lunes, 12 de diciembre de 2016

(2012) Meteletsa: El invierno de los muertos

Meteletsa: El invierno de los muertos es una película de zombis estrenada en 2012 y que suele ser conocida como la primera producción rusa de esta temática. Su título original es "Zima mertvetsov. Metelitsa" y en el ámbito anglosajón es conocida como: “Winter of the Dead: Meteletsa”.

Un periodista -Konstantin- y su camarógrafo se desplazan desde Moscú hasta una localidad cercana para cubrir una manifestación. Es pleno verano en Rusia, pero repentinamente comienza una extraña tormenta de nieve. Los compañeros han quedado en la propia manifestación, sin embargo, su encuentro queda aplazado pues la tormenta parece que ha provocado el ataque de unos muertos vivientes que pronto inundarán las calles del pueblo moscovita.

Konstantin se encuentra en su huida con una joven llamada Iskra y que resulta ser la hija de un importante político y hombre de negocios del lugar que además tiene bastante de mafioso. La pareja busca desesperadamente un refugio en una ciudad donde se van multiplicando los zombis. De forma paralela, el cámara va grabando lo que a él le va ocurriendo y precisamente se encuentra con el magnate y sus hombres, armados hasta los dientes, y se une a ellos para intentar conservar su vida.

El periodista y la joven se encuentran a un soldado que participaba en un vano intento de organizar un rescate y a una mujer con la que este mantiene una relación y que precisamente es la ex pareja del poderoso hombre de negocios sobre el que parece girar todos los personajes. El grupo de supervivientes encuentra a un duro sacerdote que ya ha eliminado a cientos de zombis él solo y que ayudará al grupo a encontrar un lugar donde resguardarse al menos de forma temporal.

Por su lado, el camarógrafo y el magnate deciden dirigirse hacía una refinería de petróleo propiedad de este último después de todos sus hombres hayan caído en las manos y las bocas de los furiosos zombis. Desafortunadamente el compañero de Konstantin es atrapado y será él mismo, junto con una horda de muertos vivientes, los que ataquen al grupo de supervivientes en su refugio, sufriendo las bajas del militar y su amante. Ikra está convencida de que padre se habrá dirigido hacia la refinería, por lo que propone a Konstantin y el sacerdote marchar hacia allá.

Finalmente nuestros protagonistas logran alcanzar la refinería y encontrar al poderoso hombre, aunque este ya se encuentra herido y desahuciado. Antes de morir y convertirse en zombi le cuenta a Ikra que su plan era atraer a todos los muertos hasta aquel lugar mediante una gran llama de fuego para hacer luego explotar todo aquello por los aires. La historia finaliza con el periodista y la joven logrando salvarse por los pelos de la gran explosión y dejando atrás al sacerdote que decidió sacrificar su vida para quedarse eliminando zombis.

"Meteletsa: El invierno de los muertos" es una filmación que no aporta nada nuevo al sobrepoblado mundo del cine de zombis de los últimos años, más allá, eso sí y como decíamos al comienzo, de ser reconocida como la primera película de zombis producida en Rusia. Y eso que estamos hablando del año 2012... algo que parece evidenciar la poca predilección que los rusos han mostrado históricamente por este subgénero.

Respecto a la película en sí podríamos decir que en general es correcta, previsible y fiel a lo que debe ser una obra de muertos vivientes. Una muestra para el público ruso, al fin y al cabo, de los ingredientes típicos de muchas de las últimas producciones sobre zombis. Una historia de supervivencia muy común en la que desgraciadamente se olvidan muy pronto de lo que podría haber sido un elemento distintivo como es el tema de la repentina llegada del invierno en verano y la propia nieve. También es destacable, quizá en su intento abarcador, que está en parte grabada como un falso documental visto en primera persona a través del cámara compañero de Konstantin.

Es cierto que algunas escenas merecen la pena y tiene una fotografía bastante decente teniendo en consideración la falta de presupuesto. También se podría mencionar positivamente la abundante acción y sangre, e incluso algún momento jocoso como cuando se plantean si lo que ocurre es cosa de los Estados Unido o quizá del terrorismo islámico. Sin embargo, su falta de originalidad, sus malos efectos especiales y algunos momentos incomprensibles del guion hará que probablemente sea una filmación que pase sin pena ni gloria por los ojos del espectador.

Algo que hay que mencionar negativamente es el pésimo y artificial doblaje en español, algo que dificultará bastante apreciar las actuaciones de los protagonistas, entre los que precisamente destacaría el trabajo realizado por el magnate y el sacerdote, mientras que quizá el que menos convence es el actor que encarna a Konstantin y que interpreta precisamente el papel principal.

En definitiva, una película que se deja ver, con muchos tiroteos y sangre digital, y con dos historias paralelas junto con personajes relacionados que, evidentemente se deben unir más tarde o más temprano. No se inventa nada, pero quizá tampoco sea la intención de esta producción respetuosa con el imaginario ya tradicional de los zombis que viene a ampliar, aún más, la variedad geográfica de este tipo de cine en el siglo XXI.

Tráiler (en ruso, subtitulado en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada