viernes, 9 de septiembre de 2016

(1982) Curse of the Cannibal Confederates

Curse of the Cannibal Confederates es una película estadounidense de 1982 que fue distribuida por Troma. También se le conoce bajo la denominación de "The Curse of the Screaming Dead".

Un grupo de seis excursionistas, compuesto por dos parejas de novios, la hermana ciega de una de las mujeres y un amigo de los hombres, llegan con su autocaravana a un bosque del sur de los Estados Unidos para cazar ciervos y pasar unos días de vacaciones.

Casualmente, los protagonistas acampan muy cerca de una iglesia abandonada que se encuentra junto a un pequeño cementerio que guarda bajo su suelo a varias decenas de soldados muertos durante la Guerra Civil estadounidense. En la zona oyen extraños ruidos y encuentran gran cantidad objetos de hace un siglo que pertenecieron a los militares muertos. A pesar de que el lugar no da muy buena espina, el grupo decide pasar la noche allí... y ya sabemos lo que pasa en estas películas cuando cae la noche. Efectivamente, los muertos del cementerio salen de sus tumbas y persiguen y forcejean con los jóvenes, básicamente porque uno de ellos se ha guardado el diario que encontró del capitán del ejército zombi.

Nuestros protagonistas logran repeler con sus armas de caza a los muertos vivientes y están toda la noche huyendo de ellos hasta que se terminan perdiendo bosque adentro. Afortunadamente, al menos en principio, los encuentran dos agentes de policía, sin embargo, parece que no creen ni una palabra de los desvaríos que cuentan, aunque poco después comprobarán con sus propios ojos -o mejor dicho, en sus propias carnes- que todo lo que les contaron era verdad, de hecho los zombis terminan comiéndose a estos policías.

El grupo continúa corriendo por el bosque hasta que finalmente se topan con una casa abandonada donde pueden refugiarse. El capitán zombi ordena cargar contra ellos para recuperar de una vez el diario robado donde precisamente se narran las torturas a las que fueron sometidos esos soldados hasta su muerte. Los soldados se llevan por delante a varios de los protagonistas hasta que por fin uno de ellos les devuelve el diario y se marchan sin más.

"Curse of the Cannibal Confederates" es una película de muy baja calidad y en la que poco o nada puede salvarse. El guion es inexistente, ni los personajes ni los actores que lo interpretan convencen lo más mínimo, en el argumento no se propone absolutamente nada nuevo, tiene muy poca continuidad -o raccord-, se acompaña de una banda sonora demasiado repetitiva, unos efectos especiales deprimentes y en general podemos decir que es todo un despropósito, una obra falsa, mala e incluso ridícula en algunos momentos.

Tampoco los zombis, caracterizados con pintura gris, algo de látex y alguna máscara de carnaval, se salvan de la quema. A pesar de haber pasado cien años desde su muerte, están bastante bien conservados y su comportamiento es muy irregular, forcejeando con sus manos aunque luego se comen las vísceras de los que asesinan. Estos soldados, como es algo habitual en este tipo de argumentos, tienen cierta inteligencia y se siguen comportando como si continuaran siendo una escuadrón militar. Lo más curioso es que cuando se les dispara en la cabeza, esta explota como si de un petardo en una sandía se tratara. Según nos cuenta, un soldado que era de Barbados y sus conocimientos en vudú hicieron que estos cadáveres volvieran a la vida.

En definitiva, una filmación nada recomendable que plantea lo visto mil veces en las producciones de terror con un grupo de excursionistas en mitad de un bosque. Una película tan poco aprovechable que según parece Lloyd Kaufman, presidente de Troma, la incluyó como una de las cinco peores filmaciones que habían distribuido, ahí es nada. Así pues, si te decides a echarle un ojo, pues que sea a tu cuenta y riesgo.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada