viernes, 23 de diciembre de 2016

(2012) Un poco zombie

Un poco zombie es una comedia canadiense de zombis producida en 2012 y titulada de forma original como "A Little Bit Zombie".

Nos situamos en un mundo donde existen brotes aislados de muertos vivientes y donde a los que se dedican a eliminarlos son vistos como frikis mentirosos. Steve y Tina es una joven pareja que planea casarse en breve. Para preparar su boda y pasar unos días agradables se dirigen hacia una casa rural en mitad del bosque junto a la hermana de Steve y el marido de esta -que además es el mejor amigo del novio-. Al poco tiempo de llegar a su destino, un mosquito zombi pica y contagia a Steve que comienza a sufrir síntomas que le indican que algo raro le está pasando: no se encuentra el pulso, está muy frío, no siente ningún dolor, se está descomponiendo y sobre todo, tiene un fortísimo e irracional apetito de cerebros.

A todo esto, una pareja de cazadores de zombis, que utiliza una bola de cristal para encontrarlos, se percata de que existe un muerto viviente que todavía conserva una parte de humano e intentan encontrarlo. Steve se siente cada vez más amenazado porque es consciente de que se está convirtiendo en un zombi, sin embargo, tanto su pareja como su hermana intentan ayudarle y normalizar la situación. No obstante, el ansia de Steve por comer cerebros no cesa, por lo que primero decide probar comiendo bichos y luego cerebros de animales muertos... pero lo que él necesita son cerebros frescos.

Tina y su cuñada están decididas a buscarle una persona para que pueda calmar su ansiedad comiéndose su cerebro, van hasta un pueblo cercano y, efectivamente, le traen a un gigantón borracho con el que nuestro protagonista no tiene muy claro cómo actuar para poder comerse sus sesos... Finalmente Steve es delatado por su cuñado y los cazadores llegan para matarlo o llevárselo para investigarlo e intentar extraer una vacuna, sin embargo, estos cazadores nunca conseguirán su objetivo y Steve y Tina podrán casarse como tenían previsto.

"Un poco zombie" es una comedia simpática y tontorrona con un humor muy simple y unos personajes muy estereotipados. El comienzo de la filmación es bastante esperanzador y de hecho al planteamiento de su argumento se le ven muchas posibilidades cómicas, algo que se va desvaneciendo durante el desarrollo hasta su final inconcluso. Las actuaciones de sus protagonistas no están mal dentro de las posibilidades de un guion que busca, en la mayoría de los casos, la risa fácil del espectador.

Lo que es la historia gira sobre la infección del protagonista y su lucha por mantener su humanidad a pesar de que está muerto. Steve es una excepción en un contexto en el que los muertos vivientes son irracionales y peligrosos. Aunque no es muy original sí que resulta interesante la idea, sin embargo, las situaciones y gags se van haciendo cada vez más absurdas durante la película, siendo ya al final incluso algo monótonas y pesadas. Tampoco se le saca mucho jugo a los zombis, ya que a parte de Steve, solo en las imágenes de introducción podemos ver a una docena de muertos vivientes "típicos", podríamos decir.

En definitiva, una película con momentos entretenidos capaz de divertir a los menos exigentes pero sin suficiente brillo como para hacerla destacar entre el océano de película de muertos vivientes de la última década. Con muy poca presencia e importancia real de los zombis, con más vómitos que sangre y unos personajes muy predecibles, la recomendaría para echar un rato divertido pero eso sí, sin depositar demasiadas expectativas en ella ni creer que se soltarán carcajadas a mansalva.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

jueves, 22 de diciembre de 2016

(1984) Masacre en la isla de los zombies

Masacre en la isla de los zombies, originalmente titulada "Zombie Island Massacre" es una película estadounidense de terror producida por Troma y estrenada en 1984.

Un grupo de turistas que se encuentran disfrutando de sus vacaciones en el Caribe se embarcan en una excursión programada para visitar la isla de Sainte-Marie y conocer así las tradiciones de sus habitantes. El grupo llega a su destino ya de noche pero justo a tiempo de presenciar una popular ceremonia vudú ofrecida a los visitantes. En la ceremonia religiosa utilizan la sangre de una cabra para levantar al primer y único zombi que disfrutaremos en la filmación. Tampoco dura mucho este zombi en el mundo de los vivos ya que al poco tiempo el sacerdote vudú parece que se lo quita de en medio.

Después de la función, los turistas pretenden emprender el camino de vuelta hasta su hotel, sin embargo, el conductor de su autobús ha desaparecido misteriosamente y además han saboteado el propio vehículo, por lo que se ven obligados a buscar ayuda en plena noche. A partir de aquí, los personajes comienzan a ser atacados y asesinados por lo que parecen ser miembros de una violenta tribu autóctona. En efecto, algo o alguien les está poniendo trampas y los está eliminando mientras que no consiguen encontrar ayuda por ningún lugar... les quieren muertos y ellos no tienen ni idea del por qué.

Los supervivientes llegan hasta una mansión donde no encuentran a nadie allí, solo distintos libros en diferentes idiomas sobre canibalismo, pero la situación allí tampoco mejora demasiado pues les siguen atosigando y ejecutando. Con la aparición de un anciano se empieza a aclarar un poco la trama. Resulta que todo está provocado por cuestiones muchos más mundanas que las relacionadas con el vudú, los muertos vivientes o la magia negra. Todo aquello ha sido una cuestión de tráfico de drogas entre ese anciano y una de las mujeres que viajaba con el grupo de turistas. Pero el egoísmo de esa mujer ha provocado que casi todos sus acompañantes hayan muerto, a excepción de su traicionada pareja y de otra mujer. La filmación concluye con imágenes de la preparación de una excursión similar a esta pero con otros desgraciados turistas.

"Masacre en la isla de los zombies" es una película bastante mala, repetitiva, sin emoción, sin ritmo... y sin zombis, más allá de la aparición durante breves instantes al comienzo de un muerto revivido que es lo que hace que estemos comentando aquí esta producción, una producción que a todas luces ha utilizado un atractivo a la vez que engañoso título para captar ingenuos espectadores... y siempre considerando, claro está, que fuera una ceremonia real y no un simple teatro para engatusar a turistas.

La filmación tiene muy poco interés, alejada además del tono de parodia típico de Troma. Está llena de escenas irrelevantes en un guion estirado hasta la saciedad que apuesta mayormente por un goteo constante de muertes a lo "Viernes 13" -salvando las enormes diferencias- pero además sin que estas muertes resulten tampoco mínimamente espectaculares o llamativas.

Tampoco las actuaciones merecen demasiado la pena, forzadas y sin ninguna credibilidad. Ni los intentos de hacer alguna que otra broma resultan nada efectivos en esta película que, debido a su falso y grandilocuente título, podría confundirse con la filmación de 1981 conocida en español como "Masacre zombie" (originalmente "Le notti del terrore") o con la más reciente "Zombie Massacre".

En definitiva, una producción poco recomendada si buscas una historia de terror con algo de sentido y absolutamente nada recomendada si lo que quieres es ver un argumento con muertos vivientes de por medio. Como casi siempre en esta época, nos ofrece algo de destape para atraer al público masculino, pero muy poquito más.

Fragmento:


Valoración:

martes, 13 de diciembre de 2016

(2015) Night of the Living Deb

Night of the Living Deb es una comedia romántica de zombis producida en los Estados Unidos en 2015. Como quizá en español no tiene mucho sentido la traducción literal del título por el juego de palabras, se la conoce también en nuestro idioma bajo la denominación "Deb contra los zombies"... para qué quebrarse más la cabeza.

Deborah es una joven que trabaja en la televisión de Portland, su ciudad, y que no tiene demasiada suerte con los hombres. Tras pasar una noche loca celebrando el Día de la Independencia de los EE.UU. se levanta en la casa de su ligue nocturno, Ryan, aunque no recuerda prácticamente nada de lo ocurrido durante la noche anterior. En principio parece que su amante no está demasiado interesado en ella, pero al verse involucrada de repente en todo un apocalipsis zombi, la pareja se vuelve a reunir para intentar ponerse a salvo.

Deborah y Ryan deciden montarse en el coche para intentar buscar a sus seres queridos. Llegan primero a la casa familiar de Ryan, una gran mansión propiedad de su padre que es el dueño de una importante empresa de agua y que tiene toda la pinta de no ser trigo limpio, de ser uno de los responsables de la propagación de aquella infección. En la casa también se encuentran el hermano de Ryan y su novia con la que está en proceso de romper la relación, una situación que Deb no acaba de ver nada clara. De hecho, nuestra protagonista abandonará la mansión al no soportar la idea de la reconciliación de Ryan del que ya se encuentra profundamente enamorada.

No obstante, la novia de Ryan será pronto parte del pasado para él, más que nada porque poco después de la marcha de Deb es devorada por los zombis. Nuestra protagonista, por su lado, se encuentra con un extraño control de carretera que le impide huir de la ciudad. Lo mismo ocurrirá con Ryan, su padre y su hermano, descubriendo ahí que toda la situación ha sido provocada por experimentos con el agua en la empresa del padre con el apoyo del gobernador que lo deja en la estacada. El padre y el hermano de Ryan son mordidos por zombis y la pareja protagonista vuelve a quedarse sola intentando sobrevivir.

Ya que no les es posible abandonar Portland y las comunicaciones no funcionan, Deb decide grabar un mensaje desde la televisión local por vía satélite para denunciar la situación que están sufriendo, un vídeo que se hace viral y del que todos opinan en el país dándole mayor o menor verosimilitud. Precisamente cuando terminaba de grabar el mensaje, Deborah es mordida por un muerto viviente y parece que todo está perdido ya. No obstante, en un inesperado final, se descubre que realmente la única forma de infección es el agua y que todos los que han sido mordidos no se volverán zombis, por lo que la pareja disfruta de un final feliz mientras aviones militares bombardean la ciudad.

"Night of the Living Deb" es una parodia del subgénero de zombis con un trasfondo romántico algo facilón y previsible. Ciertamente podemos encontrar en su guion algunos puntos divertidos, mayormente comentarios de la histriónica protagonista que es graciosa en algunos momentos pero insoportable en otros. Aunque como decimos no está del todo mal como comedia, puede ser que quede en el espectador un regusto amargo por la sensación de ser una obra que pudo dar bastante más de sí.

De hecho creo que el comienzo tiene una pinta bastante esperanzadora, al pasar la introducción ya empezamos a ver algunos momentos aburridos y al llegar al final nos encontramos con un recurso que a algunos hará gracia y que a otros le dejará cara de tonto por haber perdido una hora y media de su vida dedicándosela a este sinsentido. Lo que está claro, sea como fuere, es que no es algo a lo que estemos acostumbrados a ver, ya que la infección por mordiscos es prácticamente un axioma desde la propuesta de los zombis modernos de George A. Romero.

A pesar de ser una declarada parodia del cine de muertos vivientes, es una de esas filmaciones en la que no queda claro si las criaturas que presenta realmente están infectados o muertos. Durante la película se dirigen a ellos indistintamente como muertos vivientes e infectados, pero sobre todo como zombis. En la explicación de la contaminación se dice que es causa de un virus parasitario que se contagia por el agua y que hace que las personas se pudran y se conviertan en peligrosos caníbales. Teniendo en cuenta lo absurdo del planteamiento, parece que este es un detalle que no le importaba demasiado a guionistas y director.

En definitiva, una película con un buen acabado y algunos detalles simpáticos pero que parece que podría haber dado más de sí para despegar de la mediocridad con la que nos están acostumbrando en el subgénero. Me ha recordado bastante a la producción de 2014 titulada "Enterrando a la ex" con la que diría que comparte bastantes aspectos en común. Recomendable siempre que no se deposite en ella expectativas demasiado elevadas.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

lunes, 12 de diciembre de 2016

(2012) Meteletsa: El invierno de los muertos

Meteletsa: El invierno de los muertos es una película de zombis estrenada en 2012 y que suele ser conocida como la primera producción rusa de esta temática. Su título original es "Zima mertvetsov. Metelitsa" y en el ámbito anglosajón es conocida como: “Winter of the Dead: Meteletsa”.

Un periodista -Konstantin- y su camarógrafo se desplazan desde Moscú hasta una localidad cercana para cubrir una manifestación. Es pleno verano en Rusia, pero repentinamente comienza una extraña tormenta de nieve. Los compañeros han quedado en la propia manifestación, sin embargo, su encuentro queda aplazado pues la tormenta parece que ha provocado el ataque de unos muertos vivientes que pronto inundarán las calles del pueblo moscovita.

Konstantin se encuentra en su huida con una joven llamada Iskra y que resulta ser la hija de un importante político y hombre de negocios del lugar que además tiene bastante de mafioso. La pareja busca desesperadamente un refugio en una ciudad donde se van multiplicando los zombis. De forma paralela, el cámara va grabando lo que a él le va ocurriendo y precisamente se encuentra con el magnate y sus hombres, armados hasta los dientes, y se une a ellos para intentar conservar su vida.

El periodista y la joven se encuentran a un soldado que participaba en un vano intento de organizar un rescate y a una mujer con la que este mantiene una relación y que precisamente es la ex pareja del poderoso hombre de negocios sobre el que parece girar todos los personajes. El grupo de supervivientes encuentra a un duro sacerdote que ya ha eliminado a cientos de zombis él solo y que ayudará al grupo a encontrar un lugar donde resguardarse al menos de forma temporal.

Por su lado, el camarógrafo y el magnate deciden dirigirse hacía una refinería de petróleo propiedad de este último después de todos sus hombres hayan caído en las manos y las bocas de los furiosos zombis. Desafortunadamente el compañero de Konstantin es atrapado y será él mismo, junto con una horda de muertos vivientes, los que ataquen al grupo de supervivientes en su refugio, sufriendo las bajas del militar y su amante. Ikra está convencida de que padre se habrá dirigido hacia la refinería, por lo que propone a Konstantin y el sacerdote marchar hacia allá.

Finalmente nuestros protagonistas logran alcanzar la refinería y encontrar al poderoso hombre, aunque este ya se encuentra herido y desahuciado. Antes de morir y convertirse en zombi le cuenta a Ikra que su plan era atraer a todos los muertos hasta aquel lugar mediante una gran llama de fuego para hacer luego explotar todo aquello por los aires. La historia finaliza con el periodista y la joven logrando salvarse por los pelos de la gran explosión y dejando atrás al sacerdote que decidió sacrificar su vida para quedarse eliminando zombis.

"Meteletsa: El invierno de los muertos" es una filmación que no aporta nada nuevo al sobrepoblado mundo del cine de zombis de los últimos años, más allá, eso sí y como decíamos al comienzo, de ser reconocida como la primera película de zombis producida en Rusia. Y eso que estamos hablando del año 2012... algo que parece evidenciar la poca predilección que los rusos han mostrado históricamente por este subgénero.

Respecto a la película en sí podríamos decir que en general es correcta, previsible y fiel a lo que debe ser una obra de muertos vivientes. Una muestra para el público ruso, al fin y al cabo, de los ingredientes típicos de muchas de las últimas producciones sobre zombis. Una historia de supervivencia muy común en la que desgraciadamente se olvidan muy pronto de lo que podría haber sido un elemento distintivo como es el tema de la repentina llegada del invierno en verano y la propia nieve. También es destacable, quizá en su intento abarcador, que está en parte grabada como un falso documental visto en primera persona a través del cámara compañero de Konstantin.

Es cierto que algunas escenas merecen la pena y tiene una fotografía bastante decente teniendo en consideración la falta de presupuesto. También se podría mencionar positivamente la abundante acción y sangre, e incluso algún momento jocoso como cuando se plantean si lo que ocurre es cosa de los Estados Unido o quizá del terrorismo islámico. Sin embargo, su falta de originalidad, sus malos efectos especiales y algunos momentos incomprensibles del guion hará que probablemente sea una filmación que pase sin pena ni gloria por los ojos del espectador.

Algo que hay que mencionar negativamente es el pésimo y artificial doblaje en español, algo que dificultará bastante apreciar las actuaciones de los protagonistas, entre los que precisamente destacaría el trabajo realizado por el magnate y el sacerdote, mientras que quizá el que menos convence es el actor que encarna a Konstantin y que interpreta precisamente el papel principal.

En definitiva, una película que se deja ver, con muchos tiroteos y sangre digital, y con dos historias paralelas junto con personajes relacionados que, evidentemente se deben unir más tarde o más temprano. No se inventa nada, pero quizá tampoco sea la intención de esta producción respetuosa con el imaginario ya tradicional de los zombis que viene a ampliar, aún más, la variedad geográfica de este tipo de cine en el siglo XXI.

Tráiler (en ruso, subtitulado en inglés):


Valoración:

viernes, 9 de septiembre de 2016

(1982) Curse of the Cannibal Confederates

Curse of the Cannibal Confederates es una película estadounidense de 1982 que fue distribuida por Troma. También se le conoce bajo la denominación de "The Curse of the Screaming Dead".

Un grupo de seis excursionistas, compuesto por dos parejas de novios, la hermana ciega de una de las mujeres y un amigo de los hombres, llegan con su autocaravana a un bosque del sur de los Estados Unidos para cazar ciervos y pasar unos días de vacaciones.

Casualmente, los protagonistas acampan muy cerca de una iglesia abandonada que se encuentra junto a un pequeño cementerio que guarda bajo su suelo a varias decenas de soldados muertos durante la Guerra Civil estadounidense. En la zona oyen extraños ruidos y encuentran gran cantidad objetos de hace un siglo que pertenecieron a los militares muertos. A pesar de que el lugar no da muy buena espina, el grupo decide pasar la noche allí... y ya sabemos lo que pasa en estas películas cuando cae la noche. Efectivamente, los muertos del cementerio salen de sus tumbas y persiguen y forcejean con los jóvenes, básicamente porque uno de ellos se ha guardado el diario que encontró del capitán del ejército zombi.

Nuestros protagonistas logran repeler con sus armas de caza a los muertos vivientes y están toda la noche huyendo de ellos hasta que se terminan perdiendo bosque adentro. Afortunadamente, al menos en principio, los encuentran dos agentes de policía, sin embargo, parece que no creen ni una palabra de los desvaríos que cuentan, aunque poco después comprobarán con sus propios ojos -o mejor dicho, en sus propias carnes- que todo lo que les contaron era verdad, de hecho los zombis terminan comiéndose a estos policías.

El grupo continúa corriendo por el bosque hasta que finalmente se topan con una casa abandonada donde pueden refugiarse. El capitán zombi ordena cargar contra ellos para recuperar de una vez el diario robado donde precisamente se narran las torturas a las que fueron sometidos esos soldados hasta su muerte. Los soldados se llevan por delante a varios de los protagonistas hasta que por fin uno de ellos les devuelve el diario y se marchan sin más.

"Curse of the Cannibal Confederates" es una película de muy baja calidad y en la que poco o nada puede salvarse. El guion es inexistente, ni los personajes ni los actores que lo interpretan convencen lo más mínimo, en el argumento no se propone absolutamente nada nuevo, tiene muy poca continuidad -o raccord-, se acompaña de una banda sonora demasiado repetitiva, unos efectos especiales deprimentes y en general podemos decir que es todo un despropósito, una obra falsa, mala e incluso ridícula en algunos momentos.

Tampoco los zombis, caracterizados con pintura gris, algo de látex y alguna máscara de carnaval, se salvan de la quema. A pesar de haber pasado cien años desde su muerte, están bastante bien conservados y su comportamiento es muy irregular, forcejeando con sus manos aunque luego se comen las vísceras de los que asesinan. Estos soldados, como es algo habitual en este tipo de argumentos, tienen cierta inteligencia y se siguen comportando como si continuaran siendo una escuadrón militar. Lo más curioso es que cuando se les dispara en la cabeza, esta explota como si de un petardo en una sandía se tratara. Según nos cuenta, un soldado que era de Barbados y sus conocimientos en vudú hicieron que estos cadáveres volvieran a la vida.

En definitiva, una filmación nada recomendable que plantea lo visto mil veces en las producciones de terror con un grupo de excursionistas en mitad de un bosque. Una película tan poco aprovechable que según parece Lloyd Kaufman, presidente de Troma, la incluyó como una de las cinco peores filmaciones que habían distribuido, ahí es nada. Así pues, si te decides a echarle un ojo, pues que sea a tu cuenta y riesgo.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

viernes, 2 de septiembre de 2016

(1982) Raw Force

Raw Force es una película producida por Filipinas y Estados Unidos donde se mezclan las artes marciales y el terror. También se le conoce bajo el título de "Kung Fu Cannibals".

La historia comienza presentándonos el que será el escenario principal de la trama, la denominada "Isla del Guerrero", una pequeña y remota isla habitada por una secta de monjes caníbales a los que les gusta especialmente la carne de las jovencitas de buen ver. Sobre esta isla, a la que ningún habitante local se atreve a dirigirse, se cuentan diversas leyendas. Se dice que allí van a morir los mejores guerreros y que estos monjes tienen el poder de devolverlos luego a la vida para atacar a los extraños que se adentren en este lugar. Los suministros de carne humana a los monjes se las ofrece un grupo de contrabandistas que hacen tratos con ellos a cambio minerales valiosos que extraen de la propia isla.

Posteriormente la trama se centra en un pequeño crucero de placer que se dirige hacia la mencionada "Isla del Guerrero" y en los turistas que viajan en él, entre los que se encuentran varios luchadores de artes marciales. En una escala del barco, los contrabandistas se enteran de que el crucero se dispone a ir hasta la isla, por lo que deciden que lo mejor será quitarlos de en medio para que su próspero negocio no peligre. Así, utilizando de base su hidroavión, varios malotes con peculiares vestimentas se dirigen en lancha de noche hasta el crucero donde se celebraba una fiesta.

Tras el abordaje, el capitán del barco avisa a los pasajeros de que no salgan a cubierta y se queden en sus camarotes. El grupo de turista expertos en artes marciales se enfrenta a los asaltantes que logran prender fuego al barco. Al crucero le falta poco para hundirse, pero el grupo de protagonistas salvan sus vidas con un bote salvavidas y llegan hasta tierra por el movimiento de las corrientes marítimas... ¿y dónde llegan? pues ni más ni menos que a la "Isla del Guerrero" donde precisamente los contrabandistas pretendían evitar que llegaran. Por cierto, nada sabremos de la treintena de pasajeros que se muestran en la fiesta previa al ataque y a los que, en teoría, deja morir sin más el capitán en sus camarotes. Lo más curioso es que nadie les echa en falta y tan si quiera se les nombra, es más, la propietaria del crucero se preocupa únicamente por llevarse el dinero y a la gente -que no sabe artes marciales, claro- que le zurzan, en lo que parece un fallo de guion épico.

Cuando el grupo de protagonistas llega a la isla, los primeros en recibirles son los contrabandistas armados con metralletas e incluso con un bazuca, algo que parece no ser demasiado problemas para estos luchadores. Tras ellos, los monjes caníbales les comunican que si quieren ayuda deberán ganársela luchando contra sus campeones. De esta forma, y gracias a la carne humana que ingieren, invocan a los guerreros muertos para que salgan de sus tumbas para luchar contra los extranjeros y así sucede. Comienza de esta forma la lucha final entre los vivos y los zombis de la isla, unos muertos vivientes que no pueden con ninguno de los vivos... y eso que eran los mejores guerreros de artes marciales. Los turistas huyen hasta la costa donde encuentran el hidroavión de los contrabandistas, lo roban y al final todo les sale perfecto, encuentran todos el amor y encima son ricos porque el avión estaba lleno de los preciados minerales.

"Raw Force" es una película bastante prescindible, realizada para el lucimiento de los luchadores protagonistas, aunque ciertamente las coreografías son bastante falsas y muy mejorables. Tampoco parece que les sobre el talento en artes marciales a los personajes, todos occidentales a excepción del cocinero del barco que marca las diferencias con el resto de forma muy clara. Y si las artes marciales fallan, tampoco hay noticias del terror en la historia, dándose una mezcolanza forzada y sin nada de lustre.

El argumento es prácticamente inexistente y el guion es una excusa para ir enlazando momentos de combate que es lo que realmente interesa, aunque como comentábamos más arribas ni por ahí se salva. Tampoco la ambientación es mínimamente creíble ni los personajes, interpretados de forma mediocre y muy repetitivos, tienen sentido alguno. Además de todo esto, la cinta, llena de desnudos absurdos, nos "regala" el que quizás sea el estriptis más inexpresivo de la historia de una muchacha que baila desganada mientras en el bar donde trabaja se matan a palos...

Algo sin duda peculiar de esta producción es el líder de los malos, un personaje con distintos tics y con bigotillo a lo Hitler que sin duda no pasará desapercibido para los espectadores. Por cierto, ¿alguien podría explicar la muerte de este hombre? No se le ocurre otra cosa, a pesar de que teóricamente conoce aquel lugar por sus numerosos viajes allí, que tirarse voluntariamente al agua infestada de pirañas que no tardan en devorarlo.

Por su parte, los zombis tardan en aparecer bastante, ya en el desenlace de la historia, antes solo dejan unos destellos para dejar constancia de su existencia. La caracterización de estos muertos vivientesse encuentra en la línea de los paupérrimos efectos especiales de la grabación. Estos zombis son miedosos y quedan aturdidos con facilidad, destacable también que, a pesar de ser los mejores guerreros, no pueden ni con uno de los turistas luchadores.

En definitiva, una película en la que no encaja casi nada. Quizá se podría recomendar a los amantes de las artes marciales y los incondicionales de las filmaciones ochenteras -todavía con ciertos tintes de los 70-. Para los que busquen cierta consistencia, que se abstengan de ver esta pieza que termina con una amenaza de continuar, pero que afortunadamente nunca cumplió... al menos si lo que tenía que ofrecer era similar a lo entregado en esta ocasión.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

(2015) Anger of the dead

Anger of the dead es una película de zombis ambientada en un mundo postapocalíptico que fue coproducida en 2015 entre Italia y Canadá.

Nos situamos en un contexto social muy agitado con diversas revueltas y manifestaciones. Nuestra protagonista, Alice, es consciente de que está embarazada mientras su marido le avisa por teléfono de que la situación fuera es extrema, que no se le ocurra salir. Aunque ya es demasiado tarde, pues los que entran son unos zombis en su casa que asesinan a su hija pequeña... la epidemia no ha hecho nada más que comenzar. Alice escapa de su hogar y en mitad de la calle se encuentra con un desconocido, Stephen, que la ayuda a salir de allí.

Posteriormente a esta presentación, damos un salto temporal hasta situarnos cuatro meses después. Ahora nos centramos en una joven a la que mantienen prisionera un grupo de desalmados que le hacen todo tipo de pruebas, experimentos y operaciones de una manera muy cruel. Al mando de este grupo está un ser despiadado llamado Rooker, que considera que esta joven tiene algo especial y que podría ayudar a su mujer que ya es una muerta viviente. Afortunadamente, la prisionera logra escapar de sus captores y ahora los hombres de Rooker le van siguiendo el rastro.

Por su parte, Alice -que sigue embarazada- y Stephen continúan juntos, acompañados momentáneamente por una pareja de hermanos que pronto los dejarán solos al ser infectados. Los supervivientes oyen un mensaje de radio en el que se ofrece una vía de escape a una isla sin zombis mediante un barco que saldrá en unos días. Después de algunas dudas, se deciden a intentarlo y a viajar hasta el puerto indicado. No obstante, durante el trayecto la pareja sufre un importante contratiempo y es que Stephen es mordido. Alice reacciona rápidamente y le corta la mano infectada con el hacha, él acaba desmayado y ella conduce hasta que encuentran un hospital abandonado en el que puede suministrarle algunos medicamentos.

Los caminos de la prisionera huida y de la pareja por fin se cruzan. Alice ayuda a la joven a escapar de las garras del malvado Rooker que no va parar hasta hacerse de nuevo con ella. En venganza por la ayuda que le prestó, Rooker asesina al convaleciente Stephen, sin embargo, los zombis se encargan de dar su merecido al cruel personaje, pudiendo Alice continuar en solitario la marcha al encuentro de la esperanzadora isla. Cuando llega al puerto, se encuentra que no hay barco alguno, únicamente una banda de delincuentes que parece utilizar el mensaje de radio como señuelo.

"Anger of the dead" es una filmación con poco interés por su falta de originalidad del planteamiento y por su argumento muy simple en el que prácticamente venden humo, por ejemplo, con la trama de la prisionera que se queda en nada y que parece un simple relleno sin que aporte demasiado a la historia. Es una producción muy criticada por plagiar descaradamente situaciones e incluso personajes de la exitosa serie "The Walking Dead", además de por su sucesión de un tópico tras otro que le hace ser tremendamente predecible y por lo tanto tener poco interés de forma general.

A pesar de todas sus evidentes carencias, no creo que sea tan horrenda. Cierto que el desarrollo del argumento no cumple con las expectativas del prometedor comienzo y podría haber dado mucho más de sí, pero también posee varios momentos con algo de interés, precisamente en esta primera parte. Los momentos de sangre no están mal llevados del todo y los actores dan la talla dentro del desastroso guion.

Respecto a los zombis que aparecen en la historia, estos son muy rápidos y ágiles, incluso algo exagerado por momentos, pareciendo más infectados que muertos vivientes, aunque no existen dudas de que realmente se tratan de muertos revividos. Se utiliza para su caracterización unas máscaras para hacerlos más repulsivos e incluso algunas veces dan el pego.

En definitiva, una película más de las decenas de producciones mediocres que nos encontramos hoy día para sacar tajada de la moda de los zombis, esta además sin disimular lo más mínimo su inspiración. Una grabación sin una ambientación creíble y con tintes trágicos que quiere ponerse trascendente, pero que ni se acerca a su objetivo. Con los mismos productores italianos de "Eaters" y de la saga "Zombie massacre" ya sabemos por dónde van los tiros.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

jueves, 25 de agosto de 2016

(1974) Corpse Eaters

Corpse Eaters es una película de zombis de bajo presupuesto producida en Canadá y estrenada en el año 1974.

La filmación comienza con una curiosa información previa donde se advierte que las escenas más fuertes se acompañan de una imagen y un sonido en forma de zumbido... y efectivamente, en un par de ocasiones aparecerá este aviso, sobre todo cuando los muertos vivientes devoran los cuerpos de sus víctimas.

La historia nos sitúa primeramente en una funeraria donde un médico va para arreglar el papeleo de un nuevo difunto, un joven con bigote, en el que posteriormente nos centramos para saber cómo llegó hasta la mesa de aquel mortuorio. Resulta que el joven junto con su novia, su hermana y un amigo estaban disfrutando locamente de unas vacaciones en la costa. Con su embarcación se dirigen hasta un lugar apartado para beber cerveza, remojarse y meterse mano. Al grupo no se le ocurre otra cosa para continuar con la diversión que ir a un antiguo cementerio cercano, aun con las reticencias de las muchachas... y ya nos podemos imaginar que nada bueno les deparará a las dos parejas protagonistas.

Una vez en el cementerio, el grupo hace una invocación a Satanás y a Lucifer dentro de un panteón. El diablo nunca llegará, pero ese rito ha provocado que los muertos enterrados en aquel lugar abandonen sus tumbas y salga del suelo que los cobijaba con ganas de comer carne fresca. De hecho, una de las jóvenes lo comprobará muy pronto y de primera mano, mientras los otros tres protagonistas logran alcanzar el coche y largarse de allí. No obstante, el joven del bigote ha sido gravemente herido por los zombis y sus amigos lo llevan hasta un hospital. Desafortunadamente los médicos no pueden hacer nada por él y también muere.

Una vez aclarado cómo llego nuestro protagonista hasta el tanatorio nos volvemos a centrar en este escenario donde el médico continúa revisando la documentación durante la noche. El joven se despierta como un zombi y sale de su ataúd para, junto con varios muertos vivientes más, comerse a los otros cadáveres. El médico los descubre y se vuelve loco de la impresión, siendo las últimas imágenes del doctor encerrado en una clínica psiquiátrica.

"Corpse Eaters" es una desconocida filmación con un pobre y trillado argumento que logra disimular mediante la narración cruzada de los acontecimientos que sirve, además, para delimitar perfectamente su presentación, desarrollo y desenlace. Un final, por cierto, que deja sin explicación alguna lo que ocurre con la cantidad de zombis que se acaban levantando de entre los muertos, dejando al espectador con una sensación de historia inacabada.

Un intento canadiense de corta duración -el metraje no llega a una hora- con marcadas señas setenteras, mayormente en su estética y en las canciones y la ambientación sonora que la adornan. Su apariencia no está demasiado cuidada y da la impresión por momentos de ser una grabación no profesional con varios y evidentes fallos en la fotografía.

Respecto a los zombis que aparecen, estos son muy difusos y no están demasiado definidos. Su caracterización es del típico muerto viviente andrajoso con las caras grises arcillosas tan habituales en aquella época. Estos muertos forcejean con sus manos con los humanos, pero luego se comen sus vísceras sin reparo alguno.

En definitiva, una película con algunos momentos de interés pero sin demasiado que aportar. Con un poco de gore, se quedará como aquella filmación en la que avisaban cuando había escenas fuertes, al menos para el momento en el que se grabó. La recomendaría como curiosidad para los más fanáticos de este subgénero, a los que seguro que les encantará. Por último, comentar que en algunos tramos me ha recordado a las producción de 1972 "Los niños no deben jugar con cosas muertas" la que tenía quizá algo más nivel que esta.

Escena:


Valoración:

miércoles, 24 de agosto de 2016

(2015) Scouts Guide to the Zombie Apocalypse

Scouts Guide to the Zombie Apocalypse es una comedia estadounidense de zombis estrenada en 2015. En español se le conoce bajo varios títulos alternativos, a cual más desafortunado: "A la *&$%! con los Zombis", "Scouts vs. Zombies" y la más popular "Zombie Camp" -no confundir con la película de Disney de 2013 "Campamento Zombie"... esto de las traducciones parece que no mejora con los años.

La película comienza con imágenes de un laboratorio médico donde el chico de la limpieza la lía con un hombre que se encuentra en cuarentena. Este sujeto muere y despierta repentinamente como un zombi rabioso, acabando con la vida del joven mientras el médico responsable se encuentra en el pasillo "luchando" contra una máquina expendedora. Este es el momento justo en el que comienza la infección.

A partir de aquí la historia se centra en tres amigos que son scouts. Según parece esta actividad ya no está muy de moda y menos en plena adolescencia, por lo que dos de ellos están deseando de abandonar el grupo, se trata de Ben -nuestro protagonista- y de su amigo descerebrado Carter. Sin embargo, esa misma noche celebrarán una acampada en honor del tercero de ellos -Augie- el único que realmente aprecia los scouts y desea continuar.

Ajenos a la amenaza zombi que se ha desatado, los tres amigos preparan el lugar elegido en el bosque para la acampada y se preparan para pasar allí la noche. Su monitor no aparece (ni lo hará, pues ha sido atacado por un muerto viviente) pero los jóvenes creen que es porque les está poniendo a prueba. No obstante, Ben y Carter tienen otros intereses y en mitad de la noche abandonan el campamento para ir a una fiesta secreta del instituto, sin embargo Augie los descubre y a ellos no les queda más remedio que decirle que los scouts ya son cosa del pasado. Tras la discusión, Ben y Carter conducen el coche hasta la ciudad donde ya se han extendido rápidamente los zombis.

Siendo ya totalmente conscientes de la situación, Ben y Carter, con la ayuda de Denise -una atractiva joven algo mayor que ellos-, intentan refugiarse de los muertos vivientes acudiendo a la comisaría de policía, aunque parece que ya nadie puedes ayudarles allí. Resisten como pueden y afortunadamente aparece Augie en escena para salvarlos, marchándose todos juntos de allí. Al poco tiempo un militar les recoge y les informa de que están evacuando a todo el pueblo. No obstante, este soldado había sido mordido y poco después muere. Nuestros protagonistas se enteran por radio de que en dos horas bombardearán la ciudad para eliminar totalmente la amenaza, Ben, Carter y Augie deciden que deben avisar a los jóvenes que están en la fiesta secreta o todos morirán sin remedio.

En la fiesta ya han llegado los problemas y los muertos vivientes comienzan a entrar al recinto. Una de las asistentes en la hermana de Carter de la que precisamente Ben está locamente enamorado desde hace años. Los tres scouts llegan al lugar bien pertrechados con originales armas fabricadas en una ferretería para poner a raya a los zombis. Logran que la mayoría de invitados a la fiesta salgan con vida del lugar, pero ellos se quedan atrapados y todo parece ya perdido. Afortunadamente llega Denise para ofrecerles una vía de escape y ahora ya sí que sí, los militares los rescatan y los ponen a salvo en un final perfecto que incluso resulta demasiado empalagoso.

"Scouts Guide to the Zombie Apocalypse" es una película entretenida con algunos momentos divertidos, sobre todo si se conoce un poco el mundo de los scouts. Tiene una estética bastante buena y se nota que hay presupuesto detrás -en IMDb se estima que 15 millones de dólares-, de hecho está producida por Paramount Pictures, algo que  también ha aumentado considerablemente su distribución a nivel mundial.

Es una de esas filmaciones protagonizadas -y destinadas- al público adolescente preuniversitario, con muchas jóvenes despampanantes, el típico amigo fiestero, el chico normal que se enamora de la chica más popular en un amor imposible... cuyo único objetivo es entretener un rato sin proponer nada nuevo ni rompedor, y lo cierto es que de forma general lo consiguen, apelando a escenas absurdas como cuando entonan una canción de Britney Spears con un zombi y a muchas bromas sexuales, no pudiendo faltar el típico gag con el pene de un muerto viviente.

El argumento realmente no es nada del otro mundo, aunque plantean situaciones decentes y los actores ayudan a que la producción suba un poco de nivel. También la fotografía es buena y la banda sonora muy destacada, con canciones muy conocidas y oportunas, evidenciando que se le ha dado especial importancia a este aspecto. Los efectos especiales no están mal y se ofrece la sangre justa para no decepcionar a los más aficionados pero sin que se haga desagradable para los estómagos profanos.

Respecto a los zombis que aparecen en la filmación, estos son a demanda del guion. Encontramos muertos vivientes rápidos, furiosos, ágiles y con cierta inteligencia que se muestran como un auténtico peligro para nuestros protagonistas, pero también vemos como otras veces son lentos y simplemente se dedican a deambular de acá para allá.

En definitiva, una película aceptable, con clara inspiración ochentera (solo hay que apreciar el póster) y que destaca mínimamente dentro de la cantidad de filmaciones mediocres que se están haciendo en los últimos años. Merece la pena echarle un vistazo a esta obra que trata sobre el significado de la verdadera amistad, aunque teniendo en cuenta que se encuentra muy lejos de otras comedias destacadas de este último siglo como "Zombies party" o "Zombieland".

Tráiler:


Valoración:

sábado, 20 de agosto de 2016

(1986) The Supernaturals

The Supernaturals es una película estadounidense estrenada en 1986 que fue dirigida por Armand Mastroianni. En español también es conocida como "Los Sobrenaturales".

La historia comienza en el Estado de Alabama, en el año 1865, últimos momentos de la Guerra Civil estadounidense o Guerra de Secesión. Un grupo de confederados cae prisionero de un escuadrón de soldados del Norte que les obliga a pasar andando por un campo de minas que los propios sureños habían colocado para detener el avance de La Unión. Entre el grupo de prisioneros se encuentra un niño llamado Jeremy que ya avisan desde el principio de que es muy especial y efectivamente es el único que sobrevive a esa cruel prueba.

De golpe nos trasladamos a la actualidad, han pasado cien años desde las imágenes introductorias y ese lugar ha sido el elegido por la Sección 44 de la Armada de Estados Unidos para preparar una maniobras rutinarias. Después de varias caminatas por allí, los ocho reclutas que componen el grupo dirigidos por su sargento montan el campamento justamente en el lugar donde ocurrió la tragedia un siglo atrás. Nuestro protagonista es el soldado Ray Ellis, un joven descarado y muy deportista que intenta prendar a la única mujer, exceptuando a la sargento, que compone su sección. Al reconocer el contexto encuentran misteriosas trampas y un búnker subterráneo donde todavía se guarda el armamento de los antiguos soldados confederados. También aparece una extraña mujer que parece vivir por allí cerca y por la que desde el principio Ellis siente una fuerte atracción.

Cuando llega la primera noche, las fuerzas ocultas despiertan y uno de los soldados que se alejó un poco del campamento es ejecutado por varios muertos ocultos en las paredes del búnker. La mañana siguiente registran más profundamente la zona y encuentran una vieja cabaña repleta de objetos de la Guerra de Secesión habitada por un anciano y a la misteriosa mujer que no les dice absolutamente nada. Tampoco consiguen tener contacto mediante la radio pues en aquel lugar ningún aparato eléctrico parece funcionar. Al caer de nuevo la noche, el escuadrón es directamente tiroteado desde la espesa niebla del bosque, siendo abatidos varios militares más.

En poco tiempo descubrimos que aquel anciano que estaba en la cabaña es realmente Jeremy que todavía sigue con vida y la misteriosa mujer su madre, una mujer que fue asesinada y que él mismo reanimó con sus poderes. La madre cree que Ellis es una reencarnación de su marido y por eso lo ha mirado siempre de forma especial. En el último tramo de la película los zombis hacen por fin su aparición más explícita, persiguiendo a nuestro protagonista que  logra escabullirse de las trampas y defenderse de los muertos revividos. Finalmente el soldado Ray Ellis convence al anciano Jeremy de que cese la violencia que él mismo inició y gracias a sus poderes ocultos hace que todo termine sin más.

"The Supernaturals" es una filmación sin gran interés, con momentos aprovechables sobre todo para los aficionados del cine de los ochenta, pero sin una historia ni unos personajes que enganchen al espectador. La primera parte de la historia es la más soporífera, bastante lenta tanto en variadas escenas intrascendentes, como en el desarrollo general del argumento. Con las muertes y la aparición de los zombis ya en el último tramo mejora un poco, aunque su incomprensible final tampoco ayuda demasiado a poner un digno punto y final.

Respecto a los personajes que aparecen, estos son bastante estúpidos y sin nada de profundidad, a excepción del protagonista que termina destacando más por el bajo nivel de sus compañeros que por mérito de su propio personaje. Muchos diálogos son prescindibles y sin mucho sentido dando vueltas a un argumento que no da para más y que nos vuelve a situar en un contexto de Guerra Civil americana que se repetirá posteriormente en otras películas como "Grey Knight" de 1993 o la más actual y recomendable "Exit humanity" de 2011 por nombrar algunas.

Los muertos vivientes que aparecen en esta producción están muy descompuestos por el paso del tiempo a excepción de la madre de Jeremy, que de forma inexplicable sigue exactamente igual que cuando murió cien años atrás. Estos zombis, que no aparecen demasiado en pantalla y que fueron levantados y eliminados por Jeremy, recuerdan bien su pasado como soldados, manejando armas y utilizando técnicas militares para la batalla contra los vivos al que consideran enemigos al coincidir el número de sección con los que llevaban los unionistas que los mataron.

En definitiva, una filmación curiosa y complicada de encontrar, mayormente en español, que nunca fue reeditada desde su grabación original para vídeo VHS. Entretiene por ratos pero sin duda que se podría haber llevado mucho mejor, empezando quizá por adornar un poco más su sobria estética y su fotografía demasiado simple. Una obra típica de los ochenta que ha pasado a la historia con más pena que gloria.

Película completa (en inglés):


Valoración:

lunes, 25 de julio de 2016

(1983) Morbus

Morbus, cuyo título completo es "Morbus (o bon profit)" -traducido sería "Morbus (o buen provecho)"- es una película grabada originalmente en catalán en 1983, dirigida por Ignasi P. Ferré y escrita por Isabel Coixet en el que fue uno de sus primeros guiones llevados a la gran pantalla.

Un farmacéutico está experimentando con distintos productos químicos intentando buscar el mejor reconstituyente del mundo. Para probar su fórmula secreta, el científico junto con su ayudante -poco espabilada, digamos-, se dirigen hasta un depósito de cadáveres. Una vez allí, el farmacéutico inyecta a uno de los fallecidos el líquido que parece que funciona, sin embargo provoca que el muerto reviva como un zombi peligroso y a partir de ahí se desate un contagio.

Tras plantearnos el origen de la situación, la película cambia totalmente de enfoque y se centra en Anna, una prostituta que sueña con retirarse para escribir una novela. Nuestra protagonista acompaña a un cliente hasta un bosque para hacer un servicio, pero cuando están en mitad del campo sufren el ataque de varios zombis que provienen del cercano depósito de cadáveres. Anna corre y termina desmayándose, siendo encontrada por un escritor -Joan, con el que casualmente había tenido una relación anterior- que vive de retiro en una cabaña en mitad de aquel paraje natural solo con la compañía de un extraño sirviente afgano (aunque tiene toda la pinta de ser de Cuenca).

La pareja está decidida a pedir ayuda, sin embargo, ni en la cabaña tienen teléfono ni el coche funciona, por lo que deciden probar a pie, aunque como Joan no está nada convencido de que lo que cuenta Anna fuera cierto, menosprecia la amenaza y vuelven a la cabaña para almorzar. Complementariamente a la historia central, una secta satánica que estaba haciendo una orgía por allí cerca es interrumpida muy inoportunamente por los zombis, que serán los que se acaben poniendo las botas. Tan solo una mujer de todos los satánicos logra sobrevivir y llegar a la cabaña.

Joan sigue con dudas, pero cuando llega una nueva superviviente parece que el escritor termina por convencerse, pero todavía no ha visto con sus propios ojos a ningún muerto viviente, aunque no tardará mucho en hacerlo porque al poco tiempo son rodeados por los zombis que suman ya algunas docenas. La idea de Joan de utilizar una pistola con balas de plata no da resultado -como era obvio-, así que Joan y Anna terminan escapando de la cabaña y huyendo por el bosque, pero durante la carrera la pareja se separa. Al poco tiempo Joan encuentra a Anna muerta en una antiguo cementerio y al poco se convierte en zombi... No obstante, todo parecía ser una pesadilla del escritor que se quedó dormido mientras pensaba su nueva novela sobre muertos vivientes en unas imágenes que hilvanan con las escenas del comienzo de la filmación.

"Morbus" es una película flojita que cuenta con sus seguidores, pero que personalmente no me ha convencido en absoluto. Lo que más me ha gustado ha sido la parte introductoria, especialmente el divertido personaje del farmacéutico, y quizá por ahí podría haber tenido más interés. Después del brutal corte argumental, la historia decae muchísimo, se hace más aburrida y comienza a perder el sentido. A partir de entonces nos centramos en la tensa relación entre Anna y Joan y, por supuesto, en enseñarnos diversos desnudos gratuitos que se suman a otras tantas escenas intrascendentes.

De forma global ha historia es mala, las situaciones forzadas y el guion de Isabel Coixet hace aguas por todos lados, aunque es cierto que tiene unos pocos momentos salvables... eso sí, es machista hasta decir basta. Los supuestos momentos cómicos tampoco enganchan al espectador ni por supuesto la mala calidad de la grabación ni la ambientación que son francamente mejorables.

Con mucho destape, es una filmación prácticamente erótica en algunos tramos -creo que estuvo clasificada como "S"- y de hecho me parece que no hay una mujer que aparezca que no termine enseñando cacho, pero vamos, para la historia que cuenta, con media hora -dura casi hora y media- habría tenido más que bastante y es una pena, porque hay ciertos brillos de originalidad en algunos planteamientos. Las tramas secundarias son aun más absurdas y simples excusas para continuar mostrando carne en pantalla.

Respecto a los zombis realmente estos son irrelevantes en gran parte de la filmación, como decimos centrada mayormente en la estereotipada relación de los protagonistas y en el destape. Los que aparecen son bastante ridículos y poco creíbles. Son lentos y se comen a las personas, sin embargo, suelen asesinar con sus manos en vez de con sus bocas. Su origen, pues la fórmula secreta del farmacéutico que solo sale al comienzo.

En definitiva, una película intrascendente que no merece la pena ver más allá de la curiosidad que supone. Con un nivel de desnudos como en "Las noches eróticas de los muertos vivientes” y un final en plan "La invasión de los zombies atómicos" ambas de 1980. Una producción que no es demasiado tenida en cuenta en mucho catálogos del cine de zombis, pero que al verla se puede entender el por qué. Evidentemente tiene su público y ofrece un par de fogonazos insuficientes, desde mi punto de vista, para dar luz en una noche muy, muy oscura.

Tráiler:

No disponible

Valoración:

miércoles, 20 de julio de 2016

(1993) Ed and his dead mother

Ed and his dead mother es una comedia independiente producida en Estados Unidos en 1993. En español también se la conoce como "Buen apetito, mamá", en una nueva muestra de la gran creatividad de algunos traductores de títulos.

La película comienza con nuestro protagonista, Ed, en mitad de un juicio por cortarle la cabeza a su madre, mientras se pregunta cómo ha podido llegar hasta allí. La historia tiene su inicio tres meses atrás. Ed hace ya un año que ha perdido a su madre, pero sigue echándola mucho de menos, ya que siempre fue muy madrero. Desde que su madre murió vive solo con su tío, un peculiar personaje sin demasiados escrúpulos y que está obsesionado por el sexo.

Ed se encarga de la tienda de herramientas que su madre gestionó durante muchos años. Allí lo va a buscar un misterioso agente comercial que le ofrece un servicio único para reanimar a su madre por tan solo mil dólares. Nuestro protagonista no lo tiene nada claro, pero la idea de volver a ver a su madre con vida, hace que al final acceda al trato.

Y así es, la empresa "Gente Feliz" -que así se llama- cumple su palabra y un día se presenta el comercial con su madre revivida en la puerta de la casa de Ed, devolviéndosela tan neurótica y autoritaria como siempre, o al menos en apariencia. Mientras sigue haciendo negocio con Ed, el comercial le avisa de que para que siga viva tiene que comer todos los días insectos vivos. No obstante el comportamiento de la madre de Ed es cada vez más extraño y ya de los insectos ha pasado a comerse a los perros y de ahí, claro está, a los humanos.

El tío de Ed tiene cada vez más claro que lo que deben hacer es volver a matarla, pero pronto se da cuenta que será más difícil de lo que parecía. Nuestro protagonista, que no lo veía claro, se convence de que, efectivamente, lo mejor será acabar con todo. El agente comercial de "Gente Feliz" le da la solución -y de paso le cobra 50.000 dólares- consistente en cortarle la cabeza a la muerta viviente y enterrarla de nuevo separada del cuerpo. Ed sigue escrupulosamente los pasos pero justo cuando la iba a enterrar es sorprendido por la policía, siendo detenido y juzgado, volviendo nuevamente a las escenas iniciales del juicio de donde sale finalmente absuelto. Para que le perdone por el daño causado, al comercial no se le ocurre otra cosa que traer a la vida al padre de Ed muerto diez años atrás y así concluye esta historia.

"Ed and his dead mother" es una película divertida, con algunos momentos muy simpáticos -por ejemplo, cuando el tío ve por primera vez a su hermana revivida, dentro de la nevera pelando patatas- y un argumento simple, pero en general entretenido. Es una pena que, a pesar de trabajar en ella reconocidos actores como Steve Buscemi o Ned Beatty, no haya tenido demasiada distribución, siendo particularmente complicado encontrarla por estos lares.

Esta es una producción bastante sobria, sin momentos espectaculares ni grandes sorpresas. Tampoco ofrece ningún momento de sangre explícito, sin embargo, su guion es bastante aprovechable y sobre todo destacaría lo bien perfilados que están los personajes y las notables actuaciones que los acompañan por parte de los protagonistas.

En esta filmación aparecen un par de zombis, los padres devueltos a la vida de Ed, sin embargo, es la madre la que tiene todo el protagonismo. Esta muerta devuelta a la vida baila, corre, canta, chilla y salta cuando tiene suficiente energía por haber comido seres vivos, si no es así, se desploma. Por supuesto que habla y razona, y ni tan siquiera es suficiente con cortarle la cabeza para callarla.

En definitiva, una película recomendable que, sin ofrecer nada demasiado llamativo, cumple su objetivo de entrenernos con un humor negro sutil y bien llevado. Aunque realmente podría haberse planteado momentos más burros y descabellados todavía, creo que merece la pena echarle un vistazo si hay la posibilidad de que caiga en vuestras manos. Además, y después de todo, incluso nos ofrece una cierta moraleja sobre la necesidad de superar la muerte de nuestros seres queridos, por muy duro y difícil que nos pueda resultar.

Trailer (en inglés):


Valoración:

martes, 19 de julio de 2016

(2016) Orgullo y prejuicio y zombis

Orgullo y prejuicio y zombis es una película estrenada en 2016 que ha sido coproducida entre Estados Unidos y Reino Unido. Su título original es "Pride and Prejudice and Zombies" y está basada en una novela con este mismo nombre publicada en 2009. Se trata de una nueva adaptación de una de las obras más famosas de la literatura inglesa, publicada por primera vez en 1813 y titulada "Orgullo y prejuicio".

Durante el Siglo XVIII llegaron de las colonias inglesas no solo especias y seda, también una virulenta plaga que provocaba que los infectados tuvieran hambre de cerebros y que les hacía morir para volver a la vida. Desde ese momento existen repetidos brotes de muertos vivientes, por lo que para proteger a los vivos de Londres se hicieron grandes murallas y se rodearon por hondos fosos que impidieran su acceso, aunque la gran batalla entre vivos y muertos está por llegar.

En este contexto, la historia se centra en cinco jóvenes y bellas hermanas que buscan marido a la vez que entrenan y pelean -incluyendo las artes marciales- para matar zombis en una población cercana a Londres. Varios nobles y oficiales del ejército se interesan por las muchachas en los diversos eventos a los que asisten, fiestas en las que, por cierto, siempre hay ataques de zombis. Elizabeth, la hermana mayor, está siendo pretendida por su primo que es pastor, por el teniente Wickham destinado allí para combatir a los muertos vivientes y por el Sr. Darcy, un aristócrata arrogante con gran habilidad para cazar zombis y que precisamente comparte un pasado común con el teniente Wickham.

En principio parece que Elizabeth se decanta más por el militar, ya que sus encuentros con Darcy no han sido del todo afortunados. Precisamente el teniente Wickham lleva a nuestra protagonista a un lugar conocido como San Lázaro, un sitio donde mantienen a los zombis sin transformarse totalmente al alimentarlos de cerebros de cerdos, ya que según parece, para que esto ocurra deben ingerir cerebros humanos. El militar quiere llegar a acuerdos con los muertos vivientes, quiere encontrar fórmulas de convivencia sin tener que eliminarlos a todos, una idea que convence a Elizabeth pero que rechaza Darzy al verla totalmente descabellada.

A pesar de los desencuentros, el noble le pide matrimonio a Elizabeth que lo rechaza por creer que se opone al amor de una de sus hermanas y que nunca ayudó al teniente Wickham a pesar de haber crecido juntos. No obstante, Darzy le cuenta toda la verdad a su amada por carta, a la vez que abandona aquel lugar para unirse a la gran batalla contra los muertos vivientes en las puertas de Londres. Lo cierto es que el egoísta no era Darzy, sino Wickham quien se había gastado todo el dinero que el padre de Darzy le dejó en herencia, pero su avaricia hacía que le exigiera cada vez más.

Tras conocer la reveladora verdad, Elizabeth y una de sus hermanas marchan al frente donde se libra la guerra por Londres e Inglaterra con el fin de reencontrase con sus amados. Tras contarle los planes del teniente Wickham en San Lázaro, Darcy se dirige hacia allí y alimenta de cerebros humanos a los zombis que terminan convirtiéndose en violentos y peligrosos, igualmente, descubre que es el militar -que además está también infectado- es el que está detrás de los ataques de los muertos para invadir Londres.

Finalmente se enfrentan en un duelo a muerte Darcy y Wickham, siendo el primero salvado in extremis por Elizabeth quien definitivamente se ha enamorado del luchador aristócrata. Parece que al fin han podido derrotar al malvado militar con sus maquiavélicos planes de conquista y se terminan casando en un final que se prometían felices, aunque en las últimas imágenes comprobaremos que la gran batalla no ha hecho sino comenzar.

"Orgullo y prejuicio y zombis" es una filmación que tiene sus momentos entretenidos pero... que desafortunadamente le sobran precisamente eso, demasiados "peros". Tiene un buen acabado en pantalla y una ambientación simple pero creíble en la Inglaterra del Siglo XIX, también posee algunos momentos simpáticos y unos actores que no lo hacen nada mal. No obstante, es una película lenta, con un argumento muy lineal que además está compuesto por un mosaico piezas ya utilizadas en otros lugares, los personajes no acaban de convencer y en general da la sensación de que se pudo hacer algo mucho mejor que el resultado obtenido.

El enfoque es de película de época romántica que deja prácticamente de lado el humor para centrarse en los sentimientos amorosos de los protagonistas. El comienzo me gustó, parece esperanzador, sin embargo en el desarrollo se va diluyendo y con el final ya se cubren de gloria, queriendo abarcar mucho, con demasiada rapidez y sin nada de consistencia. El final por cierto, totalmente abierto, así que si tiene algo de éxito no nos extrañaría ver una segunda parte.

Como comentábamos más arriba, la falta de originalidad en su argumento es quizá lo que más puntos le quita, ya que a los aficionados a este tipo de producciones no nos extraña ver la idea de conspiración de algún personaje que pretende hacer la guerra por su lado, además, el tema sobre la posible convivencia recuerda inevitablemente al dilema planteado por George Romero en su última filmación de muertos vivientes hasta la fecha, "La resistencia de los muertos" del año 2010.

Respecto a los zombis que aparecen, estos son bastante parecidos a la línea abierta por "El regreso de los muertos vivientes" de 1985, no solo porque únicamente se alimenten de cerebros y no de carne viva, sino que aquí los muertos vivientes también hablan, razonan e incluso ponen trampas para atrapar a los humanos vivos. Lo que queda mucho más difuso es la línea que separa a los infectados de los muertos vivientes, ya que desconcierta un poco el plantear que hasta que no comen cerebros humanos no se despiertan los deseos de atacar.

En definitiva, una película que, como su nombre indica, mezcla la ambientación de "Orgullo y prejuicio" con los zombis, obteniendo un producto irregular que probablemente no acabe de convencer ni a los aficionados a las producciones clásicas ni a los de muertos vivientes. Hace poco veíamos zombis con el argumento de "Parque Jurásico" en "The Rezort", ahora unidos a una novela de amor y quién sabe qué es lo que nos deparará el futuro, pero llegados a este punto no nos extrañaría ver algo así como "Casablanca y los zombis" o "Caperucita en el mundo Z"... lo que parece claro es que en estos casos parece que simplemente se quiere estirar hasta la saciedad la fama de los zombis dejando la originalidad totalmente de lado.

Trailer:


Valoración:

domingo, 10 de julio de 2016

(2004) Curse of the Maya

Curse of the Maya, también conocida como "Dawn of the Living Dead" y como "Evil Grave: Curse of the Maya", es una película producida en Estados Unidos en 2004 con el trasfondo de una maldición maya.

Un pareja se muda a una antigua granja abandonada en mitad de un paraje desértico de la frontera de Estados Unidos con México. La mujer, llamada Renee, registra su nueva casa y encuentra en ella diversas fotos y símbolos de los que parece que fueron los antiguos habitantes de aquel lugar. Renee comienza a tener recurrentes pesadillas con una niña pequeña y sigue dándole vueltas a todos los objetos que ha hallado, a la vez que rehabilitan el que será su hogar.

Renee conoce a Michael, un obrero de la energía eólica destinado en aquel paraje del que parece enamorarse ya en su primer encuentro. A Michael le cuenta que el motivo real por el que se han trasladado allí es porque ella ha tenido diversos problemas mentales y ha estado internada más de dos años en una clínica psiquátrica diagnosticada de paranoia y depresión, entre otras cosas.

Las visiones de nuestra protagonista continúan, todo parece muy extraño en su cabeza pero la fantasía se acaba haciendo realidad y mediante un sueño revelador conoce que la familia que allí vivía fue masacrada brutalmente por alguien que no llega a reconocer. A todo esto, esa familia que ahora son muertos vivientes, aparecen por fin de forma explícita para comerse a unos traficantes de inmigrantes y a los propios inmigrantes que estaban haciendo noche en aquel lugar.

Renee tiene problemas con su marido -que además es su médico- que se destapa como un borracho y un violador, buscando -y encontrando- consuelo en su nuevo amante Michael. La mujer sigue investigando y encuentra la explicación dentro de la mitología maya de lo que está sucediendo, una maldición que hace que los muertos que no han tenido una sepultura digna vuelvan a caminar por la tierra. A la noche siguiente, la familia de zombis ataca y se comen al marido cuando estaba en el exterior. Acechan la casa con Renee en su interior, pero aparece oportunamente Michael, escopeta en mayo, para ayudarla.

Renee cree tener la solución y prepara una sepultura con cruces y enseres personales de la familia asesinada. Al conjugarse en el cielo cinco soles, como marca la tradición, se abre una puerta dimensional donde están sus nuevas tumbas y los miembros de la familia desaparecen para descansar por fin en paz. Como era predecible, Michael se descubre como el asesino y el causante de todo, sin embargo, el bebé de la familia que se había quedado allí temporalmente se cobra venganza. La película termina con escenas situadas tres años después. Renee continúa viviendo en la misma casa con una hija adoptada y con evidencias de que la maldición no ha acabado todavía.

"Curse of the Maya" es una filmación mala, de baja calidad y con una producción muy amateur. La historia está llena de escenas repetitivas y otras intrascendentes, el argumento es simple y sin sentido y su final muy mejorable. No se libra de la quema ni la ambientación, ni la fotografía, ni la caracterización de los zombis, ni la trama, ni los diálogos.... incluso la música que acompaña algunas escenas molesta más que aporta. Los actores no son de lo peor, pero están en la misma línea que el resto de la producción. Por cierto, que Michael está interpretado por David Heavener que además es su guionista, productor y director... y ya se sabe que el que mucho abarca...

Respecto a los zombis que aparecen, su comportamiento es totalmente errático. Al principio son huidizos, parece que tienen vergüenza de mostrarse o que tienen complejo de fantasmas. Luego ya se sueltan más e incluso llegan a preparar trampas y lo mismo salen de tumbas en la tierra de unos pocos centímetros como que aparecen del capó de un coche abandonado. Se alimentan de la carne y la sangre de los vivos, pero se ve que eligen exactamente el momento más adecuado para atacar, según marque el guion.

En definitiva, una producción muy poco recomendable, sin nada positivo que destacar, más allá quizá de algún pequeño momento de sangre y vísceras. Una pésima historia de misterio, con muchos vacíos en el argumento y con alguna teta por ahí, suponemos, que para darle un poco más de interés a esta flojísima apuesta en todos los sentidos. Lo cierto es que es complicada de encontrar, pero vamos, que tampoco te pierdes nada si no logras hacerte finalmente con ella.

Fragmento:


Valoración:

(1965) Terror en el espacio

Terror en el espacio es una película de ciencia ficción rodada en 1965 que fue producida conjuntamente entre España e Italia. Dirigida por el mítico Mario Bava, su título original es "Terrore nello spazio". En inglés se le conoce como "Planet of the vampires" aunque no hay atisbo de estos seres en el largometraje.

Unos astronautas de una civilización extraterrestre, aunque físicamente idénticos a los humanos, tiene un accidente en un extraño planeta del que han recibido numerosas transmisiones de radio. Nada más posarse la astronave en aquel lugar, los tripulantes parecen enloquecer repentinamente y comienzan a atacarse los unos a los otros. Afortunadamente, el capitán de la expedición -Mark Markary- les ayuda a volver a la normalidad, aunque sin que nadie recordara lo que ha pasado ni le pudiera dar explicación alguna.

La atmósfera del misterioso planeta es respirable, por lo que pueden salir de su nave sin problemas y hacer un reconocimiento del perímetro. A poca distancia de su accidente encuentran otra aeronave amiga a la que parece que le ha ocurrido algo similar a ellos. Sin embargo, en esa nave -donde viajaban compañeros y amigos, incluyendo al hermano del capitán Markary- están todos sus tripulantes muertos, probablemente al asesinarse unos a otros por una locura transitoria similar a la que ellos mismos sufrieron. Entierran a varios de los cadáveres mientras una espesa niebla lo cubre todo... al poco tiempo esos muertos vuelven a las vidas y abandonan sus tumbas espaciales.

Después de todos los extraños sucesos que están viviendo, los tripulantes llegan a la conclusión de que aquel planeta está habitado por seres invisibles que tratan de poseer sus cuerpos cuando están dormidos o inconscientes, por lo que la alerta es máxima en aquel lugar donde todo es confuso y donde las visiones no se distinguen de la realidad. A todo esto, un técnico intenta reparar los destrozos de la aeronave para largarse cuanto antes de aquel oscuro y desesperanzador contexto. De forma inesperada, dos de los compañeros desaparecidos y que daban por muertos aparecen nuevamente en escena, dicen que no recuerdan nada pero muestran una actitud muy sospechosa. Otra tripulante dice que ha visto moviéndose a los muertos que sepultaron y efectivamente comprueban que sus tumbas están vacías y al poco también que esos dos compañeros están realmente muertos y están siendo dirigidos por los alienígenas invisibles para sabotear la nave. En ese momento lo explican todo, dicen que realmente existen en un plano vibratorio paralelo y que para sobrevivir necesitan cuerpos que no le opongan resistencia para interactuar con el mundo real. Su sol se está muriendo y su única escapatoria es salir de su planeta con una aeronave construida por otros, porque ellos no pueden interaccionar con la materia. Por último, les ofrecen convivir junto a ellos en el mismo cuerpo como una simbiosis útil para ambos, el capitán Markary rechaza de plano a aquellos parásitos.

Los muertos vivientes han tomado la otra nave accidentada con la intención de salir del planeta, aunque nuestros protagonistas logran desbaratarles sus planes, pero pagando un alto precio, ya que tan solo tres han logrado sobrevivir. Por fin logran alzar el vuelo de la aeronave y escapar. No obstante, en pleno viaje se descubre que tanto Markary como su ayudante han sucumbido y tienen en su interior a los parásitos espaciales, el tercer tripulante intenta desesperadamente boicotear su propia nave para que no lleguen a su planeta de origen, aunque muere en el intento logra su objetivo, sin embargo, la pareja se fija en otro pequeño planeta para aterrizar, la Tierra, donde podrán encontrar nuevos humanoides en los que introducirse.

"Terror en el espacio" es una película interesante, considerada por muchos incluso de culto, que supo compensar su bajo presupuesto con imaginación y un argumento bastante original, donde se abre la posibilidad de que sean las exploraciones espaciales las causantes de que los muertos revivan en recónditos lugares del universo. De hecho, la historia, salpicada constantemente de misterios, es muy atractiva y lo cierto es que están pasando constantemente cosas muy variadas. Aunque el guion parte de una idea relativamente sencilla, los diálogos y las situaciones son, en general, bastante oportunas, sin que prácticamente decaiga la acción en casi todo el metraje.

La ambientación es buena, mejorable con más fondos, evidentemente, pero da el pego suficientemente bien para situarnos en un planeta desagradable en el que nada bueno nos puede pasar. Los efectos especiales son bastante cutres, pero también hacen el apaño y en algunos casos son hasta entrañables... a mí me gusta especialmente su propuesta de trajes espaciales, muy modernos, sí señor... a parte de esto, pues mucho cartón piedra, efectos visuales difusos y maquetas más falsas que un euro cuadrado.

Los personajes por su contra son muy típicos, con un carismático capitán ejerciendo de líder y unos súbditos la mar de aplicados. Me ha llamado especialmente la atención en papel del par de mujeres que aparecen, siempre con miedo, gritando y con un rol pasivo más propio de la época humana en la que fue grabada que de una civilización tan, técnicamente al menos, avanzada y racional como la que en teoría se propone en la historia.

Respecto a los muertos vivientes que aparecen, estos son revividos por los habitantes del planeta y se suelen comportar violentamente, obedeciendo la voluntad de estos seres que tienen cualidad de ir y venir entre los cuerpos muertos totalmente a su antojo.

Por último, hay un par de cosas que personalmente no me acabaron de encajar del argumento, la primera es por qué tiene que morir en el intento de salvar la nave el último tripulante, si era hacer algo al que debían estar acostumbrados (quizá para que no tuviera que matarlo el capitán) y segundo por qué los rayos láseres eran capaces de abatir a los zombis, si los cuerpos están muertos y ellos son de otra dimensión... pequeñas dudas que hay que perdonar sin ambages.

En definitiva, una película recomendable que inspiró claramente a filmaciones posteriores como la famosa saga "Alien", o la reciente película de zombis marcianos “Los últimos días en Marte”. Una obra de serie B con poco presupuesto, pero con una buena acción, con un argumento innovador y una ambientación que logra sus objetivos. Aunque con diversas y evidentes limitaciones, merece la pena echarle un ojo a esta pieza ya histórica.

Trailer (en inglés):


Valoración:

domingo, 3 de julio de 2016

(2013) Los últimos días en Marte

Los últimos días en Marte, titulada originalmente "The last days on Mars", es una película producida en el Reino Unido ambientada en un futuro cercano en una misión de exploración en el planeta rojo.

Después de seis intensos meses de investigaciones, una misión de reconocimiento en Marte está a punto de concluir. Tan solo faltan 20 horas para que el grupo de siete especialistas y científicos abandonen su base en este planeta. Les ayudan a moverse por el gran desierto rojo unos vehículos gigantes a los que llaman rovers. Nuestro protagonista es Vincent, un técnico en comunicaciones que está deseando volver a la Tierra pero que arrastra diversos traumas provocados por el viaje espacial de ida que se traducen en ataques de claustrofobia y ansiedad.

Cuando el equipo ya está recogiendo y preparando su marcha, uno de los científicos encuentra evidencias de vida bacteriana en una anomalía microscópica. Para intentar quedarse con toda la fama oculta el descubrimiento al resto de investigadores  y convence al capitán de la expedición para que le deje salir a recoger nuevas muestras en la zona. No obstante, cuando se encuentra en el lugar en cuestión tiene un desafortunado accidente y cae por un pozo causado por la fractura del suelo marciano. Sus compañeros le dan por muerto, ya que es imposible que sobreviviera al impacto de la caída.

Al enterarse de lo sucedido, varios miembros de la misión se dirigen hasta la zona para recoger el cadáver, sin embargo al llegar comprueban que la compañera que se quedó en el pozo esperándolos también ha desaparecido. Superando sus miedos, Vincent se adentra en la fractura del suelo, pero allí abajo no hay nadie, solo una población de extrañas bacterias que se reproducen en las rocas. Al inspeccionar el perímetro encuentran dos pares de huellas que se dirigen hacia la base... algo totalmente inexplicable.

Efectivamente, al poco llegan a la base los dos desaparecidos, sin sus cascos -por lo que no podrían respirar en la atmósfera de Marte- y con muy mala cara. Esas bacterias marcianas han hecho que los muertos volvieran a la vida con ganas de matar a todo lo que se les pase por delante y continuar así con la infección. El capitán es herido por uno de ellos y al poco tiempo muere, aunque al estar infectado con la bacteria vuelve a la vida. Para hacerles frente se les ocurre que podrían combatir los efectos de la infección con antibióticos, al probarlo en el cuerpo de su capitán parece que funciona, pero desafortunadamente los efectos solo son temporales.

Las bajas aumentan en el equipo y finalmente solo quedan tres supervivientes: Vincent, una compañera con la que hace buena migas e Irwin, una persona egoísta que desarrolla el rol de traidor del grupo. Los protagonistas deben esperar a la salida del sol para tener posibilidades de escapar de aquel lugar en la nave espacial que vendrá por ellos. En uno de aquellos rovers escapan de la base, pero el vehículo no tiene suficiente energía, además, la amiga de Vincent ha sido herida por un muerto viviente mientras huían y la infección se ha comenzado a propagar por su cuerpo.

Irwin vuelve a traicionar a su equipo y se hace con otro rover que tenía la batería cargada y deja a la pareja a su amparo. La muchacha muere y revive como zombi a la vez que le pide a Vincent que la mate. Por fin la nave llega, pero los tripulantes son asesinados casi inmediatamente después de poner sus pies en el planeta rojo. Vincent logra entrar en la nave y allí se vuelve a encontrar con Irwin que está también desarrollando la infección. La nave se marcha de allí, pero cuando ya están en pleno vuelo, Irwin muere y revive como un zombi, aunque por suerte Vincent logra reducirlo y echarlo del aparato. La película concluye con nuestro protagonista comunicando por radio que todos están muertos y que no tiene claro si él mismo también está infectado.

"Los últimos días en Marte" es una filmación con un gran acabado estético, una lograda ambientación y unos actores que dan sobradamente la talla, aunque algunos personajes no se lo pusieran fácil. Eso sí, la trama es bastante simple, aunque tiene momentos aprovechables, destacando sobre todo el primer tercio del metraje. Sin embargo otros no lo son tanto, concretamente su final que puede resultar flojo e incluso insípido.

Quizá lo más llamativo sea su atmósfera oscura e intrigante y su buena fotografía. También llama la atención su famoso actor protagonista, Liev Schreiber, quien por cierto lo hace bastante bien, aunque quizá no se acaba de entender del todo al personaje. Esta es una producción que inevitablemente nos recordará a "Alien" en algunos de sus decorados y situaciones y a "Terror en el espacio" por su paralelismo argumental, ya que las historias con el binomio extraterrestres y zombis son muy comunes ambientadas en la Tierra, pero no tanto, como en estos dos casos, cuando se trata de exploraciones por el espacio.

Respecto a los zombis, estos son muertos vivientes rápidos, fuertes, violentos y prácticamente indestructibles. De corte similar a los infectados, su caracterización sin embargo es más parecida a la descomposición de otro tipo de zombis. Aunque en principio la trama gira sobre este fenómeno, no están demasiado tiempo en pantalla que digamos.

En definitiva, una película entretenida, aunque solo se desarrolle en un par de escenarios, con situaciones interesantes pero donde la originalidad brilla por su ausencia. Aunque la mayoría del tiempo logra mantener la atención del espectador, sin duda es una de esas producciones que podría haber dado mucho más de sí con el presupuesto y el  elenco del que disponía. Y antes de acabar un último pensamiento: Si con un puñado de zombis parece que hay una amenaza que prácticamente abarca todo un planeta como Marte, no me gustaría saber qué pasaría con varios millones en la Tierra...

Tráiler:


Valoración: