martes, 13 de diciembre de 2016

(2015) Night of the Living Deb

Night of the Living Deb es una comedia romántica de zombis producida en los Estados Unidos en 2015. Como quizá en español no tiene mucho sentido la traducción literal del título por el juego de palabras, se la conoce también en nuestro idioma bajo la denominación "Deb contra los zombies"... para qué quebrarse más la cabeza.

Deborah es una joven que trabaja en la televisión de Portland, su ciudad, y que no tiene demasiada suerte con los hombres. Tras pasar una noche loca celebrando el Día de la Independencia de los EE.UU. se levanta en la casa de su ligue nocturno, Ryan, aunque no recuerda prácticamente nada de lo ocurrido durante la noche anterior. En principio parece que su amante no está demasiado interesado en ella, pero al verse involucrada de repente en todo un apocalipsis zombi, la pareja se vuelve a reunir para intentar ponerse a salvo.

Deborah y Ryan deciden montarse en el coche para intentar buscar a sus seres queridos. Llegan primero a la casa familiar de Ryan, una gran mansión propiedad de su padre que es el dueño de una importante empresa de agua y que tiene toda la pinta de no ser trigo limpio, de ser uno de los responsables de la propagación de aquella infección. En la casa también se encuentran el hermano de Ryan y su novia con la que está en proceso de romper la relación, una situación que Deb no acaba de ver nada clara. De hecho, nuestra protagonista abandonará la mansión al no soportar la idea de la reconciliación de Ryan del que ya se encuentra profundamente enamorada.

No obstante, la novia de Ryan será pronto parte del pasado para él, más que nada porque poco después de la marcha de Deb es devorada por los zombis. Nuestra protagonista, por su lado, se encuentra con un extraño control de carretera que le impide huir de la ciudad. Lo mismo ocurrirá con Ryan, su padre y su hermano, descubriendo ahí que toda la situación ha sido provocada por experimentos con el agua en la empresa del padre con el apoyo del gobernador que lo deja en la estacada. El padre y el hermano de Ryan son mordidos por zombis y la pareja protagonista vuelve a quedarse sola intentando sobrevivir.

Ya que no les es posible abandonar Portland y las comunicaciones no funcionan, Deb decide grabar un mensaje desde la televisión local por vía satélite para denunciar la situación que están sufriendo, un vídeo que se hace viral y del que todos opinan en el país dándole mayor o menor verosimilitud. Precisamente cuando terminaba de grabar el mensaje, Deborah es mordida por un muerto viviente y parece que todo está perdido ya. No obstante, en un inesperado final, se descubre que realmente la única forma de infección es el agua y que todos los que han sido mordidos no se volverán zombis, por lo que la pareja disfruta de un final feliz mientras aviones militares bombardean la ciudad.

"Night of the Living Deb" es una parodia del subgénero de zombis con un trasfondo romántico algo facilón y previsible. Ciertamente podemos encontrar en su guion algunos puntos divertidos, mayormente comentarios de la histriónica protagonista que es graciosa en algunos momentos pero insoportable en otros. Aunque como decimos no está del todo mal como comedia, puede ser que quede en el espectador un regusto amargo por la sensación de ser una obra que pudo dar bastante más de sí.

De hecho creo que el comienzo tiene una pinta bastante esperanzadora, al pasar la introducción ya empezamos a ver algunos momentos aburridos y al llegar al final nos encontramos con un recurso que a algunos hará gracia y que a otros le dejará cara de tonto por haber perdido una hora y media de su vida dedicándosela a este sinsentido. Lo que está claro, sea como fuere, es que no es algo a lo que estemos acostumbrados a ver, ya que la infección por mordiscos es prácticamente un axioma desde la propuesta de los zombis modernos de George A. Romero.

A pesar de ser una declarada parodia del cine de muertos vivientes, es una de esas filmaciones en la que no queda claro si las criaturas que presenta realmente están infectados o muertos. Durante la película se dirigen a ellos indistintamente como muertos vivientes e infectados, pero sobre todo como zombis. En la explicación de la contaminación se dice que es causa de un virus parasitario que se contagia por el agua y que hace que las personas se pudran y se conviertan en peligrosos caníbales. Teniendo en cuenta lo absurdo del planteamiento, parece que este es un detalle que no le importaba demasiado a guionistas y director.

En definitiva, una película con un buen acabado y algunos detalles simpáticos pero que parece que podría haber dado más de sí para despegar de la mediocridad con la que nos están acostumbrando en el subgénero. Me ha recordado bastante a la producción de 2014 titulada "Enterrando a la ex" con la que diría que comparte bastantes aspectos en común. Recomendable siempre que no se deposite en ella expectativas demasiado elevadas.

Tráiler (en inglés):


Valoración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada