domingo, 24 de enero de 2016

(2014) Enterrando a la ex

Enterrando a la ex es una comedia romántica de zombis producida en Estados Unidos en 2014. Su título original es “Burying the ex” y ha sido dirigida por el famoso Joe Dante, el que fuera director de obras míticas como "Piraña" o "Gremlins".

El protagonista de esta historia se llama Max, un aficionado al cine de terror que vive con su novia Evelyn, una mujer neurótica por el medio ambiente y tremendamente controladora. El joven trabaja en una tienda de artículos de miedo y recibe en una partida un peculiar muñeco denominado “genio satánico” que en teoría hace realidad los deseos que se le pidan. Delante de este juguete aparentemente inofensivo la pareja de novios se jura que continuarán juntos para siempre.

Sin emargo, las diferencias entre Max y Evelyn van en aumento hasta el punto que parecen insalvables. De esta forma, nuestro protagonista, aconsejado por su hermanastro vividor -Travis-, decide que ha llegado el momento de poner el punto y final a su relación. Max se cita con su novia en un parque para romper con ella, pero justo cuando se iban a reunir, Evelyn es atropellada por un autobús y muere repentinamente.

Tras el desafortunado suceso, Max se queda muy afectado y se enclaustra en su casa hasta que su hermanastro le hace salir al cine donde vuelve a encontrarse con Olivia, una joven que regenta una heladería, a la que conoció poco antes de que su novia muriera y con la que comparte intereses y aficiones. Max y Olivia no tienen otra ocurrencia en su primera cita que darse una vuelta por el cementerio, provocando la esperable vuelta de Evelyn de entre los muertos por el deseo que hicieron de estar juntos toda la vida.

La muerta viviente se levanta con total normalidad, consciente de su situación y vuelve a su casa con Max para recuperar su día a día como si nada. El joven se queda en shock al verla, suponiendo un lógico problemilla para su nueva relación con Olivia. Se ve que ni muerta le va a dejar tranquilo, así que Max comienza a planear cómo deshacerse de su novia zombi que a su vez quiere matarlo para para que puedan estar toda la eternidad unidos como zombis. Olivia es ajena a la muerte y vuelta a la vida de Evelyn, pero nota cosas extrañas en Max y le da una última oportunidad que nuestro protagonista no quiere dejar pasar.

Max no tiene el suficiente valor para cortarle la cabeza a su novia muerta, por lo que Travis se ofrece a hacerlo. No obstante, su plan no sale del todo bien y termina como cena de la zombi. Al volver a casa, Max se percata de lo que ha hecho su novia y acude a la policía sin que pueda lograr que alguien le haga caso. Finalmente Evelyn descubre la relación de su novio con Olivia y secuestra a la muchacha para comérsela. Max logra llegar a tiempo y por fin es capaz de romper con la muerta viviente a la que no le hace mucha gracia y decide comérselos. Cuando todo parece perdido para la pareja de enamorados, Travis vuelve a la vida también como un zombi justo a tiempo para salvarlos. La película concluye con imágenes de Olivia y Max viviendo felices en su negocio conjunto heladería / tienda de terror mientras que Travis les hace la publicidad.

Enterrando a la ex es una filmación aceptable, divertida y entretenida en unos pocos momentos pero aburrida y muy predecible en otros. En general se deja ver, pero ciertamente puede ser decepcionante para quienes esperen algo más de una producción del mítico Joe Dante. Adaptada del guion de un corto de 2008, se nota a leguas el intento de rellenar la idea con algo de paja hasta completar el tiempo de un largometraje. Así, el argumento se le hará al espectador muy simple y evidente tan solo conociendo el título de la película, por lo que el desarrollo se puede hacer lento, esperando, como  único interés real, saber cómo será el desenlace del enredo.

En principio, la producción se define como una comedia de zombis -zombedy- romántica con toques de humor negro. Sin embargo, la mayoría de los momentos cómicos son más bien bromas simplonas y, aunque es verdad que tiene varios detalles simpáticos, será bastante extraño que haga reír a carcajadas al espectador en ningún momento. Algo curioso es que el director no desaprovecha ninguna oportunidad para homenajear y hacer constantes guiños a otras películas de terror, especialmente a la magnífica “La noche de los muertos vivientes” que sirve de telón de fondo para el reencuentro definitivo de la enamorada pareja.

Respecto a los personajes, pues solamente aparecen cuatro en toda la película y lo cierto es que parece que no acaban de convencer, más bien por falta de mérito de un guion sin profunidad, ya que el trío protagonista hacen unos papeles bastante dignos, especialmente -en mi opinión- Ashley Greene encarnando a una repulsiva muerta viviente.

Precisamente sobre los zombis que aparecen (Evelyn y Travis), podemos comentar que tienen conciencia y se comportan con ciertan normalidad. No obstante, sus cuerpos están permanentemente en descomposición y solo comen carne humana. Parece que Dante ha preferido mantenerse fiel a la mayoría de estereotipos del género, aunque es algo desconcertante la forma de matar la zombi.

Sin duda no es la primera ni será la última película de amor con zombis de por medio, haciendo un rápido repaso podemos mencionar algunas como "¡Qué muerto de novio!" de 1993, "Mi novia es un zombie" de 1994 y más actualmente "Deadheads" de 2011 o la prescindible "Memorias de un zombie adolescente" de 2013.

En definitiva, una película entretenida en algunos instantes pero con una historia demasiado plana que dejar un gusto de dulzor amoroso demasiado empalagoso. Nada nuevo bajo el sol en esta apuesta muy poco arriesgada de Joe Dante en la que apenas hay sangre ni violencia y toda la trama gira en torno al enredo amoroso de su trío protagonista. La recomendaría por los curiosos guiños a otras obras y por sus actores principales. No la recomendaría para quienes busquen un argumento sorprendente o divertido.
Tráiler (en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada