es conocida en el contexto anglosajón como "Terror-Creatures from the Grave"

Una extraña carta llega a la notaría de Joseph Morgan en la que se le pide que vaya urgentemente a la Villa Hauff para la lectura de un testamento. La misiva, firmada por Jeronimus Hauff, cae en manos de Albert Kovac, un joven abogado y notario que trabaja en el negocio de Morgan y que, por la ausencia de este, se encarga de atender. Tras un largo viaje en coche, Albert logra llegar a su apartado destino en la Villa Hauff de la que se cuenta que está maldita.

Al abogado lo recibe Clio, la segunda mujer de Jeronimus y la hija del hombre, Corinne que quedan aturdidas cuando el joven abogado les enseña la carta, pues el Dr. Hauff falleció hace casi un año, de hecho están en aquel lugar para trasladar los restos de su familiar, por lo que llegan a la conclusión de que debe ser una broma, aunque la caligrafía y su sello personal sí que parecen auténticos.

Según nos cuentan, Jeronimus Hauff era un peculiar médico que estudiaba las ciencias ocultas y que quedó obsesionado en la investigación de los miles de fallecidos por la peste que en aquel lugar, un antiguo hospicio, se dieron hace cientos de años. El científico creía que podrían volver a la vida y de hecho en la casa -adornada por macabros recuerdos de sus indagaciones- no dejan de suceder extraños acontecimientos.

Tras ver Corinne a su padre, Albert se plantea que algo raro está pasando. Sus sospechas aumentan cuando el alcalde del lugar aparece muerto en extrañas circunstancias y otro hombre, también amigo del Dr. Hauff se suicida justo en la fecha del primer aniversario de su muerte. Con ellos dos, son ya cuatro de cinco las personas que firmaron la declaración de fallecimiento de Jeronimus un año atrás y que ya están muertas... demasiada casualidad. Parece que el muerto ha vuelto a la vida y se está vengando de todos ellos, pero ¿por qué?

El abogado piensa que todo puede ser un simple montaje y la viuda que todo lo que está pasando es absurdo. No obstante, cuando realizan la exhumación del cadáver encuentran que la tumba está vacía. Poco después llega sorpresivamente Morgan, el notario jefe de Albert, y confiesa que también ha visto a Jeronimus. Posteriormente nos encaja su presencia allí, y es que Morgan y Clio tenían una relación sentimental y él junto con la complicidad de otros vecinos -ya todos muertos- lo asesinó, prometiendo el científico antes de morir que se vengaría de todos ellos.

Finalmente, cuando llega el preciso instante en el que se cumple un año de su asesinato, parece que todos los muertos del lugar vuelven a la vida y contagiándolos de peste acaban con Morgan y Clio. Albert y Corinne -que protagonizan, como no podía ser de otro modo, la típica historia de amor- logran salvarse por la fuerza purificadora del agua de la lluvia.

"5 tombe per un medium" es una interesante película de terror clásico, con una apariencia gótica potenciada por estar grabada en blanco y negro. Con una destacada fotografía, sin duda se recuerda esta obra por su protagonista Barbara Steele, actriz muy reconocida por sus papeles en el cine de horror italiano.

Otros puntos fuertes de la filmación son sus cuidados diálogos, su creíble ambientación y la constante atmósfera de suspense y misterio en la que logra sumergirnos. Eso sí, es evidente que también tiene algunos ámbitos a mejorar, como la lentitud de algunos tramos de la producción, aspectos que no quedan nada claros del argumento y la escasísima presencia explícita de los muertos vivientes.

Precisamente, en este trabajo los muertos se intuyen más que se ven. De hecho, poco más, a parte de los brazos, se muestran de los fallecidos que vuelven a la vida, incluyendo al Dr. Hauff. No obstante, se la suele reconocer como una importante obra dentro del género de los muertos vivientes previo a la mítica "La noche de los muertos vivientes".

En definitiva, una recomendable película que, sin quizá sin llegar a ser una obra de culto, es un exponente representativo del cine de terror de la época, con una atmósfera insana que trata desde una perspectiva distinta el fenómeno de la resurrección de los muertos para ejecutar una venganza. Personalmente me ha recordado ligeramente a la filmación de 1972 , también italiana "Gli orrori del castello di Norimberga". Sin duda, merece la pena verla.

Trailer (en inglés):


Valoración:

martes, 21 de julio de 2015

(1993) Grey Knight

Grey Knight es una película estadounidense filmada en 1993 y ambientada en la guerra de Secesión o guerra civil de aquel país. Es una de esas filmaciones conocida por infinidad de denominaciones alternativas como "Ghost Brigade", "The Killing Box" o "The Lost Brigade". En español se la puede encontrar bajo el nombre de "La caja de la muerte".

En el año 1862, en plena guerra de Secesión, el 51º regimiento del ejército confederado cae en una trampa conocida como "Caja de la muerte", siendo acorralados y masacrados a tiros por el ejército de La Unión. Un año después, un grupo de soldados unionistas aparecen brutalmente asesinados y crucificados boca abajo en un campo de batalla de Tennessee en el que se encuentran símbolos del regimiento asesinado hacía un año.

Ante lo extraño y alarmante de lo sucedido, los mandos militares de La Unión preparan una expedición para encontrar y ajusticiar a los responsables de aquella barbarie. El encargado de liderar dicha expedición será nuestro protagonista, el capitán John Harling, un hombre religioso que está a punto de licenciarse pero que es demandado por sus superiores para esta misión por su gran fama como rastreador.

John pide la ayuda a un prisionero para afrontar el reto, se trata del coronel de La Confederación Nehemiah Strayn, un antiguo amigo del capitán Harling y el único superviviente de la "Caja de la muerte" al 51º regimiento qué él mismo lideraba. Nehemiah acepta unirse a él con la promesa que su ayuda le puede devolver a la libertad. El destacamento lo completa un fotógrafo, una decena de soldados y Rebecca, una antigua esclava muda que sobrevivió al misterioso ataque que van a investigar.

Precisamente será esta joven, Rebecca, la que disponga de más información de lo que realmente sucedió. Y es que, como nos van relatando, resulta que los soldados fallecidos del 51º regimiento confederado han sido devueltos a la vida a consecuencia del poder maléfico del vudú y ahora están matando a todo el que se encuentra en su camino -ya sea amigo o enemigo, gris o azul- intentando reclutar un gran ejército de muertos vivientes.

Cuando la comitiva se acerca al lugar del crimen, Nehemiah se encuentra en una cueva con su sobrino, un muchacho que tocaba el tambor en su regimiento que le confirma que ahora sus hombres se han convertido en zombis por un mal que proviene de África pero que pueden ser destruidos con los rayos del sol. A pesar de sus buenas intenciones, el joven muerto muerde a su tío al que debido a la herida terminará cuidando y sanando Rebecca.

Por fin, el coronel Strayn se encuentra cara a cara con sus antiguos soldados que le invitan a unirse a ellos. Nehemiah los rechaza, escapa y junto a su amigo John preparan la que será la ofensiva definitiva para la noche siguiente. Sabedores de los puntos débiles de sus enemigos muertos, la expedición carga sus armas con balas de plata -que resulta que también los matan- y logra abatir al escuadrón de zombis. La historia concluye con el capitán Harling relatando que él tuvo que continuar sirviendo hasta el final de la guerra por dejar en libertad al coronel Strayn y que este, tras unirse de nuevo a La Confederación -más concienciado con el tema esclavista, esos sí- volvió al lugar donde su regimiento fue asesinado y nunca más se le volvió a ver.

"Grey Knight" es una película que deja una sensación algo agridulce. Lo primero que hay que decir es que no está nada mal, pero tras verla me queda la sensación de que le falta un puntito extra para haberse convertido en una gran historia. El contexto histórico es interesante y siempre agradecido, el argumento tiene un comienzo prometedor y los actores están a la altura, pero su mejorable fotografía -con muchas escenas nocturnas-, su desafortunada banda sonora que molesta más que acompaña y la pérdida de fuerza argumental a medida que transcurren los minutos del metraje, la convierten en un buen intento, un trabajo bastante digno pero cuyo resultado parece un quiero y no puedo.

Como aspectos más positivos podemos destacar la originalidad de su enfoque y su ambientación, así como la evolución de la relación central entre el coronel Strayn -confederado y por tanto, a favor de la esclavitud- con Rebecca -una esclava-, pasando del desprecio al amor gracias a la comprensión de la muchacha del mundo de la magia negra del vudú.

Un punto importante de esta producción, por ser tan peculiar, es saber si estos muertos son realmente zombis, porque en otras referencias se les considera como fantasmas, poseídos e incluso como vampiros por el tema su nocturnidad. Después de verla considero que hay indicios para considerarlos como zombis, en primer lugar porque así los nombran de forma explícita, en segundo lugar porque hablan claramente de la resurrección de los muertos, en tercer lugar porque son completamente corpóreos y en cuarto lugar porque los cuerpos que matan vuelven a la vida también corrompidos por la maldición. Eso sí, estos muertos tienen una apariencia prácticamente normal, son inteligentes, hablan, asesinan con sus armas y se les puede derrotar con multitud de opciones: Luz, agua, fuego, plata... así que desde luego que este ejército de muertos mucho futuro no tenía.

En definitiva, una película con cierto interés, pero algo plana por momentos, que merece la pena echar un vistazo por su ambientación y por ser una rareza muy poco conocida por estos lares sobre unos soldados en la guerra civil de Estados Unidos que vuelven a la vida por una maldición vudú traída por los esclavistas, muy buena idea pero con un desarrollo algo más mediocre de lo esperado. Por último, podemos mencionar que por el contexto podría recordar a la recomendable filmación de 2011 "Exit humanity" ambientada en ese caso en la época de posguerra.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 19 de julio de 2015

(2004) Bone Sickness

Bone Sickness es una película de zombis independiente y de bajo presupuesto producida en Estados Unidos en 2004 que destaca por ser una producción de ultragore con numerosas escenas extremadamente sangrientas y asquerosidades varias.

Kristen es una mujer que se dedica en cuerpo y alma a cuidar a su joven esposo Alex que tiene una extraña enfermedad degenerativa en los huesos que parece que pondrá fin su vida próximamente. Desesperada, Kristen le pide ayuda a Thomas, un amigo de la infancia de Alex que además está enamorado de ella.  Desahuciado por los médicos, la mujer plantea someter a su moribundo marido a algún tipo de tratamiento alternativo. Thomas parece que tiene la respuesta. Se le ocurre que si le da a su amigo trozos  humanos de carne y huesos, les supondrá un aporte extraordinario de nutrientes que le vendrán muy bien a su maltrecho organismo. Esta tarea no le es nada complicada a Thomas ya que trabaja en un cementerio con decenas de cuerpos muertos a su disposición.

A todo esto, extraños acontecimientos comienzan a ocurrir en torno de Alex, Thomas y Kristen hasta que culminan con el levantamiento de los muertos del cementerio del lugar. A partir de aquí, podemos presenciar una interminable matanza de los muertos vivientes que convierten en rico manjar a todas las personas que encuentran a su paso.

Después de mucha casquería, Alex -ya transformado en zombi- se venga personalmente de su amigo Thomas, acusándolo de suministrarle huesos y gusanos con la verdadera intención de acercarse a Kristen -muerta ya en esos momentos- y no para curarlo. Para ejecutar la venganza, Alex machaca -literalmente- el esqueleto de Thomas.

Cuando parecía que todo podía acabar, Alex, que volvía a su casa con el torso de su mujer en las manos, es capturado por un grupo de muertos vivientes liderados por unos goblins  -sí amigo, han leído bien- que están muy cabreados con él por haberles robado la comida. Para darle su merecido, le clavan a nuestro protagonista huesos por todo el cuerpo y finalmente se lo comen. Estos goblins deciden dejar a los muertos que sigan caminando por la tierra.

La historia concluye con imágenes de los zombis llegando a una gran ciudad sin que puedan ser contenidos, dando pie a pensar que el apocalipsis acaba de comenzar en una escenas finales más en la línea con el registro habitual de las producciones de muertos vivientes.

"Bone Sickness" es una película con mucha sangre, muchas vísceras, muchos gusanos y muchas otras cosas inidentificables, pero igualmente asquerosas, cuyo único objetivo es ofrecernos un festival gore sin que su argumento ni su calidad técnica le importen lo más mínimo a su creador Brian Paulin. De hecho, si nos centramos solo en su argumento, la producción no tendría que haber durado más de 15 minutos, por lo que los 80 minutos de más que tiene es simple relleno salpicado de sangre y bichos.

Insistimos pues en la idea de que, aunque tiene algunas escenas visualmente llamativas, es una producción con un argumento absurdo, con lagunas por todos lados, llena de escenas incomprensibles y un guion inexistente -de forma literal durante gran parte de la matanza-. Además, su fotografía es paupérrima, se hace un uso excesivo de la cámara lenta y su estética es totalmente amateur.

Por otro lado, las actuaciones de los protagonistas dejan bastante que desear, al igual como los efectos especiales y la caracterización de los muertos. Eso sí, como no podía ser de otra forma todas las mujeres que aparecen en pantalla lo hacen, en uno u otro momento, totalmente desnudas, completando así la gran fórmula basada en sangre y tetas para llamar la atención del espectador.

Respecto a los zombis, estos tienen una peculiar apariencia algo ochentera con muchas telas de araña y muy poca carne. Son muertos vivientes lentos que se dan un auténtico festín de carne fresca durante la filmación. Como el resto de elementos, no tienen demasiada coherencia ni razón de ser.

En definitiva, una película enfermiza, con escenas impactantes pero con una historia vacía sin ningún tipo de interés, por lo tanto, solo estaría recomendada para los amantes incondicionales del gore. De hecho, no exagero al decir que deberían abstenerse de verla los que tengan un estómago mínimamente sensible que les impida, por ejemplo, ver con naturalidad como un hombre vomita gusanos y otros bichos para luego volvérselos a comer. Por último, me gustaría comentar que soy de la opinión que las películas gore enganchan más con algo de humor y un mínimo argumento, dos cosas totalmente inexistentes en esta grabación .

Trailer (en alemán):


Valoración:

viernes, 29 de mayo de 2015

(1961) The Dead One

The Dead One, también conocida como "Blood of the Zombie", es una película estadounidense sobre vudú estrenada en 1961.

La película comienza con imágenes de una mujer (Linda) realizando un rito de vudú con un par de muñecos y el constante ruido de un tambor de fondo. La sacerdotisa hace que su hermano fallecido (Jonas) vuelva a la vida y abandone su tumba para dirigirse junto a ella atraído por el sonido del tambor.

Posteriormente nos centramos en John -el primo de Linda- que acaba de contraer matrimonio. Después de oír música en directo en varios locales, la pareja de recién casados decide ir hasta la plantación del fallecido abuelo de John. De camino, socorren a una bailarina que ha tenido problemas con su coche y los tres llegan hasta la casa regentada ahora por Linda que no les recibe precisamente con amabilidad.

A la mañana siguiente, el matrimonio da una vuelta por la plantación, se acerca a las "supersticiones" del vudú que llevaron allí los esclavos y visita el mausoleo donde está enterrado toda la familia de John y Linda. Poco después, los primos comienzan una airada discusión sobre el futuro de su herencia. A Linda no le gustan los planes que tiene su familiar para la plantación y no dudará en utilizar el vudú para persuadirlo. Esa misma noche la prima realiza otro ritual y hace de nuevo caminar a su hermano entre los vivos para enviarlo a asesinar a la bailarina que acompaña a John mientras este curiosea la sala donde se está realizando el rito alertado por el ruido de los tambores.

El zombi ejecuta el plan de su hermana y asesina a la joven acompañante. John encuentra a la muchacha muerta y llama de inmediato a la policía. Cuando el zombi se dirigía de nuevo a su tumba, Linda hace tocar de nuevo el tambor para que su hermano asesine a la pareja de recién casados. Cuando todos los protagonistas se encuentran en el mausoleo familiar, aparece la policía en escena, disparan al muerto viviente y Linda se mete por medio y termina falleciendo de un tiro en la espalda. Al poco tiempo el zombi se esfuma y desaparece sin más. La película concluye con John colocando un cartel para vender la plantación y marchándose con su mujer de aquel lugar.

"The Dead One" es una filmación independiente con evidentes carencias y en general, bastante poco interés. Es destacable que la calidad de sonido y de la propia grabación en vídeo dejan bastante que desear. La historia no tiene demasiado sentido y el guion hace agua por todos lados. Los personajes son muy poco convincentes y los actores que les dan vida parecen aficionados que, como mucho, le ponen voluntad.

Dice poco de ella que, a pesar de durar poco más de una hora, que en algunos tramos se hace aburrida. Tras un comienzo irrelevante con largos números musicales, pasamos a un desarrollo cuyo interés -el levantamiento del muerto- ya fue desvelado en el minuto cero de la grabación y finalizamos con una absurda muerte de la malvada protagonista tras ponerse enmedio de un tiroteo para proteger a su hermano que ya está muerto y al cual no le hacen absolutamente nada las balas... en fin, sin comentarios.

Respecto al único zombi que aparece en la filmación -Jonas que se llama el hombre-, tiene un comportamiento bastante ridículo e incluso en algún momento puede resultar hasta gracioso. Como la mayoría de muertos levantados por medio de la magia negra, Jonas cumple la voluntad de la sacerdotisa del vudú que le devolvió a la vida, en este caso, su propia hermana. No obstante, algunos de sus movimientos y su estética pueden recordar a los posteriores zombis verdosos romerianos.

En definitiva, una película sin nada demasiado original ni atrayente donde quziá lo mejor sean los números de jazz que ofrece al principio. Realmente no es demasiado recomendable su visualización, aunque es cierto que en algunos momento te acabas riendo de lo que ves, aunque esa no fuera la intención del director.

Trailer (en inglés):


Valoración: